Gases de saurópodos calentaron la Tierra

Que los animales modifiquen el clima, no es nada nuevo, pero que sean sus gases los que lo hagan sí es nuevo. Y llamativo.

Un estudio presentado en Current Biology sugiere que los dinosaurios saurópodos producían suficiente metano como para haber transformado el clima de su época, de húmedo y templado a caliente.

Esos animales estaban por todos lados hace 150 millones de años. Tal como en las vacas, los microbios productores de metano ayudaban en la digestión de estos enormes dinosaurios fermentando el alimento vegetal que ingerían.

“Un simple modelo matemático sugiere que los microbios que vivían dentro de los saurópodos pueden haber producido el suficiente metano para tener un efecto importante en el clima del Mesozoico”, dijo Dave Wilkinson, de Liverpool John Moores University. “De hecho, nuestros cálculos sugieren que esos dinosaurios pudieron haber producido más metano que todas las fuentes actuales –naturales y antrópicas-puestas juntas”.

Wilkinson y el coautor del estudio, Graeme Ruxton de University of St Andrews estudiaban la ecología de los saurópodos cuando se preguntaron si una vaca puede producir suficiente metano para llamar la atención de los climatólogos, ¿qué tal los saurópodos? Entonces se unieron con un experto en metano, Euan Nisbet, de la University of London, apra realziar los cálculos.

Los fisiólogos de animales han estudiado la producción de metano en varios animales modernos para sacar ecuaciones que predigan la producción de ese gas en animales de distintos tamaños. Un saurópodo mediano pesaba unos 20.000 kilos y estos vivían en grupos de unos pocos adultos a unas pocas decenas de individuos por kilómetro cuadrado.

Wilkinson, Ruxton y Nisbet calcularon las emisiones globales de metano de los saurópodos en 520 millones de toneladas por año, comparables con las emisiones modernas. Antes de que la industria se desarrollara hace 150 años, las emisiones eran de unas 200 toneladas año. Los rumiantes –desde vacas a cabras y jirafas- emiten hoy de 50 a 100 toneladas años.

Es decir, la incidencia sobre el clima de la Tierra de aquellos enormes dinosaurios es evidente.

¡Qué gasesitos!

La mordida más fuerte que ha existido

Ningún animal sobre la faz de la Tierra ha mordido como él. El Tiranosaurio rex, el rey de los depredadores, el de la mordida letal.

Científicos de la Universidad de Liverpool reconstruyeron con modelos de computación el músculo de la mandíbula del T. rex, sugiriendo que tenía la mordida más poderosa de cualquier animal vivo o extinto.

El grupo llevó los cráneos de un humano, un cocodrilo, un T. rex joven y el Allosaurus a la escala de un T. rex adulto. En todos los casos, la mordida aumentó, pero no hasta la mordida de este mítico dinosaurio.

Estudios en el pasado habían estimado la fuerza de mordida del T. rex entre 8.000 y 13.400 Newtons, pero dado que el animal podía pesar más de 6.000 kilos los científicos sospechaban que debía ser más.

Por eso desarrollaron un modelo para establecer la fuerza de su mordida.

La mordida de un animal está determinada más que todo por el tamaño de los músculos de la mandíbula.

Considerando incluso los márgenes de error, los científicos precisaron que la mordida era mucho más de lo que habían considerado aquellos estudios .

Los valores van de los 20.000 Newtons a los 57.000, que no han sido establecidos para ningún otro animal en la historia de la Tierra.

El ejemplar joven de T. rex tenía una mordida menos fuerte. Esta aumentaba a medida que crecía el animal, de acuerdo con los valores mínimo y máximo obtenidos.

Machos paranoicos se aparean más de la cuenta

Machos paranoicos. Qué será lo que les pasa a los moscos. Algo les sucede. Científicos de la Universidad de Liverpool encontraron que machos de las moscas de las frutas experimentan una especie de paranoia en presencia de otro macho, lo que duplica el tiempo que duran apareándose con una hembra, aunque… la hembra de esta especie sólo se aparea una vez.

Las hembras de muchas especies tienen varios machos. Estos por tanto han desarrollado características reproductivas particulares para asegurar que sus espermatozoides tengan éxito y sean los que fecunden la hembra en la llamada competencia del esperma. Esas adaptaciones incluyen rasgos físicos como un mayor conteo de esperma, así como de comportamiento, apareándose hasta un 21% más del tiempo. Algunas mariposas, por ejemplo, tienen testículos más grandes para producir más esperma.

En algunas frutas de la mosca, en las que la hembra sólo se aparea una vez, gastar tiempo extra parece un desperdicio de esfuerzos. Científicos de Liverpool detectaron y publicaron en Biology letters que cuando el macho entra en contacto con otro macho, incrementa 93% el tiempo que pasa con la hembra.

El estudio sugiere algunas explicaciones para esta paranoia. Una posible: las hembras a veces se aparean con más de un macho, por lo que el macho cambia su conducta reproductiva. Otra: la presencia de un competidor trae el temor de no poder obtener otra oportunidad de aparearse, por lo que hace un gran esfuerzo para mantener la hembra fértil durante toda su vida con una buena disposición de esperma.

El increíble caso de la mariposa que cambió de color

La contaminación transforma o… mata. El increíble caso de una mariposa que cambió de color debido a la polución en el aire británico del siglo 19.

La forma típica de la mariposa del abedul (Biston betularia) era con alas de colores suaves, bañadas con manchas oscuras, un camuflaje perfecto para esconderse a los pájaros sobre la corteza de los abedules que abundaban en su hábitat. Pero tras la revolución industrial en Gran Bretaña y Estados Unidos, el aire se contaminó, con partículas oscuras que cubrían las superficies, incluidos los árboles.

Bien, una sola mutación en una mariposa provocó el aumento del pigmento oscuro en sus descendientes, un caso de melanismo, de acuerdo con sorprendente hallazgo hecho por Ilik Saccheri, biólogo evolutivo de la Universidad de Liverpool en Inglaterra, y colegas, publicado en Science.

Tras esa mutación, se presentó una explosión de mariposas oscuras, quizás porque los pájaros no podían distinguirlas en medio de un aire muy contaminado y se comían entonces las mariposas más claras.

La historia increíble no termina acá. Digamos primero que Saccheri y su grupo utilizaron una técnica llamada mapeo por vínculos para buscar el gen responsable de la modificación. Un mapa de estos pone rasgos en grupos de acuerdo con cuán a menudo son transmitidos a la próxima generación, lo que indica con qué proximidad se presentan en un cromosoma. Mientras más juntos estén en una secuencia genética, menos probable que se separen durante la división celular, y más seguro que se transmitan juntos.

La técnica condujo al cromosoma 17, donde se halla un gen que los científicos creen es el responsable del extraño caso de melanismo industrial.

Ahora bien: ¿qué ha pasado? Con las medidas de mitigación de la contaminación ambiental en los años 70 del siglo pasado, las poblaciones de mariposas oscuras comenzó a decaer y empezaron a prevalecer de nuevo las de formas claras.

Tales cambios en tan corto tiempo han situado a la mariposa de los abedules como un ejemplo claro de selección natural.

No sobra decir que una vez identificada la región del cromosoma, los investigadores examinaron mariposas coleccionadas de 1925 a 2009 para establecer que la selección se produjo en un individuo y no en un conjunto, en cuyo caso los rasgos heredados variarían más. Foto cortesía Science.