Si se afeita la zona púbica…

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Es moda. Lo asocian con aseo, comodidad y sensualidad. Con masculinidad y feminidad.

Cada vez más, hombres y mujeres se afeitan la zona pública, parcial o totalmente. ¿Bueno? ¿Malo?

Un estudio aparecido en el journal Sexually Transmited Infections sugiere que esa práctica está asociada con un mayor riesgo de adquirir una enfermedad de transmisión sexual, riesgo mucho mayor entre quienes lo hacen más frecuente e intensamente.

Continuar leyendo

Hombres con falda serían más fértiles

El problema de infertilidad de algunos hombres no estaría en sus pantalones sino en sus… ¡faldas!

Un estudio acaba de mostrar que los hombres con falda son más fértiles. ¿Y dónde las usan? En Escocia.

Investigadores creen que usar faldas podría alentar la fertilidad de un hombre, a la vez que le proveería beneficios sicológicos.

Los expertos médicos basan su aseveración en estudios que prueban que el conteo de espermatozoides aumenta cuando el área del escroto está más fresca. Por ejemplo, un estudio del año pasado sugiere que utilizar bóxer suelto es mucho mejor que el pantaloncillo apretado.

“Basados en la literatura de la temperatura escrotal, en cuando a la espermatogénesis (desarrollo del esperma) y fertilidad, los hombres que usan regularmente falda en los años en que quieren procrear tendrían mejores tasas de espermatozoides de calidad y mayor fertilidad”, escribieron los autores del estudio.

El artículo apareció en el Scotthish Medical Journal.

Otros estudios han hallado que actividades que aumentan la temperatura de esa zona, como los saunas calientes y los laptops pueden afectar adversamente el conteo de espermatozoides y su motilidad.

Y la forma más sana de usar una falda sería sin pantaloncillos ni bóxer, según los autores.

Para ellos habría una ganancia adicional: beneficios sicológicos asociados con el uso de la falda, un sentimiento de masculinidad y orgullo y la atención que recibirían de sus admiradoras.

Como la falda usada en Escocia es una prenda masculina, los hombres no deben sentirse avergonzados del uso terapéutico durante cierto periodo de tiempo para mejorar la cantidad y la calidad de los espermatozoides.

Los autores aclaran sin embargo, que se requerirán más estudios para probar que esa hipótesis es cierta. Esta es una aproximación apenas.

Los mujeres los prefieren por su piel

Una piel atractiva puede ser, en cuestiones de amor y sexo, la diferencia entre ganadores y perdedores, de acuerdo con una investigación en Malasia.

En ella, las mujeres encontraron que los hombres con un tono de piel más saludable eran más atractivos para ellas que aquellos con una cara bien masculina.

Diversos estudios han demostrado que las mujeres heterosexuales hallan más atractivos los hombres con rostro bien masculino, o sea con cara relativamente larga, una línea de mandíbula bien definida, cejas pobladas y mejillas prominentes, en particular durante la ovulación.

Los científicos han propuesto que las mujeres eligen instintivamente hombres con rasgos masculinos porque son un indicador de buena salud, la que podría ser transmitida a sus hijos.

Ian Stephen, psicólogo de la Universidad de Nottingham en Malasia, había determinado antes que la piel bronceada o dorada era también señal de buena salud y que las personas tendían a hallarlas atractivas. ¿A quién preferían entonces: a un macho-macho o a uno con piel dorada?

Para averiguarlo, con sus colegas tomó fotografías de rostros de 34 hombres blancos y 41 morenos. Midieron luego el color en sus caras y mediante un programa de computador establecieron la masculinidad.

Mostraron enseguida las fotos a 32 y 30 mujeres blancas y morenas, que calificaron cuán atractivos les parecían.

Hallaron que la masculinidad facial no era tan importante para ellas como el tono de la piel de su grupo étnico; no vieron una asociación entre masculinidad y atracción, pero sí entre el tono de la piel y la atracción.

El color era importante para las personas del mismo grupo étnico, sugiriendo que no distinguían esa cualidad en hombres de otro grupo.

No es solo lo bonito, es la calidad.

El estudio fue publicado en Evolution and Human Behavior.