Resumen científico de la semana

Imagen U. Zurich

Imagen U. Zurich

1. ¿Por qué tienes esa barriga tan grande?

Un estudio de más de 120 tetrápodos, desde tiempos prehistóricos a la actualidad, encontró que los herbívoros tienen una cavidad torácica el doble de la de los carnívoros, indicando que quienes comen plantas tienen un estómago más grande y todo parece deberse a las dificultades para la digestión de estas. En el estudio se analizaron aves, reptiles, mamíferos, dinosaurios y otros animales. Apareció en el Journal of Anatomy.

2. Daños del tabaco

En 17 tipos de cáncer científicos descubrieron las mutaciones en el genoma causadas al fumar, un avance para entender los mecanismos por los cuales el tabaco induce esos cambios que pueden derivar en cáncer en tejidos expuestos de manera directa o indirecta. La hipótesis es que los químicos del tabaco dañan el ADN en los tejidos expuestos de manera directa, pero no se entiende cómo resultan afectados los de exposición indirecta. El estudio apareció en Science. Se detectaron 150 mutaciones extras en cada pulmón por año de fumar una cajetilla al día.

3. Calientes, calientes

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente reportó que hacia 2030 el mundo emitirá 12 gigatoneladas más de gases de invernadero de lo que se debería para que la temperatura del planeta no aumente más de 1,5 °C con respecto a la era preindustrial. La temperatura con esas emisiones podría llegar hasta los 3,9 °C a fines de siglo, lo que sería catastrófico para la vida.

4. Un cerebro veloz

Mediante el estudio de cerebro de felinos, investigadores encontraron que en el guepardo es más pequeño y a sí el área del lóbulo frontal, relacionada con la sociabilidad aunque este es uno de los felinos sociales. Al tener cerebro más pequeño requiere menos energía y a eso se podría deber la gran velocidad de este carnívoro según el artículo en Frontiers in Neuroanatomy. Ese cerebro más pequeño puede ser consecuencia de un cráneo de forma inusual, una adaptación que evolucionó para las altas velocidades.

5. Hijos de… la genética

En un sorprendente hallazgo de genetistas de Uppsala University en Suecia, se identificaron 12 regiones del ADN muy relacionadas con la edad a la que tenemos nuestro primer niño y al número total de hijos, algo que siempre se ha creído ser elección personal, factores ambientales o circunstancias sociales. En el estudio tuvieron que ver 250 científicos de muchas instituciones y lugares del mundo. ADN, ADN: dime cuántos niños voy a tener. Fue publicado en Nature Genetics.

6. Zika testicular

En ratones se encontró una disminución de la fertilidad y una reducción del tamaño de los testículos a las tres semanas de una infección por zika, aparte de niveles bajos de dos hormonas relacionadas con la concepción, con lo cual el macho tiene más dificultades para preñar la hembra según el estudio aparecido en Nature. Si sucede igual en humanos, no se ha estudiado todavía.

7. Se me pegó la canción

¿Por qué hay canciones que sin quererlo tarareamos seguido horas después de haberlas escuchado? Un estudio sugiere que son canciones rápidas, con una melodía genérica fácil de recordar y con algunos intervalos, como repeticiones que las hacen distintas al promedio. El artículo apareció en Psychology ofAesthetics, Creativity and the Arts.

8. Otra espinaca para Popeye

Investigadores del MIT publicaron en Nature Materials el desarrollo de una planta de espinaca que se la quisiera Popeye: puede oler explosivos gracias a un sistema electrónico con nanotubos de carbono insertados, que en presencia del explosivo emiten luz ultravioleta leída por una cámara unida a un computador, enviando un correo a la persona interesada. Un desarrollo de la naciente y prometedora nanobiónica.

9. No es la bebida, es el estrés

Un artículo en Neuron muestra cómo los ratones sometidos a estrés ingieren más alcohol, al tener una respuesta debilitada a la dopamina inducida por alcohol y por eso bebían más que los ratones no estresados. El estrés altera el equilibrio y la respuesta de distintos tipos de neuronas, una idea de lo que puede suceder en las personas sometidas a situaciones estresantes.

10. Medellín celeste

No fue un hecho científico como tal, pero sirvió para conocer cómo se nombran los asteroides descubiertos por los astrónomos. El profesor Ignacio Ferrín, de la Universidad de Antioquia otorgó el nombre de Medellín al asteroide 366272 descubierto por él a comienzos de siglo en Venezuela, un cuerpo de 6,4 kilómetros de diámetro que gira a más de 420 millones de kilómetros del Sol.

De cómo se desestabilizará la Amazonia

Sequía en tierras dedicadas a la soya en el extremo sudeste de la Amazonia. Foto Chris Linder

Lo que le pasa a la Amazonia le pasa al mundo. Y no es por alardear. Un nuevo estudio concluyó que toda la gran región estará más expuesta a sequías extremas, lo que afectará todo el planeta.

Las sequías extremas implicarán alteraciones en la estructura del bosque, su composición, biomasa y emisiones de carbono.

Hasta hoy la principal fuente de emisiones de dióxido de carbono de la Amazonia provienen de la acción humana, en especial la deforestación, pero en el futuro el cambio climático puede producir una exacerbación de las emisiones por cambios en el medio ambiente amazónico, lo que es más difícil de controlar.

El estudio, que tomó en cuenta 35 modelos del clima sugiere que el cambio climático incrementará la frecuencia y la extensión geográfica de las sequías en la mayor parte de la Amazonia, lo que puede contribuir a la degradación de la selva y por ende a un aumento en las emisiones de CO2 a la atmósfera, acrecentando el calentamiento global.

No es mentira. El año pasado la sequía casi mata de la sed a Sao Paulo, mientras en otros puntos hubo inundaciones severas, como en Rodonia. Porque las lluvias intensas también serán extremas y más frecuentes, explicó Philip Duffy, uno de los autores de este estudio publicado en PNAS.

Es que el efecto no será total en todas las zonas, pero el área que experimentará más sequías se doblara y triplicará hacia 2100 y también aumentarán las lluvias hacia 2040.

En Colombia la Amazonia abarca 483.000 kilómetros cuadrados, 41,3 del territorio nacional y 5,76% del total de la Amazonia, de los cuales cerca de 10% ha sido deforestado, una región cuyo clima incide de manera directa en el clima andino, por lo que un cambio ambiental severo afectaría al resto del país.

¡Niñas entran a la pubertad a los 7 años!

Algo está sucediendo. No es en Colombia, pero… Hoy, el doble de niñas de 7 años que hace una década, están llegando a la pubertad en Estados Unidos.
“Encontrar que las niñas están comenzando del desarrollo de los senos temprano y más temprano es muy preocupante”, dijo Marcia Herman-Giddens, de la Universidad de Norte de Carolina, quien había desarrollado un primer estudio en 1997. ¿Qué está sucediendo? “Para tener tal cambio en tan corto tiempo, tiene que ser el medio ambiente”, agregó.
Un nuevo estudio con 1.200 chicas en tres ciudades de Estados Unidos mostró que el 10,4 por ciento de las blancas de 7 años tenían desarrollo de senos relacionado con el inicio de la pubertad, comparado con 5 por ciento en 1997.
La proporción de niñas negras, sin embargo, decreció un poco, del 48 al 43 por ciento de las de 8 años que están entrando en la pubertad.
Frank Biro, del Cincinnati Children’s Hospital Medical Center en Ohio, líder del nuevo estudio, consideró que “parte de este incremento se debe al aumento del sobrepeso en las niñas”.
Las hormonas liberadas por las células con grasa adicional podría estar incidiendo. Su grupo está chequeando también muestras de sangre y orina para detectar químicos que imiten el estrógeno, por ejemplo provenientes de plásticos en el ambiente, o de la soya en la dieta.

Viejitos no dejan de trabajar

Viejitos, pero buenos. Los bosques son defendidos por capturar carbono, entre otros aportes a la naturaleza, pero los tratados internacionales que los defienden poco se ocupan de los bosques viejos. Tal como les sucede a los humanos: se cree que ya no son útiles a cierta edad.
Pues bien, Sebastián Luyssaert, de Antwerp University en Bélgica, y colegas, acaban de revelar en la revista Nature, que en los bosques entre 15 y 800 años de edad, el balance del carbono es positivo, lo que sugiere que aún viejos continúan acumulando carbono y no son neutrales como se creía.
Ese 15 por ciento de masa global boscosa vieja, suministra al menos 10 por ciento de la captura de carbono.
El dióxido de carbono secuestrado de la atmósfera es almacenado en los tejidos del árbol y en la materia orgánica de las hojas acumuladas en el suelo.

Qué cosa tan complicada

Un informe de abril de la Administración Nacional de la Atmósfera y Oceanografía de Estados Unidos (NOAA por su sigla en inglés), alertó sobre el aumento en los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera: de 381 partes por millón a finales de 2006, dato que sirvió de base al cuarto informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático sobre el estado del planeta el año pasado, a 387 a finales de 2007.
También reportó una alza en los niveles de metano (CH4), que se habían estabilizado durante la última década.
Bueno, y ¿eso a mí qué?
Esta semana, científicos de los países industrializados llamaron la atención de las nefastas consecuencias para la alimentación y el suministro de agua de continuar las tendencias del calentamiento, problemas que se sentirán más en los países en desarrollo.
Para Martin Rees, presidente de la Real Sociedad de Ciencias en Londres, esas carencias son ya una realidad en algunos países y podrían agravarse.
Los científicos buscan asegurarse que en 2009, dado que el carbón y el petróleo seguirán siendo la fuente energética principal durante los próximos 50 años, se tomen medidas para desarrollar formas efectivas de secuestrar carbono de la atmósfera, tema de amplio debate hoy.
El único secuestro permisible. Y deseable.
En la fotografía de Róbinson Sáenz se aprecia deforestación en Urabá, una forma de eliminar fuentes que capturan el CO2 nocivo.