Adiviné tu pensamiento

¿Me adivinas el pensamiento? Creo que no. Pero los científicos andan un paso más adelante hacia esa meta.
Evidencias nuevas sugieren que son capaces de decir cuál recuerdo de un evento pasado está evocando una persona, basados solo en el patrón de su actividad cerebral.
Los resultados, reportados en Current Biology, se dan tras otro descubrimiento reciente del mismo grupo de investigadores del University College London de que podían decir dónde se estaba sentando una persona dentro de un cuarto de realidad virtual, logro alcanzado de la misma manera.
El avance mueve esta línea de investigación dado que nuestras memorias episódicas -esa colección de eventos diarios que configuran la autobiografía de nuestras vidas- deben ser más complejas y más difíciles de rastrear de lo que debería ser la memoria espacial básica.
“Hemos logrado mirar la actividad cerebral para una memoria episódica específica -para mirar trazos reales de la memoria”, dijo Eleanor Maguirre, investigadora senior. “Encontramos que nuestras memorias están definitivamente representadas en el hipocampo. Ahora que sabemos dónde están, tenemos una oportunidad de entender cómo los recuerdos son almacenados y cómo pueden cambiar a través del tiempo”.
Para lograrlo, Maguirre y sus colegas Martin Chadwick, Demis Hassabis y Nikolaus Weiskopf les mostraron a 10 personas tres filmes cortos antes de escanear sus cerebros. Cada película era con una actriz diferente y un escenario familiar diario muy similar. En uno, dijo Maguirre, una actriz esculcaba su bolso en busca de un sobre que colocaba en un buzón; en el segundo, otra actriz terminaba su vaso de café y echaba el recipiente vacío en una caneca de basura.
Se escaneó el cerebro de los participantes mediante imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) mientras se les pedía recordar cada uno de los filmes. Los investigadores pusieron los datos a través de un algoritmo en computador diseñado para identificar patrones en la actividad cerebral asociados con los recuerdos de cada película. Finalmente, mostraron que esos patrones podrían ser identificados en datos independientes de las imágenes escaneadas para predecir con precisión en cuál filme estaba pensando una persona cuando era escaneada.
Los resultados implican que los trazos neuronales de memorias episódicas son estables y por ende predecibles, incluso tras varias re activaciones. Aunque los patrones en cerebros individuales varían de uno a otro, también mostraron similitudes destacables en las partes del hipocampo que eran activas, dijo Maguirre.