Tamaño de los dedos revelaría longitud del miembro viril

Por si les interesa a ellas:

Ni un centímetro se le escapa a ciertos investigadores. Sí. Mucho se ha conjeturado y hablado en son de broma que el pie del hombre habla del tamaño de su pene, como comentaban entre sí las abuelas.

Pues bien: parece que hay una mejor manera de establecer el tamaño del miembro viril, de acuerdo con un estudio publicado el lunes por el Asian Journal of Andrology.

Los dedos de la mano darían un indicio más claro: mientras más corto el segundo dedo en relación con el cuarto, más largo el pene.

La relación 2D:4D de la mano del hombre ha sido ligada a una variedad de características biológicas, incluyendo el grado de belleza y el riesgo de contraer ciertos cánceres, como el de próstata.

La relación de la longitud del segundo dígito con el cuarto es sexualmente dimórfica en los humanos: la relación media es menor en hombres que en mujeres.

Esas correlaciones se deben probablemente a diferencias en los niveles prenatales de testosterona y la sensibilidad del receptor andrógeno, factores claves en el desarrollo del pene. Los autores liderados por In Ho Choi y colegas de Gachon University en Corea, proponen que un nivel prenatal elevado de andrógeno causa tanto el menor tamaño del dedo y la mayor longitud del pene.

El estudio tiene la limitación, según los autores, de que se midió la relación con el pene extendido, no erecto. Además, la población escogida fueron pacientes hospitalizados por cirugías urológicas en un solo centro del nivel terciario. Fueron 144 hombres de 20 o más años.

Se sabe que las altas concentraciones de testosterona en el periodo fetal inducen una actividad testicular alta, derivando en una menor relación de los dedos.

Un hallazgo que, de confirmarse, suma en el creciente cuerpo de evidencias que sugieren que la relación del dedo puede servir como biomarcador valioso para condiciones clínicas relacionadas con los efectos de los andrógenos durante el desarrollo, según un análisis del estudio hecho por Denise Brooks, del Skidmore College en Nueva York.

Ya lo sabe: si le están mirando mucho los dedos…