El pañal delata a la mamá fumadora

Las primeras deposiciones del recién nacido llamadas meconio lo revelan de acuerdo con una investigación presentada en Environmental Health.
En ella se midieron los metabolitos de humo de tabaco en el meconio, un excremento negruzco y blandengue.
En la investigación con 337 bebés se encontró una correlación con la exposición reportada de tabaco y otros marcadores de la exposición a esa sustancia.
La exposición activa o de segunda mano al tabaco es una exposición ambiental prevaleciente asociada con una salud infantil adversa, expresó Joe Braun, de la Universidad de North Carolina-Chapel Hill, que elaboró el estudio con un grupo de científicos.
Los biomarcadores de esa exposición, como suero y los metabolitos del tabaco en el meconio son útiles para medir la exposición al cigarrillo, que a menudo es subestimada.
Los investigadores hallaron que esos metabolitos en el meconio reflejaba la duración e intensidad de la exposición gestacional al humo de tabaco. Las concentraciones eran más altas y casi universalmente detectadas entre los bebés nacidos de fumadores activos que entre los de segunda mano o ninguna exposición al humo.
El pañal los delató.