Esa grasa de más tiene su historia

Para que no hable mal ni se sienta a disgusto con la gordura en su…abdomen.
Miren: la grasa removida del abdomen bajo y de la parte interior de la cadera a través de la liposucción, es una excelente fuente de células madres, con concentraciones mayores que en otras partes del cuerpo, según un estudio brasileño presentado en Plastic and Reconstructive Surgery, órgano de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos.
Las células madre derivadas de nuestros propios tejidos conllevan una promesa para terapias clínicas, según J. Meter Rubin, médico de esa sociedad.
“El potencial para sellar y reparar heridas o curar enfermedades con esas células, incluyendo el cáncer de seno y su reconstrucción, los problemas del corazón, los daños en la médula y enfermedades como el mal de Parkinson, son increíbles”.
Quizás en un futuro se pueda aumentar naturalmente los senos con células madre de grasa enriquecida.
La concentración de células madre en la grasa del abdomen bajo es cinco veces más alta que en del abdomen superior, según la investigación.
A cuidar la grasita.