Alguien lanzó una roca en Marte

O hay un marciano poniéndole zancadillas al robot Opportunity o tal vez cayó un meteorito a sus pies (o patas). O fueron sus ruedas.

El caso es que dos imágenes del mismo sitio en días distintos tomadas por los equipos del explorador marciano mostraron que una piedra está donde antes no.

Las fotos de la cámara panorámica tienen una diferencia de 13 días. La primera fue tomada el 26 de diciembre en el día marciano 3.528 desde su llegada, la segunda en el 3.540 el 8 de enero. Y antes de tomar la segunda, Opportunity se había movido un poco.

En esta última aparece el brillante objeto que antes no estaba. La roca tiene el tamaño de una dona. Una parte es casi blanca, la otra roja.

Los expertos de la Nasa advirtieron el cambio. Aunque pudo tratarse de un meteorito pequeño, no parece la explicación más plausible. En cambio, los científicos creen que las ruedas del robot desplazaron la piedra, que quedó en posición invertida a la que tenía entregando una buena oportunidad para estudiar cómo es por ‘debajo’.

El sitio donde está Opportunity es el borde del cráter Endeavour donde trabaja en el costado norte de las laderas en ese sitio de Marte, en el sexto invierno marciano que enfrenta el explorador.

La roca, de todas maneras, despertará la imaginación de más de una persona queriendo ver la obra de un marciano.

Foto cortesía Nasa

Curiosity completó 1 mes en Marte

Hace un mes el mundo observó atónito cómo una pequeña nave, Mars Science Laboratory, se insertaba en órbita de Marte y dejaba caer sobre la superficie el más complejo laboratorio científico enviado por el hombre a cualquier destino: el explorador Curiosity.

Allí, en la soledad del planeta rojo, a poco de su llegada mediante un descenso en paracaídas y luego en un dispositivo tipo cohete que le situó sobre suelo marciano, comenzó a transmitir imágenes diciendo que estaba bien. ¡La operación había sido un éxito!

¿Qué ha pasado en este mes? Tras transmitir imágenes de una de sus ruedas y del paisaje marciano circundante, los operadores en Tierra comenzaron a modificar el software de sus computadoras para colocarlo en fase de exploración. Luego disparó un láser sobre una roca para un sondeo inicial del equipo.

Curiosity ha caminado hoy 109 metros, pero no en línea recta, casi el tamaño de una cancha de fútbol. En este momento está dedicado, durante varios días, a poner a punto el brazo robótico con el que adelantará parte de su trabajo.

El miércoles, primero de los 6 a 10 días de chequeo de la herramienta de 210 centímetros de largo y de las herramientas que manipulará, lo extendió.

“Lo estamos moviendo en un amplio rango y colocándolo en ‘puntos enseñados’ que fueron establecidos durante los chequeos antes de la misión, como por ejemplo la posición para tomar muestras de material y ponerlos en los puertos de los instrumentos de análisis”, indicó Daniel Limonadi, del Jet Propulsion Laboratory de la Nasa, jefe de ingeniería de sistemas del sistema de ciencia y toma de muestras. “Son actividades importantes para tener un mejor entendimiento de cómo funciona el brazo tras el crucero a Marte en las distintas temperaturas y en la gravedad marciana, comparando con las pruebas acá en Tierra”.

El robot ha recorrido un cuarto de la distancia del sitio de aterrizaje en el punto Bradbury al sitio seleccionado para la primera gran prueba científica, Glenelg.

“Para los chequeos, necesitamos voltear hacia un ángulo particular en relación con el Sol y el terreno plano. Este sito parece el perfecto para estas actividades”, explicó Michael Watkins, jefe de la misión en el JPL.

Con esta preparación se podrá usar el brazo para colocar dos de los instrumentos científicos sobre roca y suelo. Además, las actividades son los primeros pasos para pdoer cavar el suelo, taladrar en rocas, procesar las muestras recogidas y llevarlas a los instrumentos de análisis.

“Aún estamos aprendiendo a usar el explorador. Es una máquina tan compleja que la curva de aprendizaje es ascendente”, explicó Joy Crisp, científico de la misión.

Tras la caracterización del brazo, Curiosity continuará durante unas semanas hacia Glenelg, que según los científicos ofrece una buena posibilidad para analizar el polvo recogido tras horadar una roca.

Curiosity se entrena en pleno suelo marciano. Lo mejor está por venir.

Foto cortesía Nasa: el brazo de Curiosity tomado por una de las cámaras que posee.

Viento en popa va hacia Marte un laboratorio

A solo 97 días de llegar a su objetivo se encuentra hoy el más sofisticado laboratorio espacial construido por el hombre: el explorador marciano Curiosity que se desplaza a enormes velocidades en el Mars Science Laboratory.

La nave se encuentra a menos de 185 millones de kilómetros de su objetivo, al que se acerca a una velocidad de 21.000 kilómetros por hora, informó la Nasa.

“Cada día que pasa estamos más cerca de la parte más difícil de la misión”, dijo Pete Theisinger, director del proyecto en el Jet Propulsion Laboratory de la Nasa. Esa parte es el descenso del robot en el costado de una montaña marciana.

Hace una semana, los ingenieros del proyecto realizaron varias pruebas simulando las órdenes que deben enviar al explorador Curiosity cuando se encuentre sobre la superficie de Marte.

La MSL, lanzada el 26 de noviembre pasado, transportará a Curiosity a la superficie de ese planeta al amanecer del 5 de agosto próximo hora colombiana para comenzar una misión inicial de 2 años.

El sitio de llegada es un punto cerca de la base de una montaña dentro del cráter Gale, cercano al ecuador marciano.

Curiosity estudiará las capas de la montaña en busca de evidencias de un ambiente húmedo en el pasado.

Marte tendría vulcanismo activo

Los marcianos también tiemblan. Imágenes del paisaje del planeta rojo enseñan evidencias de que la superficie no solo tiembla como en la Tierra sino que se ha movido recientemente. Sí, terremotos marcianos.

Si existen temblores en Marte, aún debe existir vulcanismo, especulan los científicos que analizaron las imágenes del HiRISE, a bordo del Mars Reconnaissance Orbiter. En ellas observaron rocas a lo largo de un sistema con fallas, Cerberus Fossae, que cruza una joven superficie con suelo con lava.

Al comparar las grandes rocas que cayeron desde los precipicios, algunas de las cuales dejaron su huella, con los patrones de temblores en la Tierra, se concluyó que su desplazamiento se debió a la actividad sísmica.

Los patrones no concuerdan con un origen en el derretimiento de hielo, otra forma de esparcimiento.

Gerald Roberts, geólogo de la University of London, quien lideró el estudio, dijo que las imágenes de Marte incluyeron rocas de 2 a 20 metros de diámetro, que habían caído en avalanchas por los precipicios. El tamaño y cantidad de piedras disminuye en un radio de 100 kilómetros desde un centro en aquel sistema de fallas. “Esto es consistente con la hipótesis de que las rocas han sido movilizadas por movimiento del suelo, que decrece a partir de los epicentros”, dijo Roberts.

La existencia de temblores supone vulcanismo y este abre la posibilidad a la existencia de agua en el planeta rojo.

¿Será?

Foto cortesía HiRISe-U. Arizona

Otra señal de agua en Marte

El explorador marciano Opportunity halló rastros de brillantes venas de mineral, presumiblemente gypsum, depositado por el agua en el lugar.

“Esto habla es de una historia del agua fluyendo a través de las fracturas subterráneas”, según Steve Squyres, de Cornell University, principal investigador de Opportunity.

Para él, ese material es un puro depósito químico que se formó en el sitio donde fue visto por el explorador marciano y se puede afirmarlo por otros rastros de gypsum hallado y por otros minerales relacionados con el agua.

Este nuevo aporte se suma a la serie creciente de evidencias que hablan de un pasado mojado en Marte.

La vena examinada de cerca por Opportunity es del ancho de un dedo, 1 a 2 centímetros y de 40 a 50 centímetros de longitud y sobresale en el terreno.

Nada de esto se ha visto en los 33 kilómetros recorridos por el explorador de la Nasa durante los 90 meses que lleva de exploración, dijo un comunicado de la Nasa.

Foto cortesía Nasa en la que se aprecia el mineral que debió ser arrastrado por el agua.

Carro gigante sale hoy para Marte

Si el clima lo permite, hoy en la mañana parte hacia Marte una nueva misión de exploración del suelo marciano: el Mars Science Laboratory, la máquina científica más completa enviada hasta hoy por el hombre al vecino planeta rojo.

Del tamaño de un auto, el explorador, llamado también Curiosity, descenderá al pie de una montaña dentro del cráter Gale en agosto de 2012. El cráter se extiende por 154 kilómetros.

Las capas en esa zona sugieren que se trata del remanente de una serie de depósitos.

Marte está en nuestra mira”, dijo Charles Bolden, administrador de la Nasa. La sonda, agregó, retribuirá no solo valiosa información sino que servirá como una misión precursora para la futura exploración humana del planeta.

Durante su misión de un año marciano (casi dos años terrestres) Curiosity dispondrá sus herramientas para estudiar si en la región donde aterrizará hubo condiciones ambientales favorables para la vida microbiana y si alguna vez existió vida allí.

“Los científicos identificaron Gale como la mejor elección para lograr las metas de la nueva misión”, explicó Jim Green, director de la División de Ciencias Planetarias de la Nasa. “El sitio presenta un paisaje dramático y también un gran potencial para hallazgos científicos significativos”.

El lugar fue seleccionado en 2008 por más de 100 investigadores.

Curiosity es casi el doble de largo y cinco veces más pesado que cualquier otro explorador de Marte. Sus 10 instrumentos incluyen dos para ingerir y analizar muestras de roca pulverizada que recoja el brazo robótico. Una fuente de poder de radioisótopos suministrará calor y electricidad.

Cuando la cápsula llege a Marte, desplegará un paracaídas y luego liberará al explorador con un módulo que accionará sus cohetes, soltando a Curiosity con amarras que se irán estirando, hasta que el carro toque suelo marciano y el módulo lo suelte, para luego caer él en otro lugar.

La porción del cráter donde llegará Curiosity muestra un depósito aluvial, probablemente formado por sedimentos transportados por el agua. Las capas en la base de la montaña contienen arcillas y sulfatos, conocidos por formarse con el agua.

La carga científica del vehículo puede identificar otros ingredientes de la vida, como los bloques constitutivos basados en carbono, llamados compuestos orgánicos, que podrían estar protegidos por la arcilla y los sulfatos cerca del fondo de la montaña de Gale.

Para el lanzamiento hoy, los cuatro motores se encenderán durante 112 segundos, elevando luego al cohete Atlas. Tres minutos y veinticinco segundos tras el lanzamiento, la nariz con el conjunto del explorador se abrirá. Luego la primera etapa caerá al Océano Atlántico.

El motor Centauro, entonces, encendidos 4 minutos y 38 segundos después del lanzamiento moverán la segunda etapa del cohete y durante 7 minutos se mantendrá encendido. el cohete estará entonces en órbita alrededor de la Tierra, a entre 165 y 324 kilómetros de altura. Allí permanecerá de 14 a 30 minutos.

Un segundo encendido del Centauro durante 8 minutos sacará la nave de órbita y la pondrá en curso hacia Marte. A los 44 minutos contados desde el lanzamiento, la nave se separará de la segunda etapa, que hará una maniobra para evitar chocarla.

Tras esa fase, la nave tendrá comunicaciones con tierra.

Imagen cortesía Nasa/JPL-Caltech en la que se aprecia el cráter Gale y su montaña en el medio.

Video del descenso en Marte: http://youtu.be/xqqBy7C8gyU

El Espíritu ya no llama a casa, o cómo duele la soledad en invierno

Se busca: desde el 22 de marzo no emite señales de vida. No es fácil encontrarlo, porque no está en la Tierra. Anda por Marte.
El explorador marciano Spirit (Espíritu) enfrente la mayor prueba de su existencia: sobrevivir al duro invierno del planeta rojo.
El vehículo entró en una fase de hibernación, al no haber podido subir una loma para enfrentar en sitio más seguro su cuarto invierno en Marte, estación que va de mayo a noviembre.
El ángulo estrecho en el que llega la luz solar durante este periodo, limita el poder de los paneles solares.
Durante la hibernación, el explorador suspende las comunicaciones y otras actividades de modo que la energía disponible puede ser usada para recargar y calentar las baterías, y mantener activo el reloj de la misión.
La semana pasada, los ingenieros de la Nasa usaron una técnica, llamada sweep-and-beep en un esfuerzo por comunicarse con el Espíritu.
Si el robot está despierto, nos enviará un beep, dijo John Callas, del proyecto del Jet Propulsión Laboratory de la Nasa.
La respuesta, de darse, llegará en los próximos meses. Pero existe otra posibilidad: que nunca responda el llamado.
“Será un milagro marciano si telefonea a casa”, según Doug McCuistion, director del Programa de Exploración Marciano.
Espíritu no había enfrentado una situación tan difícil en un territorio tan desconocido. Como la mayoría de los calentadores no están siendo alimentados, quizás esté experimentando las temperaturas internas más frías, -55 grados. En los tres inviernos previos, el explorador se comunicaba una o dos veces a la semana y usaba sus calentadores para permanecer tibio situado en un terreno de cara al Sol. Como resultado, su temperatura se mantuvo sobre -40 grados.
El robot está diseñado para salir de la hibernación y comunicarse con la Tierra cuando la carga de las baterías es la indicada. Pero si han perdido mucho poder, el reloj pudo detenerse y perder el sentido del tiempo. Aún podría despertar, pero no conocería el momento del día.
Para los expertos, las baterías no se recargarán antes de septiembre u octubre para o más tarde si entró en problemas con el reloj. La cantidad de energía solar disponible se incrementará hasta el solsticio austral de verano en marzo próximo.
Si para ese entonces no se ha sabido de Espíritu, será porque nunca más lo hará. Lo perdimos.
En la foto de la Nasa se aprecia cómo estaba el explorador cuando no pudo subir la colina para recibir de lleno el sol y soportar el largo invierno.