Echaron una estrella de la galaxia

Como si no hubiera cancelado el arriendo, una estrella ha sido expulsada violentamente del centro de la Vía Láctea, nuestra galaxia, de acuerdo con un estudio de astrónomos de la Universidad de Michigan.
Tal fue la situación, que la estrella escapa de la galaxia a una velocidad de 2,8 millones de kilómetros por hora.
Las estrellas con hipervelocidad son las estrellas más rápidas conocidas y fueron descubiertas hace cinco años. Escapan de la galaxia más allá de lo que se conoce como el límite de velocidad estelar.
En esta ocasión, con el telescopio Hubble se trazó la trayectoria que ha seguido la estrella HE 0437-5439 y se pudo determinar por primera verz que estas estrellas de alta velocidad provienen del centro de la galaxia, según Oleg Gnedin, del Departamento de Astronomía.
La expulsión tiene un origen, posiblemente, en la presencia del gran agujero negro que reside en el centro galáctico. El reporte será publicado en Astrophysical Journal Letters.
Pero, ¿cómo se produjeron los hechos? Los astrónomos especulan que cuando un sistema de dos o tres estrellas se aproxima a un agujero negro, este las separa y captura una, mientras las otras son expulsadas con violencia.
Así, HE 0437-5439 escapa a unos 800 kilómetros por segundo, unas cuatro veces más rápido que el movimiento del Sol a través del espacio. Los astrónomos estiman que le tomó unos 100 millones de años salir del centro de la galaxia hasta el sitio donde se encuentra ahora, unas cinco veces más lejos que la mayoría de estrellas.
Al rastrear la trayectoria de una estrella de esta clase, los astrónomos podrían mapear la forma y el potencial gravitacional de nuestra galaxia y su halo de materia negra, que algunos modelos predicen debe tener forma de sandía.
Algunos astrónomos han sostenido que esta gran estrella no salió del centro de la Vía Láctea, sino que se originó en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia vecina, pues según observan su masa debió haberse consumido hace 20 millones de años si su origen hubiera sido en el núcleo de nuestra galaxia. Para Gnedin los hallazgos nuevos descartan esa posibilidad.
En sus análisis indicó que esta es una estrella azul que luce mucho más joven de lo que en verdad es porque es la suma de las dos estrellas que fueron expulsadas por el agujero negro y luego se juntaron en un solo cuerpo estelar. La estrella se encuentra en los cielos del sur, pero no se ve a simple vista.
En el dibujo de Nasa-ESA y G. Bacon se observa cómo habría sido la trayectoria de la estrella.

Se nos va el Sol

Cortesía Sungazer

Nos quedamos sin Sol… Tampoco es para tanto, pero…
Aristarco de Samos, en la tercera centuria antes de Cristo calculó que el Sol se encontraba unas 20 veces más alejado de la Tierra que la Luna. Su desfase, obvio, fue enorme: en verdad lo está unas 400 veces.
La distancia Sol-Tierra ha sido desde el siglo pasado una medida para medir la distancia a objetos dentro del Sistema Solar y sus inmediaciones. Una Unidad Astronómica equivale a la distancia de los dos cuerpos, que hoy es de 149.597.870.696 kilómetros.
Esta estimación, dice un informe en New Scientist, permitió al ruso Gregoriy A. Krasinsky y a Víctor A. Brumberg calcular qye el Sol y la Tierra se están apartando. Se alejan 15 centímetros cada año. No es mucho, pero sí unas 100 veces más que el error de medición. O sea: algo hace que se alejen. Pero, ¿qué?
No hay una hipótesis firme. Puede ser que el Sol esté perdiendo la masa suficiente, vía fusión y viento solar, para que disminuya la atracción gravitacional. O podría ser un cambio en la constante gravitacional G, los efectos de la expansión cósmica, o incluso la influencia de la materia negra.
Algo sucede.

No la vemos, acá está

La materia negra está por todas partes, solo que no la vemos. O no es fácil percibirla, lo que se logra a través de la influencia gravitacional en sus alrededores. Se cree que responde por el 22 por ciento de la masa del Universo.
Mediante una simulación con un supercomputador, los astrónomos Justin Read, George Lake y Óscar Agertz de la Universidad de Zurich y Víctor Debattista, de la Universidad de Central Lancashire, establecieron dónde se encuentra concentrada en nuestra galaxia, la Vía Láctea.
El trabajo fue publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.
La mayor concentración estuvo al principio en un halo alrededor de la galaxia, pero luego fue halada hacia el disco galáctico, creándose entonces un disco de materia negra dentro de la propia Vía Láctea.
La importancia de la predicción es que, de comprobarse, ayudará a descubrir dónde está la materia negra… ¡en la Tierra!
En la imagen se aprecia cómo sería el disco de materia negra.