Mujeres distinguen llanto de un bebé con hambre

No deja de sorprender la naturaleza humana: una madre tiene el cerebro predispuesto para distinguir cuándo su bebé llora por hambre.

En un estudio científicos pidieron a hombres y mujeres dejar su mente en blanco, luego colocaron una grabación con ruido en el que se escuchaba entre la bulla el sonido de un bebé llorando. Escanografías cerebrales mostraron que en las mujeres, los patrones de actividad cerebral se activaban de inmediato a un modo de atención cuando escuchaban el llanto, mientras que los hombres mantenían su cerebro divagando.

“Otros estudios han mostrado que en el plano emocional, mujeres y hombres responden distinto al sonido del llanto de un bebé”, dijo el coautor del estudio Marc Bernstein, del instituto que condujo el estudio.

Esas investigaciones demostraron que las mujeres sentían más empatía cuando escuchaban un bebé llorando y eran más dadas a brindarle atención y cuidado.

Los nuevos hallazgos aparecen en NeuroReport.

Pero eso no es todo. Los bebés lloran por hambre, soledad o malestar físico. Para ver si los adultos respondían de modo distinto a esas clases de llanto, los investigadores hicieron sonar grabaciones de bebés diagnosticados luego con autismo, pues parece que su sonido es más agudo y las pausas más cortas según se estudió anteriormente. Tanto hombres como mujeres interrumpían la divagación mental cuando escuchaban este tipo de llanto.

Al analizar las imágenes cerebrales de 18 adultos, padres y no padres, se encontró que cuando los participantes escuchaban un llanto típico, la actividad cerebral de hombres y mujeres difería. Al escuchar el llanto de un niño con hambre, las mujeres eran más dadas a prestarle atención, mientras los hombres seguían absortos en sus divagaciones.

Los patrones no difirieron entre padres y no padres.