El insecto que se orienta a punta de fotos

escarabajo

Pocos para orientarse como los escarabajos estercoleros. Hace unos años causó revuelo el hallazgo de que son insectos que se orientan con… la Vía Láctea, algo impensado y aún extraordinario dentro de lo que se conoce del mundo animal.
Científicos de la Universidad Lund en Suecia acaban de ir un paso más allá en el estudio de estos sorprendentes escarabajos: cuando están danzando sobre una bola de excrementos, toman una ‘foto’ de cómo están posicionados los cuerpos celestes.
Así saben dónde están yendo y siguen una línea recta a través de la sabana.
“Otros animales también usan la posición de los cuerpos celestes para navegar, pero el escarabajo es único, es el único que toma instantáneas de dónde está para reunir información sobre cómo esos cuerpos, como el Sol, la Luna y las estrellas están posicionados”, en palabras de Basil el Jundi, otro investigador.
Con esas ‘fotos’ para orientarse, estos insectos utilizan todo su potencial, no requieren procesos más largos para obtener información. Una sola instantánea es suficiente.
No solo toman las imágenes sino que las almacenan en sus pequeños cerebros.
La toma la hacen cuando se mueven sobre el excremento, cuando luego comienza a hacer la bola, es capaz de navegar en línea recta equiparando la imagen registrada con el ambiente en ese momento.
Los experimentos se hicieron en Sudáfrica en un sitio donde los escarabajos solo tenían acceso a un firmamento artificial para orientarse.
Como era artificial, los investigadores pudieron regular la cantidad de luz así como el cambio de posición de los cuerpos celestes. Es decir, se pudo comparar cómo cambiaban de dirección según la disposición del sol o la luna artificiales.
El estudio apareció en Current Biology.

¿Parkinson… qué era eso?

Un paso más cerca del ansiado alivio: un estudio presentó la nueva generación de neuronas de dopamina trasplantables, producidas a partir de células madre, células que portan las mismas propiedades que las neuronas del cerebro.

Los experimentos que fueron realizados en ratas con Parkinson revelan que la última versión de las células de dopamina derivadas de las células madre imitan las características y el funcionamiento de aquellas que se pierden en la enfermedad de Parkinson.

Y como el suministro potencial de células trasplantables es ilimitado a partir de líneas de células madre, se abre una puerta para la aplicación clínica a gran escala.

El estudio apareció en Cell Stem Cell.

“Muestra que podemos producir ahora neuronas de dopamina que funcionan a plenitud a partir de las células madre. Tienen la misma capacidad como las células normales del cerebro, no solo llegan sino que conectan con su área objetivo aún a grandes distancias. Esa ha sido nuestra meta y ahora el próximo paso es producir las mismas células bajo las regulaciones requeridas para su uso en personas. Creemos que estaremos listos para estudios clínicos en unos 3 años”, dijo Malin Parmar, quien condujo el estudio en Lund University y el MIRCen en París.

Los trasplantes de células del cerebro con células fetales de dopamina obtenidas de embriones humanos se han hecho unas pocas veces, con resultados distintos, por lo que la red Transeuro ha trabajado en el tema para mejorar los ensayos clínicos. El momento para eso llegó.

En los próximos meses un pequeño número de pacientes recibirán las células fetales en Lund y Cambridge. Estas células tienen ciertas restricciones, como las consideraciones éticas y su poca disponibilidad, así como el éxito depende de la suerte y las circunstancias. Para los investigadores todo eso se remediará con el nuevo estudio a partir de células madre.

La tabla periódica se refuerza

Aunque tenga vida corta, pues los estudiantes tendrán que aprendérselo y los físicos tendrán que averiguar más de él.

Científicos de la Universidad Lund confirmaron la existencia de un nuevo elemento químico superpesado que aún no ha recibido nombre oficial y que había sido sugerido por investigadores rusos.

El nuevo experimento se realizó en las instalaciones de la GSI en Alemania.

“Fue exitoso y uno de los más importantes en el campo en años recientes”, dijo Dirk Rudolph, profesor de la División de Física Nuclear de esa universidad.

Fuera de la observación del elemento, los científicos consiguieron más datos de la estructura y propiedades de los núcleos atómicos superpesados.

Mediante el bombardeo de una delgada película de amerindio con iones de calcio, el grupo investigador pudo medir los fotones en conexión con el decaimiento alfa del nuevo elemento. Algunas energías de los fotones concordaron con las esperadas energías de la transición de rayos X, lo que es la huella de un elemento dado.

De núcleo atómico 115, fue presentado en la edición en circulación de The Physical Review Letters.

El nombre será dado por miembros de las uniones internacionales de Física y Química, quienes revisarán los datos del hallazgo y podrán recomendar nuevos experimentos para que no quede duda del hallazgo. Por ahora se le conoce como ununpentium.