Resumen científico de la semana

Especie de myxozoo

1. La degeneración más extrema

Los organismos nacen, crecen, evolucionan. Bueno, eso era lo creído hasta ahora. Científicos en Tel Aviv mostraron el primer caso de un organismo que fue grande y terminó como… un parásito, un caso de degeneración evolutiva extrema. Los investigadores encontraron un primo cercano de las medusas que se convirtió en un minúsculo parásito: al analizar el genoma de myxozoos, que invaden vertebrados e invertebrados, detectaron que son cnidarios degenerados, un filo al que pertenecen corales, medusas y anémonas. El estudio apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences. Foto de un myxozoo, de Ivan Fiala.

2. El descanso de los chimpancés

En una noticia esperada hace tiempo, los Institutos Nacionales de Salud anunciaron que no proseguirán usando chimpancés en investigaciones médicas. Los 50 que permanecían para posible uso luego de que en 2013 fueran retirados de la actividad científica otros, serán enviados también a santuarios de fauna para que vivan bien lo que les resta. Un punto a favor de la defensa animal.

3. Niños con cáncer con alta predisposición

El 8,5 por ciento de los niños con cáncer tienen una predisposición genética, reveló un estudio en el New England Journal of Medicine. Hasta ahora se pensaba que esas mutaciones eran raras en la población pediátrica y los resultados plantean que debe haber una modificación en la forma como se evalúan los pacientes, a los que debería practicárseles un examen genético. Aunque fue hecho en Estados Unidos puede dar pautas interesantes en otras latitudes.

4. A comer salmón alterado

La FDA de Estados Unidos aprobó, luego de 20 años de revisión, la comercialización de un salmón modificado genéticamente, que se asegura no tiene problemas para el consumo humano. Este salmón crece dos veces más rápido, lo que para algunos ambientalistas disminuye la presión sobre la aporreada población natural de la especie. Será criado en dos sitios confinados: Canadá y Panamá.

5. Hablando desde el laboratorio

Científicos crearon tejido de cuerdas o pliegues vocales que en ensayos funcionaron bien, lo que sugiere que el desarrollo de la técnica podría ser algún día ayuda para personas con problemas de afonía y disfonía, una técnica que es parece mejor que los procedimientos actuales e incluso que el trasplante. Las cuerdas creadas no generan rechazo del cuerpo según estudio con ratones. El artículo apareció en Science Translational Medicine.

6. Quieto, ébola

La vacuna desarrollada contra el ébola desarrollada por un consorcio global ofrece una protección efectiva y es bien tolerada por las personas, reveló un estudio publicado en Lancet Infectious Disease. De seguir así en otros ensayos clínicos será un arma esencial para cortar la transmisión del virus cuando se presente un nuevo brote, una ayuda de la cual se carecía ahora. No se dijo cuándo podría ser aprobada.

7. Antigüedad andina

Mucho se ha especulado sobre cuándo surgió la cadena montañosa de Los Andes. El estimado promedio aceptado hasta hoy habla que entre hace 10 a 6 millones de años. Pero ahora un artículo publicado en Geophysical Research Letters sugiere que comenzaron a formarse lentamente hace 30 millones de años, resultado basado en el análisis de rayos cósmicos que crean una forma rara de helio.

8. Gigantes viejas y escondidas

Astrónomos presentaron el mayor hallazgo de galaxias masivas de las primeras etapas del universo: 574 que existían cuando el universo tenía entre 750.000 millones de años y 1.100 millones, un hallazgo útil para entender la evolución del universo y cuándo se crearon las primeras galaxias. El descubrimiento sugiere que fueron más comunes de lo que se pensaba. El estudio apareció en The Astrophysical Journal.

9. Latidos galácticos

Las galaxias no solo tienen estrellas, planetas, gases y polvo. No, también tienen un corazón que late. Astrónomos usaron una técnica nueva para estudiar la galaxia M87 a 53 millones de años luz y detectaron miles de pulsos emitidos por las estrellas, que tienen vida, que nacen, viven y mueren. Esos latidos sugieren la edad, con lo que se logró determinar la de esa galaxia, 10.000 millones de años, lo que concuerda bien con otro tipo de mediciones. El estudio apareció en Nature.

10. Cómo cambia la vida

En la Noruega ártica científicos descubrieron restos de selvas que estuvieron allí, en lo que hoy es Svalbard, hace 380 millones de años, un recorderis de cómo cambia no solo el clima del planeta sino la ubicación y configuración de los continentes. Esos bosques crecieron en el Devónico cerca al ecuador y podrían ayudar a dar pistas sobre la reducción 15 veces de los niveles de carbono en ese entonces. El estudio apareció en Geology.

Hallan tortugas plásticas en un océano plástico

L. olivacea. Foto Bernard Gagnon/Wikipedia

Es para preocuparse: más d ella mitad de las tortugas marinas del planeta han ingerido plástico o cualquier otra basura de origen humano.

Eso dice un estudio conducido por Qamar Schuyler de la UQ’s School of Biological Sciences, en las costas de Australia, Norteamérica, sudeste de Asia, sur de África y Hawai. Fue publicado en Global Change Biology.

Ese elemento es en particular peligroso para las tortugas debido a la combinación de carga de basuras y la alta diversidad de especies.

“Los resultados indican que cerca del 52% se las tortugas del mundo han comido desperdicios”, dijo.

El estudio examinó las amenazas para 6 especies de tortugas de los 4 a 12 millones de toneladas de plástico que llegan cada año a los océanos.

Al ingerir ese material las tortugas pueden morir al bloquearse el intestino o romperse su estómago o paredes intestinales, fuera de otros problemas por los químicos tóxicos liberados por los materiales.

Ya otro estudio de Schuyler y colegas había demostrado que las tortugas y otros animales marinos ingerían por error, creyendo que era alimento, el plástico y otros desperdicios.

En el análisis de riesgo se detectó que la tortuga Lepidochelys olivacea (tortuga golfina), la más pequeña de las tortugas marinas, es la que está en más riesgo debido a su conducta de alimentación y a su distribución. Con frecuencia comen medusas y otros animales que flotan y se alimentan en el océano abierto, donde se acumula la basura.

La investigación refuerza otro estudio divulgado hace solo dos semanas, que encontró que más del 60% de las especies de aves marinas han ingerido basuras y que en 2050 el porcentaje será 99%.

Chris Wilcox, quien lideró este último estudio, dijo que ese consumo viene en aumento. “Es solo cuestión de tiempo antes de que veamos el mismo problema en otras especies, incluso en los peces que comemos”.

La invasión de las gelatinas

Medusas. Aunque parezca increíble, hordas de medusas están convirtiendo grandes destinos turísticos en lugares poco atractivos en los que miles o decenas de miles de estos gelatinosos y pulsantes animales marinos viven.
Al parecer, la proliferación se debe a las actividades humanas, que han trastocado los océanos, según estudio difundido por la Fundación Nacional de Ciencia (NSF siglas en inglés) de Estados Unidos.
Han sido invadidas grandes áreas del mar en Hawai, el golfo de México, la costa este de Estados Unidos, el mar de Bering, el Mediterráneo, Australia, el mar Negro, el mar de Japón, el mar del Norte y Namibia.
Estas hordas, que en ocasiones cubren cientos de kilómetros cuadrados, han provocado lesiones a los bañistas e incluso la muerte de algunos, aparte del daño que provocan en los peces, las minas marina sy las plantas desalinziadoras.
Se estima que desde los años 80 han representado un costo que supera varios cientos de millones de dólares.
Se encuentran en estas invasiones medusas del tamaño de un maní en Australia, hasta otras del tamaño de una nevera en el mar de Japón.
Estos animales cnidarios, de cuerpo gelatinoso, poseen tentáculos formado por células urticariantes, o nematocistos, que emplean en la captura de presas y como defensa, células que poseen una especie de cápsula con un filamento venenoso. Al entrar en contacto con una presa, estos filamentos se eyectan e inyectan veneno.
Foto de medusas en California, cortesía Michael Dawson, U. de California, Merced

Bien pueda, báñese en el mar

Cotylorhiza tuberculata, jellyfish huevo, cortesía NSF-A. Romeo

No se meta al mar de noche. Otros dicen que al amanecer. Lo pica una aguamala (medusa) como la llamamos por acá. Estos animales gelatinosos están más extendidos de lo que uno cree y son, en ocasiones, una plaga. Una mortal plaga.
Un informe especial de la National Science Foundation muestra detalles sorprendentes de la vida de los llamados jellyfish, miembros del filo cnidarios, que se dividen en cuatro clases con más de 1.500 especies en total. Muchos no se mueven por los mares, sino que permanecen pegados al suelo.
Pero veamos algunos datos curiosos:
1. Un tercio del peso total de las formas vivas en la bahía de Monterrey la proveen animales gelatinosos.
2. Tres minutos después de que alguien es aguijoneada por las mortales medusas con forma de cubo, puede morir.
3. Ocho años después de que los ctenóforos tipo peine invadieron el mar Muerto, lo dominaron por completo.
4. De 20 a 40 personas son muertas cada año en Filipinas por las medusas cubo.
5. El León de Maine es el animal gelatinoso más grande del planeta y sus tentáculos pueden medir 100 metros.
6. Existen 400 zonas muertas en los océanos, en las que lo polución impide que florezcan formas viva, excepto los jellyfishes.
7. Más de 1.000 los ctenóforos tipo peine pueblan cada metro cúbico del mar Negro.
8. Un solo cnidario puede colocar hasta 45.000 huevos al día.
9. Cerca de 500.000 personas son aguijoneadas cada año por cnidarios en la bahía Chesapeake.
10. Cerca de 500 millones de cnidarios gelatinosos del tamaño de un regrigerador flotan en el mar de Japón durante las grandes explosiones de estos animales marinos.¿Sigue con la idea de meterse al mar?