10 noticias científicas de la semana

Un pez que sale a tierra en isla Mauricio. Foto Georgina Cooke.

Un pez que sale a tierra en isla Mauricio. Foto Georgina Cooke.

1. Peces de tierra firme

No es asunto raro como siempre ha parecido. Los peces evolucionaron varias veces la capacidad de vivir en tierra y no solo en tiempos antiguos según un estudio en el journal Evolution que muestra cómo es un comportamiento común en muchas especies contemporáneas de peces. Se encontró que 33 familias de peces tienen al menos una especie con alguna actividad terrestre, situación que en muchos casos evolucionó de manera independiente. Unos pasan poco tiempo fuera del agua, pero otros horas y hasta días.

2. Camaleón tragón

Es un animal formidable, por donde se le mire, y más allá de su capacidad de cambiar de color. Un nuevo estudio añade otra característica increíble al camaleón: es un gran depredador gracias a una lengua que se mueve con una aceleración de 1500 m/s2 extendiéndose 2 veces el tamaño del lagarto y cogiendo presas hasta un 30 % su peso corporal. Esto gracias a una lengua tan pegajosa con una viscosidad de 400 ve es la saliva humana. Hallazgos presentados en Nature Physics.

3. Un baño plutoniano

La actividad geológica en el planeta enano Plutón, de acuerdo con los datos provistos por la nave New Horizons de la Nasa, sugiere que podría haber un océano aún en estado líquido debajo de la superficie del frío planeta, según un estudio publicado en Geophysical Journal Letters. El estudio se basa en modelos corridos por los autores. Para ellos, de existir el océano, podría estar presente en otros cuerpos del Cinturón de Kuiper.

4. Luz nociva

Un estudio de la American Medical Association mostró los efectos nocivos de la iluminación LED, en particular aquella que alumbra en las calles y que tiene alto contenido de luz azul, perjudicial para la salud con efectos en el sueño entre otros problemas. También puede tener consecuencias en el desarrollo de cáncer, diabetes y enfermedad cardiovascular, como incidir en la obesidad. El efecto es notorio con luz que alcanza los 4.000 K.

5. Ciudades que matan

Los carboneros comunes (Parus major) que viven en áreas urbanas tienen mayor riesgo de morir jóvenes que los que viven afuera de las ciudades encontraron científicos de Lund University en Suecia. Esas aves urbanas tienen telómeros más cortos debido al estrés que les genera el ambiente urbano. El acortamiento está relacionado con la esperanza de vida. El estudio apareció en Biology letters.

6. El más joven

Astrónomos revelaron el hallazgo del planeta más joven conocido, con solo 5 a 10 millones de años de edad, cuando la Tierra tiene 4.500 millones de años. Se encuentra hacia la constelación Escorpión, en una zona de formación de estrellas. Es un poco más grande que Neptuno pero anda muy cerca de su estrella, a la que orbita en 5 días. Se trata del planeta K2-33b, presentado en un artículo en Nature.

7. Corales estresados

Por tercer año consecutivo los corales del planeta están expuestos a temperaturas marinas más elevadas de lo normal, derivando en un blanqueamiento casi general, muy sentido en algunas regiones del Caribe. Aunque el blanqueamiento no es una sentencia de muerte para estos animales en ecosistemas únicos, la persistencia del calentamiento podría serlo para muchos de ellos, dijeron expertos reunidos en un encuentro auspiciado por la National Oceanographic and Atmospheric Administration de Estados Unidos. Para algunos será peor, pues La Niña que podría venir inducirá calor en áreas de las islas nación del Pacífico.

8. Huella de viejas estrellas

Ya murieron pero dejaron su huella: astrónomos detectaron químicos dejados tras las explosiones de supernova de unas de las primeras estrellas que poblaron la Vía Láctea, nuestra galaxia. Encontraron trazos de azufre y fósforo producido por las estrellas de segunda generación esas formadas a partir de la muerte de las primeras estrellas en el universo y que en esencia contenían helio e hidrógeno. El hallazgo provino de una estrella a solo 600 años luz de nosotros, que puede ser visible en un buen par de binoculares. El artículo aparece en Astrophysical Journal Letters.

9. Tumor educativo

En un llamativo estudio observacional, científicos relacionaron un mayor nivel educativo (3 años de universidad) con el desarrollo de tumores cerebrales, gliomas. En los hombres el riesgo era 19 % mayor y en las mujeres 26 %. También se presentan más casos de meningioma, un turno generalmente no maligno en la meninge. El estudio fue publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health y no establece una relación causa-efecto pues ese no era el objetivo, pero los hallazgos parecen muy consistentes.

10. Oxígeno pero muy lejos

Con el AtacamaLarge Millimeter/submillimeter Array (Alma) en los Andes chilenos, astrónomos detectaron una señal evidente de la presencia de oxígeno a 13.100 millones de años luz, el más lejano detectado, en la infancia del universo. Se halló en una galaxia, SXDF-NB1006-2 hallada en 2012. Está ionizado por estrellas jóvenes. Un hallazgo para avanzar en el estudio de la formación inicial de estrellas y la llamada era de reionización del universo primigenio. El descubrimiento apareció en Science.

Aclaran papel de los gérmenes y la mamá en la diabetes

Inyectándose insulina. Foto Tess Watson/Flickr

Inyectándose insulina. Foto Tess Watson/Flickr

La diabetes es una enfermedad devastadora que aunque puede ser manejada en muchísimos casos, afecta la calidad de vida. Al tiempo dos estudios aportan nuevos datos sobre las dos formas, diabetes 1 y diabetes tipo 2.

En un estudio en el Journal of Clinival Investigation científicos sugieren, de acuerdo con sus resultados, que la diabetes tipo 1 puede ser provocada por bacterias: parecen activar las células T, que normalmente nos protegen de los gérmenes, que ya se había demostrado destruyen las células productoras de insulina conocidas como las células beta.

Este hallazgo podría conducir a nuevas formas de diagnosticar prevenir y, quizás, detener la enfermedad.

En la diabetes tipo 1 las células T destructoras atacan las beta, que producen la insulina esencial para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Al ser destruidas, las personas deben inyectarse insulina todos los días.

Los investigadores detectaron un bicho que activa esas células para atacar las beta.

La otra investigación se relaciona con la diabetes tipo 2, identificándose 2 genes heredados de la madre que inciden en un mayor riesgo de desarrollar esta clase de enfermedad. Estudios previos habían demostrado que en ella incide más la madre que el padre.

El avance de científicos de Lund University en Suecia fue publicado en Diabetologia.

Para los investigadores el hecho de que los genes heredados de la madre afecten el riesgo de enfermedad depende probablemente de los genes silenciados del padre en un proceso conocido como impronta.

La edad y factores del medio ambiente exponen los genes a cambios químicos, la metilación, que afecta su función y en algunos casos silencian los genes.

Así, el estilo de vida de la madre, con factores como el estrés, la dieta, las enfermedades y otros, pueden incidir en el riesgo futuro de enfermedad en el feto.

Ojo con las pupilas de los animales

Parece simple curiosidad, pero el rasgo se repite y muestra las adaptaciones múltiples de la naturaleza y la evolución: ¿Ha observado cómo tiene las pupilas el gato?

Un estudio en Science Advances sugiere que la orientación de la pupila en los animales está relacionada con los hábitos de caza.

Los gatos, ya se debió responder, las tienen verticales.

“La gente dice que la pupila horizontal expande la vista horizontal del terreno, pero eso no se ha demostrado”, en palabras de Martin Banks, coautor, de la Universidad de California en Berkeley. “Nuestra contribución fue construir un modelo y mostrar lo que sucedió”.

El grupo de Banks analizó los ojos de 214 especies de animales terrestres y encontró que aquellos con pupilas extendidas, horizontales, tendrían a ser vegetarianos mientras los depredadores que cazan en el suelo tendían a tenerlas verticales. Los grandes depredadores como los felinos y aquellos que cazan presas, tendían a tener pupilas redondas, según un reporte en Popular Science.

Mediante simulaciones computarizadas, los investigadores observaron que cuando la pupila es horizontal entra más luz al ojo de lado que de abajo o arriba, lo que, creen, es útil para estar alertas ante depredadores. A su vez, la pupila vertical facilitaría la profundidad de campo y el foco.

No todos están convencidos de que así sea y por ejemplo Ronald Kröger, biólogo de Lunds University en Alemania, dijo a The New York Times que hay muchas excepciones a la propuesta de Banks y colegas.

Para este, la hipótesis sugerida en el estudio es solo una de muchas fuerzas que moldearon la evolución de la visión.

Pero interesante. ¿Cómo tiene las pupilas su perro?

Aves que escogen pareja por el olorcito

Dime a qué hueles y te diré si me gustas. Un nuevo estudio de científicos de Lund Unviersity en Suecia y colegas franceses revela que las aves pueden elegir su compañero con ayuda del olfato. Y mientras más disímiles mejor porque así los descendientes tendrán mejor sistema inmunitario. Tal como en los humanos, en los que el olfato también juega un papel fundamental en eso de escoger pareja.

El olfato puede reflejar la información de los genes del individuos: si se perciben buenos o no. Al buscar la pareja cuyos genes mejor se complementen los propios, las oportunidades son más altas para que los descendientes tengan mayor resistencia frente a parásitos y enfermedades.

Hasta ahora se consideraba que las aves tenían un pobre sentido del olfato, pero hay excepciones. El petrel azulado (Halobaena caerulea), ave marina de la Antártida tienen un sentido del olfato inusualmente bueno. Pueden reconocer su pareja y su nido solo por el olfato y regresar a este en medio de la oscuridad.

En el estudio, los investigadores demostraron que la nariz del petrel es capaz incluso de oler cuál pareja producirá los hijos con el mejor sistema inmunitario.

La elección se realiza mediante el Complejo Mayor de Histocompatibilidad, un grupo de genes en el brazo corto del cromosoma 6 que participa en la respuesta inmunitaria.

Estas aves son monógamas y tiene un largo ciclo vital.

El estudio fue publicado en Biology letters.

Foto Wikipeadia Commons

Durmiendo con mi enemigo

Quedarse y pelear o escapar. ¿Hay alguna otra alternativa cuando una víctima es atacada por un enemigo? Quizás sí, de acuerdo con investigadores de Lund University en Suecia.
Dos científicos recogieron y discutieron varios ejemplos del mundo animal donde la víctima usa otra estrategia.
“Puede permitir al enemigo permanecer e intentar vivir con las consecuencias”, dijo Erik Svensson, profesor de Ecología Animal. El artículo fue publicado en Trends in Ecology & Evolution.
Y, no lo crea, hay varios ejemplos de coevolución, en la cual el enemigo y la víctima influencia el desarrollo mutuo en cercana relación, como en el caso de un parásito y su hospedera, una planta.
Uno de los casos más reconocidos es el del pájaro tramposo. El críalo europeo manchado pone sus huevos en el nido de la urraca europea, que responde tratando de reconocer los huevos ajenos para rechazarlos, pero como existe el riesgo de que rechace uno de los propios, lo cual es costoso en términos reproductivos, fuera de que la urraca que los rechace puede recibir la visita del críalo europeo para destruir el nido, entonces opta por otra estrategia: existen evidencias de que las urracas que viven en áreas donde existen críalos ponen más huevos que aquellas en donde no está el enemigo presente.. Una manera de compensar los huevos del riesgo de ser destruidos. Una táctica llamada tolerancia, en la que la víctima trata de vivir con la presencia de su enemigo en vez de resistirse.
Otro caso, las libélulas damselflies, estudiadas or Svensson. Acá se da la relación víctima-enemigo dentro de la misma especie. Cuando el macho se aparea, chuza el tórax de la hembra. Tras la fertilización, ella pone sus huevos. En ese estado incluso, las hembras son acosadas por machos que intentan aparearse, lo que sería costoso porque debería reducir el número de huevos. Ellas, sin embargo, desarrollaron una alta tolerancia a ese acoso, siendo capaces de capear los efectos negativos sobre la puesta de huevos.
En ratones, demostró Lars Raberg, el otro investigador, que han sido infectados con la malaria en la misma proporción, se encontró que no todos se enferman de la misma manera, lo cual demuestra que la tolerancia en este caso refleja la sensibilidad de una víctima a su enemigo.