¿Una nueva teoría de la gravedad?

La materia curva el espacio-tiempo. Dibujo Wikipedia Commons

La materia curva el espacio-tiempo. Dibujo Wikipedia Commons

Pasó la primera prueba de todas las que le esperan.

Astrónomos encabezados por Margot Brouwer del Observatorio Leiden en Holanda examinó la nueva teoría de la gravedad del físico teórico Erik Verlinde, de la Universidad de Amsterdam.

Continuar leyendo

Detectan galaxia casi toda de materia oscura

La galaxia de materia oscura. Pieter van Dokkum, Roberto Abraham, Gemini, Sloan Digital Sky Survey

La galaxia de materia oscura. Pieter van Dokkum, Roberto Abraham, Gemini, Sloan Digital Sky Survey

Cosa de locos para los astrónomos: varios de ellos estudiaron la galaxia Dragonfly 44, situada en la constelación Coma y que poco había sido estudiada porque se trata de una ‘bola’ difusa casi del tamaño de nuestra Vía Láctea. ¿Qué hallaron? Que está compuesta casi toda de… materia oscura, la elusiva materia que aún no sabemos qué es.

Pronto entendimos que tenía más de lo que revelan los ojos. Tiene tan pocas estrellas que se despedazaría a no ser que algo más la mantuviera unida”, explicó Pieter van Dokkun, de la Universidad Yale, cabeza de la investigación en el Astrophysical Journal Letters.

Él y su equipo usaron los telescopios W. M. Keck y Gemini del norte, en Hawai para medir durante 6 noches las velocidades de las estrellas en la galaxia y miraron además el halo de cúmulos estelares esféricos alrededor del núcleo galáctico.

La velocidad de las estrellas ayuda a deducir la masa de la galaxia. A mayor velocidad, más masa.

Para sorpresa, las estrellas se mueven a velocidades mucho más altas que las esperadas para una galaxia tan tenue. Significa que tiene una gran cantidad de masa no vista”, en palabras del coautor Roberto Abraham de la University of Toronto.

Dragonfly 44 tiene una masa de 1 billón de veces la del Sol, similar a la de la Vía Láctea. Sin embargo solo un centésimo de 1 % de esa masa está en forma de estrellas y materia normal. El otro 99.99 % es materia oscura, que es mayoría en el universo.

El hallazgo, según los astrónomos, no es la primera vez se que se produce: las galaxias enanas ultra débiles tienen una composición similar, pero son 10.000 veces menos masivas que Dragonfly 44 lo que sí es una gran novedad.

Los astrónomos no saben cómo se pueden formar galaxias de este tipo, pero su estudio tal vez podría aportar pistas para determinar qué es esa elusiva materia oscura.

Segunda detección de ondas gravitacionales

Dibujo de las ondas y la fusión de los agujeros. MIT

Dibujo de las ondas y la fusión de los agujeros. MIT

Cero y van dos. O sea, es un fenómeno común del que no habíamos tenido noticias por la falta de los detectores adecuados.

Sí, el 26 de diciembre de 2015, como un regalo de Navidad, científicos observaron otras ondas gravitacionales, ondulaciones en la fábrica del espacio- tiempo.

Como las primeras, producidas por la fusión de dos agujeros negros, uno de los eventos cósmicos más energéticos.

Ese día, tanto los detectores del Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory (LIGO) detectores en Livingston, Louisiana, y en Hanford, Washington detectaron el evento, marcado como GW151226 y que será publicado en Physical Review Letters.

Las ondas gravitacionales portan información sobre sus orígenes y acerca de la naturaleza de la gravedad que no puede ser obtenida de otra manera. Así, los físicos de los equipos Ligo y Virgo (otro interferómetro en Italia) concluyeron que los momentos finales de la fusión de los agujeros produjeron las ondas observadas el 26 de diciembre.

La primera detección en la historia de las ondas se produjo el 14 de septiembre de 2015, resultado de la fusión de dos agujeros con 36 y 29 veces la masa del Sol. En contraste, los de la segunda detección eran agujeros livianos, de 14 y 8 veces la masa del Sol. Su fusión produjo un solo agujero más masivo con 21 veces la masa solar, transformando parte de su masa en energía gravitacional.

La unión ocurrió hace cerca de 1.400 millones de años. La señal detectada provino de las últimas 27 órbitas de los agujeros antes de fusionarse. Basados en el tiempo de llegada de las señales -el detector de Livingston midió las ondas 1,1 milisegundo antes que el de Hanford- los científicos pueden determinar la posición de la fuente en el cielo.

Es muy significativo que esos agujeros fueran mucho menos masivos que los de la primera detección”, dijo Gabriela Gonzalez, vocera del Ligo en Louisiana State University. “Dadas sus masas más ligeras pasaron más tiempo, 1 segundo caso en la banda sensible de los detectores. Es un comienzo promisorio para mapear la población de agujeros negros en nuestro universo”.

GW151226 iguala las predicciones teóricas de cómo dos agujeros se mueven cada uno alrededor del otro varias decenas de órbitas hasta colapsar.

También se pudo inferir que uno de los dos estaba girando.

La detección de las ondas confirmó una predicción de la Teoría General de la Relatividad de Albert Einstein y marcó el comienzo de una nueva era en la astronomía, la de las ondas gravitacionales.

Hay otro evento, detectado el 2 de octubre, que no ha podido ser confirmado a plenitud.

 

Una extraña alineación de agujeros negros

La alineación de agujeros. Imagen profesor Russ Taylor

La alineación de agujeros. Imagen profesor Russ Taylor

No, no se trata de una predicción de brujos del pasado ni implicará nada especial para la Tierra y sus habitantes: imágenes de radio revelaron que los agujeros negros supermasivos en una región del universo distante está alineados, emitiendo sus chorros de radio en la misma dirección.

Lo más probable es que se deba a fluctuaciones de masa en el universo primigenio.

El estudio apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

El artículo descubre pro vez primera, según los autores, una alineación de los chorros emitidos por galaxias en una gran cantidad de espacio, lo que fue posible gracias a un sondeo con imágenes de ondas de radio durante 3 años, de una región llamada Elais-N1.

Los chorros son producidos por agujeros negros supermasivos en el centro de esas galaxias y ña única forma de que exista esa alineación es si los agujeros están girando todos en la misma dirección, explicó Andrew Russ Taylor, principal autor.

Como esos agujeros no ‘conocen’ la existencia del otro ni tiene modo de intercambiar información o estar influyendo unos sobre otros en esas vastas escalas de espacio, la alineación del giro debe haber ocurrido durante la formación de las galaxias en la infancia del universo.

La presencia de alineaciones y ciertas orientaciones preferidas pueden aportar al conocimiento en la evolución de las galaxias en relación con estructuras a gran escala, así como al movimiento en ñas fluctuaciones primordiales de la materia que dieron paso a la estructura del universo.

Una distribución de los giros de las galaxias a gran escala no ha sido predicha por las teorías y un fenómeno desconocido como este es un reto que deben responder las teorías sobre los orígenes del universo.

Una oportunidad para averiguar más sobre cómo funciona el cosmos.

¿Por qué estamos yendo hacia el Gran Atractor?

Dibujo de cómo lucen las galaxias halladas, en posición real, todas camino al Gran Atractor. Cortesía ICRAR

No es un secreto para los astrónomos que nuestra galaxia, la Vía Láctea se dirige a toda velocidad, junto con muchas otras, hacia un punto del espacio: El Gran Atractor.

Hay noticias al respecto. Científicos reportaron el hallazgo de cientos de galaxias que permanecían ocultas a nuestras miradas, aunque están muy cerca, a unos 250 millones de años luz. Resutla que el gas y el polvo de la Vía Láctea impedía verlas, lo cual fue posible ahora con el radiotelescopio Parkes de 64 metros en Australia.

Esa zona oscura es llamada la Zona Evitada (ZOA en inglés). El estudio se enfocó en la parte sur, pues la norte es estudiada desde el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico.

La distribución de galaxias debería ser igual en esa zona a todas las demás regiones. Eso relaciona el hallazgo con el Gran Atractor.

Este es un rasgo de la gran estructura del universo. Está halando por razones desconocidas la Vía Láctea y cientos de miles de galaxias hacia él con una fuerza gravitacional de 1 billón de soles.

Un movimiento que se sale del entendimiento de la expansión actual del universo.

Se sabe que en esa región hay una colección de galaxias agrupadas en cúmulos y supercúmulos, hacia las cuales la Vía Láctea se mueve a más de 2 millones de kilómetros por hora.

Los astrónomos encontraron 883 galaxias en su análisis, un tercio de las cuales nunca se había visto antes. E identificaron nuevas estructuras en la ZOA que podría ayudar a explicar el movimiento de las galaxias hacia el Gran Atractor. Esas son las concentraciones de galaxias denominadas NW1, NW2 y NW3, y dos nuevas agrupaciones: CW1 y CW2.

Una galaxia promedio tiene unos 100.000 millones de estrellas, por lo que al hallar cientos crece la masa, aunque no se sabe cómo afecta al Gran Atractor.

Con nuevas mediciones se espera descifrar el enigma de esta gran estructura que nos mueve a tan alta velocidad. Por ahora, se completa más el mapa del vecindario.

El estudio apareció en el Astronomical Journal.

Observan materia oscura interactuando consigo misma

Imagen del cúmulo Abell 3827. Los ountos azules centrales son efecto de lente gravitacional mostraron galaxias mucho más lejanas. Cortesía Hubble

Toda una sorpresa: la elusiva materia oscura ha sido observada interactuando con otra materia oscura más allá de la fuerza de la gravedad.

Observaciones con el telescopio Hubble de galaxias colisionando mostraron las primeras señales acerca de la naturaleza de este componente del universo. Un hallazgo valioso.

Con el instrumento Muse del VLT en Chile y el Hubble, astrónomos estudiaron la colisión simultánea de 4 galaxias en el cúmulo galáctico Abell 3827. Pudieron rastrear la masa del sistema y compararon la distribución de la materia oscura con la posición de las galaxias luminosas.

Aunque esa materia no se puede ver, el equipo pudo deducir su ubicación mediante la técnica de lentes gravitacionales. Parece que la colisión toma lugar directamente frente a una fuerza mucho más distante, no relacionada. La masa de la materia oscura alrededor de las galaxias en colisión distorsiona severamente el espaciotiempo, desviando el camino de los rayos de luz que llegan de la galaxia distante de fondo, distorsionando la imagen en formas de arcos.

Lo que se sabe hasta ahora es que todas las galaxias existen dentro de grumos de materia oscura. Sin el efecto gravitacional de esa materia, galaxias como la nuestra se despedazarían al rotar. Para evitarlo, 85% de la masa del universo debe existir como materia oscura y su naturaleza real es un misterio.

En el estudio, los investigadores observaron las 4 galaxias en colisión y encontraron que un grumo de materia oscura parecía estar a la zaga de la galaxia que rodea. La materia oscura está a 5.000 años luz o 50.000 millones de millones de kilómetros detrás de la galaxia (a la nave Voayger de la Nasa le tomaría 90 millones de años recorrer esa distancia).

Un atraso de la materia negra y su galaxia asociada es prevista durante las colisiones si la materia negra interactúa consigo misma, aún muy débilmente, mediante fuerzas distintas a la gravedad. Esa materia no ha sido observada interactuando de forma diferente que a través de la gravedad.

Richard Massey, de Durham University, cabeza del estudio, explicó que “pensábamos que esa materia se quedaba al lado, inmiscuida en sus asuntos, excepto por su jalón gravitacional. Pero si la materia oscura se está atrasando durante la colisión, podría ser la primera evidencia directa de una física increíble en el sector oscuro del universo oculta alrededor de nosotros”.

La materia oscura constituye 27% de la materia/energía del universo. El otro 68% es la energía oscura y la materia común es el 5%.

Estrella salió con rasguños de encuentro con agujero negro

La galaxia antes y después del evento de disrupción. Cortesía SDSS, D. Bersier, J. Prieto

Nada de lo que cae en él puede escapar, pero algunos corren con suerte. Si pudiera decirse así.

Astrónomos reportaron el hallazgo de una estrella en una galaxia a 650 millones de años luz que escapó solo con rasguños de un intento del agüero por engullírsela.

La estrella solo perdió una milésima parte de la masa del Sol, algo así como la masa de Júpiter.

El hallazgo lo hicieron con telescopios de 15 centímetros de Hawai que son parte de un programa para rastrear el cielo cada 2 a 4 días.

“Es lo que se denomina un evento de disrupción de una estrella por los efectos de marea. Lo que nosotros observamos no fue la estrella en sí misma, sino el efecto que produce este evento: un haz luminoso muy brillante en el centro de la galaxia proveniente del material que se está ´comiendo´ el agujero negro supermasivo”, dijo en un informe de prensa José Luis Prieto, astrónomo del Instituto Milenio de Astrofísica MAS y académico del Núcleo de Astronomía de la Universidad Diego Portales, quien fue parte de la investigación.

En un principio pensaron que el evento luminoso era una explosión de supernova, pero se dieron cuenta que este fenómeno no correspondía por sus características particulares.

“En enero pasado descubrimos que el brillo del centro de la galaxia SDSS J110840.11+340552.2 aumentó dramáticamente, por lo que hicimos un estudio detallado con distintos telescopios – desde el telescopio de 15 centímetros de diámetro usado para el descubrimiento hasta el telescopio LBT de 8 metros de diámetro en Arizona, también incluyendo el telescopio espacial Swift – y en distintas longitudes de onda. Pudimos observar que la temperatura del evento transiente se mantuvo muy alta por más de tres meses, mientras que la temperatura de las supernovas generalmente disminuye en el mismo período. Además, el espectro era distinto al de explosiones de supernova”, señala Prieto.

La galaxia se sitúa a 650 millones de años luz y es parte del recientemente bautizado grupo Laniakea, del cual forma parte nuestra galaxia.

Los investigadores creen que esta serie de eventos son más comunes de lo creído.

La estrella tuvo suerte.

Mis 10 noticias científicas de la semana (15-19)

1. Qué cosa tan grande

Las grandes esencias vienen en envases pequeños dice la gente. Y eso se aplica a este caso: astrónomos descubrieron en una galaxia enana supercompacta un enorme agujero negro, convirtiéndose en la galaxia más pequeña en poseer un objeto de esta clase tan masivo. La galaxia, M60-UCD1 tiene un agujero que equivale a la masa de 21 millones de soles, 5 veces más masivo que el de nuestra galaxia. Constituye además el 15% de la masa total de esa galaxia que es de 140 millones de soles. El estudio apareció en Nature.

2. Endulzantes en entredicho

Los endulzantes artificiales parecen afectar la tolerancia a la glucosa a través de un mecanismo dependiente de los microbios en el intestino según un estudio con ratones publicado en Nature. Esos endulzantes desencadenan cambios en la flora intestinal promoviendo la intolerancia. Los cambios observados son similares a aquellos ligados a la obesidad y la diabetes en humanos.

3. Hay perros pesimistas

Los perros se perciben como alegres y cariñosos, pero también tienen un lado negativo: pueden ser pesimistas, dice un artículo publicado en Plos One. Esto ayudaría a entenderlos mejor en determinadas situaciones. El experimento se hizo enseñándoles a asociar dos tipos de sonidos que les darían bien una recompensa o… agua. Si respondían a un tono ambiguo se calificaban de optimistas, pues esperaban recompensa pese a la diferencia.

4. Requetecalientes

La National Oceanographic and Atmospheric Administration (NOAA) reveló que el período junio-agosto de 2014 ha sido el período junio-agosto más caliente desde que se llevan registros en 1880. Y el solo mes de agosto, sumadas las temperaturas de los océanos y tierra fue también el agosto más caliente en esos 135 años. Tal parece que 2014 podría ser el año más caliente superando a 1998 y 2005.

5. Más estrellas que en Hollywood

Si el ojo humano logra ver menos de 6.000 estrellas en la más despejada y oscura de las noches, cómo será contar millones. Eso hicieron astrónomos que hicieron un mapa del cielo con 219 millones de estrellas de la región norte, dando un detalle sin precedentes de estrellas de hasta magnitud 20, o sea 1 millón de veces más tenues que las que percibe el ojo. Cada objeto contiene 99 atributos. El estudio apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

6. Un gen inteligente

Al nacer con un gen humano insertado en sus madres, ratones mostraron mejor desempeño en pruebas en las que buscaban una jugosa recompensa en un laberinto reportaron científicos en Proceedings of the National Academy of Sciences. Se trata del gen Foxp2, que está involucrado en el habla y el lenguaje humanos, lo que sugiere que también jugaría un papel en el aprendizaje.

7. Otros ojos marcianos

Toda la semana ha sido de intensa actividad en la Nasa. ¿El motivo? Llega a Marte este domingo 21 la nave Maven, que se insertará en órbita para una prolongada misión. La sonda ha viajado durante 10 meses y recorrido más de 700 millones de kilómetros. Analizará durante dos años terrestres la estructura, composición y el escapa de gases de la atmósfera superior del planeta rojo.

8. Europeos provienen de 3 papás

No de dos sino de tres. Sí, los europeos actuales descienden de tres poblaciones fundadoras reveló un nuevo estudio publicado en Nature. Ese tercer ancestro provendría de antiguos euroasiáticos del norte, que también contribuyeron a los que viajaron a América a través del estrecho de Bering. Los otros dos grupos que ya habían sido identificados son los agricultores que llegaron del oriente Cercano y los cazadores-recolectores que estaban establecidos en territorio europeo desde hace decenas de miles de años.

9. Otra especie matona

Aparte de los humanos, hay otra especie cuyos miembros son inherentemente violentos: los chimpancés. Se sabe de hace tiempo que estos coordinan ataques para matar congéneres y desde las intervenciones de la conocida Jane Goodall se había creído que se debía a la intervención humana. Pero no. Eso dice un estudio publicado en Nature en donde se demuestra la violencia por sí de esos grandes simios, no influenciada por la irrupción humana en sus ambientes.

10. Invasora mortal

No es necesario profundizar en los peligros de la neumonía, enfermedad pulmonar provocada por la bacteria Streptococcus pneumonia. Bueno, un estudio publicado en Plos Pathogens reveló que esta puede traspasar barreras y llegar al corazón, afectándolo. Complicaciones cardíacas debidas a la neumonía. El estudio se hizo con corazones de ratones y macacos infectados y con muestras de autopsias en humanos.

Mis 10 noticias científicas de la semana (17-22)

Cortesía U. Texas

1. Míster músculo

Cuando tire la red, piense que podría ser su musculatura. Científicos descubrieron que el nailon de pescar puede ser, mediante un procedimiento barato, convertirse en poderosos músculos artificiales, músculos que pueden levantar cien veces más peso y generar cien veces más potencia mecánica que músculos humanos del mismo peso y longitud, pudiendo generar 7,1 caballos de fuerza por kilogramo, casi tanto como un motor de jet. El estudio fue publicado en Science, realizado por un grupo internacional liderado por la Universidad de Texas en Dallas. El músculo es elaborado doblando y ensartando un polímero del nailon de alta resistencia y cosiendo las tiras.

2. Avatar, el mico

Científicos utilizaron un mico rhesus a la manera de un avatar en un experimento sin igual para examinar la capacidad de controlar un cuerpo o extremidad. Emplearon una máquina para convertir la actividad cerebral de un simio, denominado el máster, en impulsos eléctricos aplicados a la médula espinal de un animal sedado, el avatar, que se movió en respuesta al estímulo. Los resultados fueron publicados en Nature Communications y constituyen una aproximación a la traducción de pensamientos en el movimiento de pacientes paralizados.

3. Una estrella con mucha prisa

No la persiguen abejas. No. Una estrella caliente supermasiva Kappa Cassiopeiae escapa a una velocidad de 1.100 kilómetros por segundo en relación con sus vecinos. Y aunque esta clase de corredoras espaciales no es extraña hoy, hay un hecho especial que reveló la imagen del telescopio Spitzer: un arco rojo de material en su camino, un arco de choque que a veces se ve frente a las estrellas más veloces y masivas de la galaxia. Los arcos se forman cuando los campos magnéticos y el viento de partículas saliendo de la estrella colisionan con el gas y el polvo difusos que llenan el espacio interestelar. El arco está 4 años luz delante de esta y aunque la estrella se puede ver a simple vista, el arco no.

4. Ciencia en entredicho

Cuando en enero científicos japoneses reportaron un nuevo método para reprogramar células madre mediante un agente externo como ácido, lo que parecía muy sencillo, hubo una exclamación conjunta de quienes trabajan en el tema. Pero cuatro semanas después nadie ha podido replicar el desarrollo de los japoneses del Centro Riken en Kobe. Aunque es corto el tiempo, comienza a agitarse el mundo científico.

5. Vamos, ¡todas a salvo!

Aunque ya se había insinuado, un nuevo estudio en Plos One lo confirmó: en caso de inundación las hormigas usan una balsa. Pese a tan asombroso procedimiento, es mayor la sensación cuando se descubre que ¡la balsa son ellas mismas! Se unen de modo que forman una ‘embarcación’ a prueba de agua en la que se salvan, con reina y todo a bordo.

6. ¿Uvas con acné?

Proprionibacterium acnes es una bacteria asociada con la piel de los humanos, responsable del acné. Pues bien científicos la encontraron en la uva de vino italiana según un reporte en el journal Molecular Biology and Evolution, lo que representa un caso único de un patógeno humano que cruza la barrera natural para llegar a las plantas. El hallazgo se hizo cuando practicaban una muestra genética de la uva Vitis vinifera.

7. Ahí se conocen los amigos

Cuando un elefante asiático está inquieto, otro lo consuela según un estudio que será publicado en el journal Peer. Lo consuela tocándolo, un comportamiento difícil de observar en el mundo animal y que solo se ha reportado empíricamente en grandes simios, caninos y algunos córvidos. El estudio se enfocó en un grupo de 26 elefantes en cautiverio, seguido durante un año.

8. Marcando la depresión

Adolescentes que presenten una combinación de síntomas depresivos y niveles altos de la hormona cortisol tienen 14 más riesgo de desarrollar depresión severa que aquellos que no muestren ninguna de esas condiciones reveló un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Es la primera vez que se encuentra un marcador para la depresión, lo que ayudará a disponer de un tratamiento precoz.

9. Extrema precisión

Científicos reportaron en Nature que lograron medir con una precisión 13 veces mayor la masa del electrón y aunque la variación es mínima con respecto al valor que se manejaba desde 2006, será útil para confirmar el Modelo Estándar de la Física de partículas. El electrón tendría así 0.000548579909067 unidades de una masa atómica, definida como un doceavo de la masa del átomo de carbono 12 .

10. Contra la ceguera

La degeneración progresiva de los fotorreceptores de los ojos, los conos y bastones, provocan ceguera por enfermedades como retinitis pigmentaria y degeneración macular por le edad, No tienen tratamiento, pero científicos reportaron en Neuron un compuesto químico que en ratones permitió que otras células actuaran como receptoras mostrándose sensibles a la luz. Se espera que funcione en humanos, aunque es difícil decir hasta qué punto se podría recuperar la visión.

¿Hay otro exoplaneta en nuestro vecindario?

El par de enanas marrón. Foto cortesía

Un posible planeta extrasolar en nuestras barbas. Y no en una estrella, no: en una estrella fallida.

Sí, en 2012 astrónomos habían detectado un par de estrellas fallidas llamadas enanas marrón. A solo 6,6 años luz, el tercer sistema más cercano a nuestro Sol. Tan cerca están, que las transmisiones de televisión de 2006 ya están llegando allá, como explicó Kevin Luhman, del Centro para los Exoplanetas y Mundos Habitables de Penn State University, cuando esas enanas fueron halladas.

El sistema de enanas, denominado Luhman 16AB , clasificado oficialmente como WISE J104915.57-531906, está solo un poco más lejos que la estrella de Barnard. Más cercano a nosotros está el sistema Alfa Centauri, de tres estrellas, dos de ellas en un sistema binario a 4,4 años luz. Alrededor de una de ellas parece que existe un planeta, Alfa Centauri Bb, que sería el más cercano al Sistema solar.

Las enanas marrón son llamadas por algunos estrellas fallidas por ser más grandes que los planetas pero sin la masa para desencadenar fusión nuclear.

Este par fue oteado por Wise en su misión de 13 meses en los que tomó unos 1,8 millones de imágenes de asteroides, estrellas y galaxias.

Henri Boffin del European Southern Observatory (ESO) condujo el equipo que analizó más esas vecinas, midiendo su movimiento con una exactitud equivalente a conocer desde París la posición de alguien en Nueva York con una precisión de 10 centímetros.

Las dos enanas tienen de 30 a 50 veces la masa de Júpiter (el Sol tiene unas 1.000 veces la masa del planeta) y tardan 20 años en completar una órbita una alrededor de la otra.

El grupo detectó pequeñas perturbaciones en las órbitas durante la observación de dos meses. Por eso se considera que el jalón sería producido por un planeta. La investigación fue presentada en una carta al editor del journal Astronomy and Astrophysics.

Más estudios se requerirán, pero si es así, ¡bienvenidos el nuevo vecino!

12