Mujeres tienen 133% más riesgo de morir tras muerte de su hijo

Cuando fallece un hijo por cualquier causa, la madre tiene un 133% de más riesgo de morir en los siguientes 2 años, reveló una investigación del Rochester Institute of Technology.

Ese riesgo se presenta fuese cual fuese la causa de muerte, el género del hijo, el estado civil, el tamaño de la familia, los ingresos o el nivel educativo de la madre.

Javier Espinosa compiló resultados de 9 años de investigación tras estudiar más de 69.000 madres, de 20 a 50 años de edad. El impacto de muerte es más fuerte en los 2 años siguientes a la muerte del hijo.

“Hasta donde sé, este es el primer estudio que analiza empíricamente el tema en una gran cantidad de datos en Estados Unidos”, dijo. “La evidencia de una tasa elevada de muerte de la madre es útil para las políticas de salud pública y el tiempo de intervención para reducir los efectos adversos de la salud que ellas experimentan tras la muerte del hijo”.

El estudio, del cual es coautor William Evans, de University of Notre Dame, fue publicado en el journal Economics and Human Biology.

Espinosa ha conducido además investigaciones extensas en el tema de la mortalidad de esposos, llegando a la conclusión de que los hombres que sufren la pérdida de su mujer experimentan un aumento del 30% en mortalidad. Para las mujeres, no hay un aumento en la mortalidad por la muerte de su esposo, pero se presenta una correlación entre el tiempo de la muerte de esposo y esposa.

Espinosa cree tener la explicación con base en datos de personas casadas entre 1910 y 1930: “cuando una mujer muere, los hombres a menudo no están preparados. Han perdido su compañía –alguien que cuida de ellos física y emocionalmente, y la pérdida impacta directamente la salud del hombre”.

“El mismo mecanismo es probablemente más débil para la mayoría de las mujeres al morir su esposo. Por lo tanto, la conexión de la mortalidad en viudas puede ser una reflexión de cómo parejas similares sobreviven en el tiempo.

Papá y no mamá transmite más mutaciones al hijo

Por tí, padre: las personas heredamos tres veces más mutaciones de nuestros padres que de nuestras madres, y las tasas de mutación aumentan con la edad del papá. no con la de la madre, encontraron investigadores en el más grande estudio de mutaciones genéticas humanas a la fecha.

Basado en el ADN de unos 85.000 islandeses, el estudio también calculó la tasa de mutación humana en alta resolución, proveyendo una estimación de cuándo los ancestros humanos divergieron de los primates no humanos. El estudio apareció en Nature Genetics.

“La mayoría de las mutaciones provienen de papá”, dijo David Reich, profesor de Genética en Harvard medical School y colíder del estudio. Además de hallar 3,3 mutaciones por la línea paterna por cada mutación materna, el estudio encontró que la tasa de mutación en los papás se duplica entre los 20 y los 58 años de edad, pero no se halló una asociación con la edad de las madres, un hallazgo que puede aportar luces en condiciones como el autismo, que se correlaciona con la edad del padre.

El primer autor, James Sun, analizó cerca de 2.500 secuencias cortas de ADN tomadas de 85.289 islandeses en 24.832 tríos padre-madre-hijo. Las secuencias, llamadas microsatélites. varían en el número de veces que se repiten y son conocidas por mutar a una tasa más alta que los sitios promedio en el genoma.

El grupo de Reich identificó 2.058 cambios de mutaciones, derivando en una tasa que sugiere que las poblaciones ancestrales de humanos y chimpancés divergieron hace 3,7 a 6.6 millones de años.

La menopausia vino por culpa de las nueras

No todo se da porque sí. La menopausia evolucionó, en parte, para prevenir la competencia entre una madre y su nuera, según un estudio publicado en el journal Ecology Letters.

Esta investigación parece explicar por primera vez, según los autores, porqué la relación que las mujeres mantenían con sus nueras pudo haber desempeñado un rol principal.

El estudio fue hecho por investigadores de las Universidades Turku (Finlandia), Exeter (Reino Unido), Sheffield (Reino Unido) y Stanford (Estados Unidos).

Los datos mostraron que una abuela que tuviera un bebé en edad avanzada, al mismo tiempo que su nuera, derivaba en que los bebés tuvieran un 50% de menos chance de sobrevivir hasta la adultez.

El análisis puede servir para resolver ese gran misterio de porqué las hembras humanas, a diferencia de la mayoría de animales, dejaban de reproducirse tan temprano en su ciclo vital. Añade peso además a la teoría de que la menopausia evolucionó para permitirles a las mujeres enfocarse en sus nietos. Este rol, tradicionalmente, incluía proveer alimentos para la familia y proteger a los niños de accidentes y enfermedades.

Este tema ha sido poco analizado dado que requiere datos muy detallados sobre el éxito reproductivo de varias generaciones de mujeres, con conocimiento de quién vivía con quién y cuándo.

Los científicos analizaron 200 años de información recogida por Virpi Lummaa, de Sheffield y su estudiante Mirkka Lahdenperä de Turku, tomada de registros de iglesias de la Finlandia preindustrial. Ambas analizaron la información de las tasas de natalidad y mortalidad de 1700 a 1900, antes del advenimiento de la seguridad social y los métodos anticonceptivos.

El estudio reveló que las mujeres tenían más nietos si dejaban de reproducirse hacia los 50 años. El equipo cree que en parte se debe a la disminución de la competencia entre las mujeres mayores y sus nueras debido al apoyo que ellas podían prestarles a sus nietos.

Un niño nacido en familias con la suegra y la nuera reproduciéndose simultáneamente tenía dos veces más riesgo de morir antes de los 15.

Eso, se halló, no sucedía cuando madre e hija tenían hijos al tiempo, lo que sugiere que una crianza cooperativa en mujeres emparentadas y conflictiva cuando no.

La madre no compite con la hija, pues lleva el 50% de sus genes, lo que no es del caso entre suegra y nuera.

El caso finlandés revela que la mujer promedio se beneficiaba al dejar de reproducirse a los 51 si había competencia con su nuera, no con su hija.

Aunque algunas teorías sugieren que la menopausia surgió para evitar que mujeres adultas murieran durante la preñez y el parto, el estudio finlandés encontró que solo 2% de las finlandesas en sus años 40 murieron al parir.

De sangre de la madre secuencian ADN del feto

La sangre de la madre indica cómo es el genoma del feto en el vientre. Científicos que utilizaron el ADN que circula en la sangre de la mamá para predecir cuáles variantes genéticas eran heredadas por el feto, logrando una precisión del 98% cuando comparaban con la sangre del cordón umbilical luego del nacimiento, según un estudio en Science Translational Medicine.

El grupo de la University of Washington en Seattle, identificó también 39 de las 44 mutaciones nuevas que se presentaron, pero también identificaron falsos positivos. La nueva técnica tiene el potencial de remplazar los métodos invasivos de investigar el genoma del feto, mediante muestras del tejido placentario o del líquido amniótico.

“Este estudio abre la posibilidad de que seremos capaces de escanear el genoma entero de un feto para más de 3.000 desórdenes de un solo gen mediante una prueba no invasiva”, dijo Jay Shendure a BBC citado por The Scientist.

Cerca del 13% del ADN en el plasma sanguíneo de una madre embarazada es del feto. Shendure y sus colegas secuenciaron este ADN y lo compararon con el genoma de la madre secuenciado de sus células sanguíneas. Luego secuenciaron el genoma del padre utilizando muestras de saliva para ver si los rasgos del feto eran heredados de él. Luego de que el bebé nació, secuenciaron el ADN del cordón umbilical para determinar la precisión de su método.

También usaron una técnica de secuenciación de ADN en otro feto de 8,2 semanas y predijeron las variantes heredadas con un 95% de precisión.

Como estos tests pueden desembocar en abortos, vienen con una serie de cuestiones éticas.

“A medida que la tecnología avanza, así lo hace nuestra voluntad de pensar que la diferencia es un defecto”, dijo Francoise Baylis, biótica de Dalhousie University en Halifax, Canadá, citada por Nature en un artículo sobre el tema.

¿Para qué un examen de estos si no se tiene en perspectiva un aborto? Difícil responderse.

Pacientes salen de coma con una medicina para dormir

Una droga utilizada para ayudar a dormir las personas serviría para despertar aquellos de un sueño profundo: en coma.

Ambien, y su genérica contraparte, zolpidem, han sido empleadas durante muchos años para que aquellos a los que les es difícil dormirse, pasen una buena noche. Pero en los últimos 12 años, algunos reportes anecdóticos han sugerido que podría tener otro uso insospechado: revivir pacientes con coma mínimamente consciente.

El hallazgo es curioso e importante. El primer reporte fue casi imposible de creer y no recibió un reconocimiento unánime.

El caso es el siguiente: en 1999, Louis Viljoen fue golpeado por un camión y declarado en estado vegetativo. Varios equipos médicos lo mantuvieron vivo durante tres años, hasta que su médico le prescribió zolpidem, pensando que así podría dejar de rasguñar el colchón a medianoche. 20 minutos tras recibir la primera dosis, despertó y comenzó a hablarle a su madre. Durante un tiempo pasaba de un estado consciente a uno inconsciente. Pasó varios días así, despertando por periodos más prolongados cada vez luego de recibir la medicina, hasta que comenzó a permanecer despierto sin necesidad de ella.

Desde entonces otras historias similares han sido reportadas, así como otros casos interesantes y los médicos se están comenzando a preguntar ahora ¿pueden tener un chance pacientes supuestamente en estado vegetativo? El mes pasado, científicos reportaron, según The New York Times, que los cerebros de personas en estado vegetativo mostraban actividad en respuesta a órdenes simples en las regiones cerebrales esperadas.

El caso intriga. ¿Cómo medicinas como zopidem trabajan en el cerebro para revivir pacientes con grado mínimo de conciencia?

Si bien es cierto que los efectos colaterales incluyen casos de sonambulismo extremo, como comer, hablar e incluso conducir auto dormido, no es claro cómo provoca tales conductas, como es que una ayuda para dormir puede causar actividad cerebral en pacientes que no parece que fueran a despertar jamás.

No se ha informado si la medicina funciona en todos los casos, en cuáles sí o en cuáles no. Lo cierto es que renacen las esperanzas para aquellos muertos en vida.

Conocer el sexo a las 7 semanas

Análisis de AND obtenido de la madre de la sangre se puede determinar el sexo del bebé luego de 7 semanas de gestación, de acuerdo con una revisión y análisis de estudios previos reportada en el último número de Jama.

La determinación del sexo del feto por método no invasivo es una alternativa útil a la determinación vía citogenética, que es hoy el estándar más seguido para determinar tanto el sexo como algún desorden genético.

La amniocentesis tiene bajas pero medibles tasas de aborto debidas al procedimiento; y la sonografía se puede hacer a partir de las 12 semanas para determinar el sexo aunque no es totalmente confiable. La técnica no invasiva podría ser muy bien recibida por las gestantes.

Mediante el uso de ADN fetal libre de células como método no invasivo de determinación prenatal entrega una alternativa a las técnicas invasivas para para algunos desórdenes heredables. En algunos países, como Holanda, el Reino Unido, Francia y España ese test se ha convertido en rutina clínica a pesar de la falta de evaluación de su desempeño.

“Más recientemente, compañías han comenzado a ofrecer la tecnología directamente al consumidor en internet. Los tests como de uso no médico para padres curiosos, con una precisión tan alta como 95 a 99 por ciento entre las 5 y 7 semanas de gestación”, expresa el artículo publicado.

El análisis y la revisión corrió por Stephanie A. Devaney, Ph.D., de los Institutos Nacionales de Salud de E. U. y colegas. Para ello seleccionaron 57 estudios.

La tecnología puede ser útil para acercamientos clínicos de una detección temprana de desórdenes ligados al sexo que requieren otros exámenes subsiguientes.

Curiosidades te trae la ciencia

Tiembla la atmósfera. No sólo se movió el mar y se desplazó la tierra. El terremoto del Japón en marzo 11 provocó mucho más… aunque nada nefasto. El movimiento sísmico de magnitud 9 movió la ionosfera, según un nuevo estudio. Las ondas sísmicas de la superficie y el tsunami desencadenaron ondas en la atmósfera, ondas que se propagaron hacia arriba a la ionosfera, creando oscilaciones en el gas ionizado unos 350 kilómetros sobre la Tierra. Los llamados disturbios ionosféricos propagados por sismos fueron medidos mediante receptores GPS en Japón. El primer disturbio apareció con un aumento en forma de disco en la densidad de electrones cerca de 7 minutos después del terremoto. Luego, secuencias de ondas concéntricas de aumento en la densidad de electrones se desplazaron desde el centro de los disturbios ionosféricos. Otros disturbios en la atmósfera se han detectado en pasados terremotos, pero estos fueron los más grandes hasta ahora. El estudio apareció en el Journal of Geophysical Research-Space Physics. Curioso.

Personalidad sumergida. Con su cara a veces inanimada, las anémonas (Actinia equina) parecen organismos muertos, pero una investigación aparecida en Plos One reveló que esta especie de bolas marinas tienen… personalidad. La personalidad animal ha sido definida como la conducta diferente entre individuos de un modo consistente en el tiempo. Los autores del paper en la Universidad de Plymouth en el Reino Unido encontraron que tras ser sorprendidas por una corriente de agua, las anémonas mantuvieron sus tentáculos en calma por una vez pero con un espacio de tiempo diferente para cada individuo. La tendencia se mantuvo a pesar de diferencias en la temperatura en el sitio de residencia de las anémonas, una variable que puede afectar el comportamiento. Bien curioso.

Las hijas no copian. Hay mamás que quieren que sus hijas sean como ellas y hasta se vistan y maquillen como lo hacen. Pero no. Así no es. Un estudio en el Journal of Consumer Behaviour investigadores encuestaron 343 parejas madre-hijas de 44 y 16 años y encontraron que las madres imitan intencionalmente el estilo de sus hijas. A todas se les preguntó sobre si sus madres o hijas influían en sus gustos en estos temas. Si la madre piensa que su hija tiene buen estilo tenía un 25% de chance de copiarla; pero si era al revés, la chance era del 9$ apenas. El estudio demuestra que los hijos pueden afectar las decisiones de consumo de sus padres en un grado mayor a lo que se creía. Curioso.

 

Las gorditas mejor. Puro instinto de conservación. Los machos de las arañas viudas negras (Latrodectus hesperus) son bien selectivos a la hora de escoger pareja. Los machos cortejan más hembras bien alimentadas que aquellas que parece que aguantan hambre según una nueva investigación publicada en el número de agosto de Animal Behaviour. Aún en ausencia de hembras, los machos comienzan a cortejar en la red de las bien alimentadas que en las más flacuchentas, por decirlo así, basados en señales químicas. Como se sabe, es frecuente que tras el apareamiento, la hembra se coma literalmente al macho, por lo que preferir una que ande bien llenita podría salvar la vida del desesperado amante. Curioso.

La increíble historia de la mamá pulpo

Ninguna madre podría entregar más. La historia de la mamá más cuidadosa del mundo, que da la vida por 56.000 hijos.

La historia comienza con un pulpo hembra gigante del Pacífico. Está embarazada. Así la pasó los últimos 4 o 5 meses, llevando los huevos dentro de sí. Cuando la temperatura del agua es adecuada, hacia mediados del invierno, comienza a expeler los huevos, Uno a uno. 56.000 huevos más o menos.

Comienzan a flotar y ella los agarra y agrupa. Quedan pegados como una cortina de restaurante chino.

El nido será una caverna protegida por rocas. Ella se ubica en la entrada y así permanecerá, para que no se aparezcan cangrejos hambrientos, estrellas de mar o peces a saciar el hambre.

Cada huevo tiene el tamaño de un grano de arroz. Pasan los meses y la madre no se retira de la entrada a la cueva ni para comer.

De su color rojo hoy es una hembra gris y enfermiza, su piel está deteriorada y la respiración es lenta. De repente cobra vigor y expulsa los bebés de la caverna. Sopla para suban por el agua y se despeguen unos de otros. Ellos ya saben qué hacer. Cada uno mide 6 milímetros, pesa 0,029 gramos más o menos y tiene 8 bracitos.

No deja se soplar y moverse para que los pequeños salgan airosos. Suben hacia la superficie con la esperanza de sobrevivir, algunos vuelven al fondo a protegerse.

La madre puede flotar ahora. Se aleja dos o tres metros de la caverna. Deja de moverse y cae. Ha dejado de respirar. Dio la vida por la vida de sus hijos.

Ninguna madre podría entregar más, explica el biólogo Jim Cosgrove.

Una historia retomada de Krulwich wonders, por Robert Krulwich.

ADN del feto se encuentra en sangre de la madre

Nada de exámenes complicados que ponen en riesgo la mamá y su bebé. No. La sangre materna es mucho más que el líquido vital. Tiene, para ser claros, las huellas del bebé.

Sí, no parece lejos el día en que los médicos puedan diagnosticar la salud genética del feto con sólo tomar una muestra de sangre ¡de la mamá!

Investigadores en Hong Kong lograron identificar la huella genética completa de un bebé en el vientre materno con un examen de sangre materna, reportaron en Science Translational.

Lograron tal exactitud que podían diagnosticar si había alguna enfermedad genética.

“Es abrir la puerta a algo que se estaba esperando desde hace tiempo”, dijo Laird Jackson, un genetista médico en Drexel University en Philadelphia.

Este avance evitaría la necesidad de procedimientos invasivos como la amniocentesis o muestra de vellosidades coriónicas, dijo Sinuhe Hahn, biólogo molecular en la University of Basel en Suiza. Estos procedimientos, usados hoy para exámenes prenatales, derivan en aborto en el 1 por ciento de los casos. La prueba de la sangre materna es mucho más segura y podría suministrar una buena cantidad de información sobre la salud del feto.

Previo a esta investigación, el grupo, dirigido por Y. M. Dennos Lo, patólogo químico en la Universidad China de Hong Kong, había encontrado pequeñas trazas de ADN fetal en la sangre materna. Cerca de un 10 por ciento del ADN que se halla en el plasma sanguíneo en una mujer en embarazo proviene en realidad del feto, dijeron los investigadores.

Algunos grupos han usado el ADN para detectar rasgos heredados del padre o determinar si el feto prota cromosomas extras, pero nadie sabía si el genoma completo del feto daba vueltas dentro de la madre.

El nuevo estudio mostró que cada pedacito del genoma del feto puede ser hallado en la sangre de la madre, en su mayoría en piezas con longitud de 143 letras de ADN. El ADN de la madre se encuentra en pedazos más grandes, la mayoría de 162 letras. La diferencia podría ayudar a los investigadores a separar el ADN materno de aquel del feto, haciendo más fácil la tarea de juntar el ADN de este.

Aunque no existen suficientes equipos para realizar las pruebas y el costo es hoy de 200.000 dólares por examen, los precios de estas tecnologías caen con rapidez y la disposición de equipos, por su parte, crece.

Si mamá ayuda me va mejor apareándome

Las personas exitosas pueden ser vistas como más sexy, algo que se aplica también a otros animales.
Mientras más alto en la escala de la jerarquía social esté un bonobo, mayor su éxito en el apareamiento con una hembra. Eso acaban de descubrir científicos encabezados por Gottfried Omán, del Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology.
Pero aún los machos que no están en altas posiciones en el grupo tienen una manera de impresionar las hembras: con su mamá.
¿Cómo es eso? Los científicos reportaron en el estudio, se cree que por primera vez, el apoyo materno a sus hijos para que ganen acceso a una hembra en calor.
Martin Surbeck descubrió que la presencia de las mamás alienta el éxito reproductivo de sus hijos, con lo que se logra que el apareamiento sea más distribuido entre los machos.
Como los machos bonobo permanecen en su grupo natal y las hembras adultas tienen la capacidad para intervenir en conflictos de machos, el respaldo materno se extiende a la edad adulta y potencialmente afecta el éxito en la reproducción, de acuerdo con el artículo publicado en Proceedings of the Royal Society B.
El éxito en el apareamiento está a menudo relacionado con la diferencia de rangos. Los machos que son incapaces de monopolizar solos el calor de una hembra, se involucran en coaliciones con otros miembros del grupo para mantener fuera de esas hembras a los adultos de mayor rango, con lo que tienen mayor probabilidad de reproducirse.
Estudios con chimpancés y delfines sugieren que las coaliciones son independientes del parentesco. La información de especies en las que las hembras permanecen en su grupo natal, de otro lado, muestra la importancia del apoyo filial, en especial de las madres, en el éxito reproductivo de sus hijas. Por eso se esperaría lo mismo en especies donde los machos permanecen en su grupo natal, como los bonobos.
En el estudio con 9 machos en una población salvaje, los científicos hallaron una relación directa dominancia y apareamiento. Aparte del rango, la presencia de las madres alentaba de verdad el éxito de sus hijos y reducía la proporción de apareamientos por el macho de más alto rango.
Foto cortesía Caroline Deimel, Lui Kotale Bonobo Project

12