Cómo sufrieron las aves en Fukushima

Lo que sucedió con Chernobyl tendría que repetirse con Fukushima. Y así es: un estudio reveló que los niveles de radiación tras el incidente nuclear seguido al terremoto y tsunami en Japón afectaron las poblaciones de aves.

El estudio aparecido en Environmental Pollution mostró que los altos niveles de radiación se correlacionaron con poblaciones disminuidas de aves. El hecho es atribuido a que el problema en la planta de Fukushima ocurrió en marzo, durante comienzos de la temporada de apareamiento y crianza.

“Los datos que presentamos constituyen la primera investigación de las respuestas iniciales de la comunidad biológica a la radiactividad del desastre de Fukushima”, escribieron los autores.

El equipo comparó también los efectos de la radiación sobre las poblaciones de aves en Fukushima con respecto a las aves cerca a Chernobyl. Las 14 especies que habitaban en los dos sitios parecieron afectarse más por la creciente radiación en Fukushima que lo que estuvieron en Chernobyl. En el primer sitio, la radiación aumentada se correlacionó con un mayor decrecimiento en la población de aves. Sin embargo, una caída general en la abundancia de aves estuvo más fuertemente asociada con el aumento en la dosis de radiación en Chernobyl, quizás porque varias especies en las áreas más contaminadas han estado ausentes más tiempo.

“Los impactos prolongados relativamente más grandes sobre las comunidades de Chernobyl señalan posibles impactos sostenidos de largo plazo que pueden reflejar consecuencias acumulativas y multigeneracionales de acumulación de mutaciones en las poblaciones”,

dijeron.

Foto aves de Chernobyl

Marte se volvió retrógrado

El retrógrado Marte. Sí el planeta rojo, el más ansiado por los humanos, entró el martes pasado en su etapa retrógrada, es decir que se mueve hacia el oeste en frente de las estrellas al fondo.

Si se mirara desde arriba al Sistema Solar, se vería que la Tierra, Marte y los demás planetas se mueven hacia el Este alrededor del Sol. Pero por estos dos meses, hasta abril, Marte parecerá moverse hacia el oeste (retrógrado).

Esta situación se vive cada dos años. A comienzos de marzo, la Tierra estará entre el planeta rojo y el Sol, siendo el punto más cercano entre los dos planetas. Por eso Marte aparecerá en su momento más brillante de todo el año.

Por esta época, ese planeta aparece por oriente y cada vez lo hará más temprano. A comienzos de marzo no estará presente en las noches sino que se verá un rato poco después de anochecer y un poco antes de amanecer.

La fase retrógrada se extenderá hasta el 15 de abril. Este movimiento retrógrado se da cuando la Tierra, en su órbita más pequeña alrededor del Sol, se empareja con Marte, el planeta más próximo hacia afuera de la Tierra y el Sol. Nuestro planeta actúa como un auto de carreras en el carril interior que aventaja un auto más lento en un carril externo. Eso crea la sensación de que Marte se devuelve en su órbita, lo que en realidad no sucede.

Marte se encuentra hoy a unos 122,5 millones de kilómetros de la Tierra (el Sol está a 150 millones de kilómetros de nosotros). A comienzos de marzo estará a solo 100 millones de kilómetros.

Pese a su cercanía solo se verá como un punto en el cielo, nunca como dicen algunos mensajes electrónicos que se convertirá en una segunda Luna.

Foto cortesía Nasa