Qué buena semana tuvo la ciencia (25-31)

Cortesía Nature

1. Primer cráneo fuera de África

Que el hombre emigró de África al Medio Oriente hace 100.000 años, luego de surgir como tal hace 200.000. O que pobló primero Eurasia hace 70.000 años. Un pedazo de cráneo hallado en una caverna en Israel parece ayudar a la solución: perteneció a alguien que vivió hace 55.000 años, era un humano africano que sugiere que la migración ocurrió hace 70.000 años, se asentaron en el Levante y de ahí poblaron Europa. El estudio apareció en Nature.

2. Anillos perdidos

La estrella anillada: astrónomos descubrieron un sistema de anillos en un objeto que gira en la joven estrella J1407 que es mucho más grande y pesado que el sistema de Saturno, según artículo avalado por el Astrophysical Journal. Parece que en él se han formado lunas. Son unos 30 anillos, cada uno de decenas de millones de kilómetros de diámetro: 120 millones de kilómetros, el doble de los de Saturno. El posible planeta sería gigante, pero no se ha visto aún.

3. Tengo sed

Científicos del HHMI encontraron, en trabajo con ratones, la zona del cerebro que regula la sed. Al activar ciertos genes en el órgano subfornical se genera sed aún si el animal está bien hidratado. Otros apagan ese deseo pese a requerir agua. Es un sistema que se mantiene en perfecto balance y que está relacionado también con la ingestión de sal, que activa la necesidad de beber. El estudio apareció en Nature.

4. Los pollitos dicen 1, 2, 3…

Los pollitos asocian valores numéricos bajos con el espacio a la izquierda y altos valores a la derecha, lo que sugiere que utilizan la misma línea mental de números que nosotros, o sea la representación espacial de estos de izquierda a derecha, según un estudio publicado en Science. Y al parecer no se trata de algo adquirido culturalmente sino de un rasgo que evolucionó hace millones de años.

5. Sorprendente hallazgo planetario

Con datos del observatorio espacial Kepler, astrónomos reportaron el hallazgo de la estrella más vieja con planetas: a 11.200 años luz, en la primera edad del universo. Se trata de la estrella Kepller-444, que alberga 5 planetas menores que la Tierra, con tamaños entre los de Mercurio y Venus. Sugiere esto que la formación de planetas se ha dado desde muy temprano y no es algo exclusivo de la última fase del universo. Recuérdese que el Sistema Solar tiene unos 4.600 millones de años. Y tiene implicaciones sobre la posibilidad de que se haya desarrollado vida mucho antes. El artículo apareció en el Astrophysical Journal.

6. Las serpientes más antiguas

Serpenteaban mucho antes de lo que se creía. Científicos reportaron en Nature Communications el hallazgo de fósiles de serpientes en Inglaterra, Portugal y Estados Unidos que datan de hace 143 a 167 millones de años, más de 70 millones de años antes de lo que se tenía registrado. Lo hallado aporta luces sobre la evolución de estos animales, sobre su cráneo y el momento en que perdieron sus patas.

7. Shssst… cerebro de bebé durmiendo

No hay descanso para los bebés mientras duermen. Un estudio revelado en Nature Communications, realizado en bebés de 9 a 16 meses, sugiere que su cerebro se mantiene activo al dormir. Comprobaron los investigadores que cuando toman una siesta, recuerdan mejor los nombres y solo tras dormir logran transferir los nombres aprendidos a los objetos nuevos similares.

8. Que se caiga el cabello

¿Se le cae el cabello? ¿Se quedó calvo? ¿Le molesta eso? Un nuevo paso hacia una posible solución dieron científicos del Sanford-Burnham Medical Research Institute al usar células madre inducidas pluripotentes para generar nuevo cabello. El artículo fue publicado en Plos One. El método provee una fuente inagotable de células del paciente para el trasplante y no está limitado por los folículos pilosos existentes.

9. Menopausia plástica

Preocupante: Mujeres en cuyos cuerpos se encuentran altos niveles de químicos hallados en plásticos, productos de cuidado personal, artículos para el hogar y el medio ambiente, experimentan la menopausia 2 a 4 años antes que las mujeres con menos cantidad de esos ingredientes, reveló un estudio en Plos One. Esos químicos están ligados a un declive en la función de los ovarios, que a su vez tiene relación con el desarrollo de enfermedad cardíaca, osteoporosis y otras condiciones.

10. Cómo revertir un huevo duro

Científicos averiguaron cómo hacer posible algo que pareciera que no lo es: cómo revertir un huevo hervido, duro, a su estado original. Y aunque no lo crea, no es un desafío a las leyes de la ciencia. Cuando se hierve un huevo, las proteínas en él se desdoblan y redoblan de una manera más intrincada. En el estudio ,os investigadores hallaron una forma de poner aparte esas proteínas en la clara del huevo y permitirles volver a su forma original. El estudio apareció en ChemBioChem y tiene aplicación para reducir costos de ciertas drogas para el cáncer y la producción de alimentos.

Que no bote su dinero en suplementos

Una de las grandes mentiras de hoy es la publicidad. Tómese esto y aquello para que esté mejor, lo cual no es cierto en todos los casos. Y para ello se vale de estudios científicos que no logran conclusiones importantes.

Tomar suplementos de vitamina D y calcio no sería efectivo para prevenir fractura de huesos en mujeres postmenopáusicas a la luz de un nuevo estudio.

El reporte no encontró evidencia de que tomar más de 400 unidades internacionales de vitamina D y 1.000 miligramos de suplementos de calcio todos los días reduzca el riesgo de fractura en mujeres postmenopáusicas sanas. De hecho, esos niveles aumentarían el riesgo de desarrollar cálculos de riñón.

Por eso el panel conocido como la Fuerza de Tarea Preventiva dijo que las mujeres en esa edad no deberían tomar esos suplementos a esos niveles ni en menor cantidad para prevenir las fracturas.

Se alertó de todas formas que se necesitan más estudios para determinar si unos niveles más altos de esos suplementos serían útiles.

Tampoco hay suficiente evidencia para recomendar o no el uso de esos suplementos para prevenir fracturas en hombres o en mujeres antes de la menopausia.

Las recomendaciones solo son válidas para personas sanas.

La decisión de tomarlos o no debe recaer en el médico y el paciente, dijo Linda Barman, profesora emérita de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Wisconsin-Madison e integrante de la Fuerza.

El Instituto de Medicina dijo que la gente necesita de 600 a 800 unidades de vitamina D y de 700 a 1.300 miligramos de calcio a día, dependiendo de la edad.

La Fuerza de Tarea recomienda 800 unidades de vitamina D en adultos mayores de 65 y más para prevenir caídas por deficiencia de ese elemento.

Ya sabe: si le venden la idea de tomar suplementos a diestra y siniestra, podría estar botando su dinero.

La menopausia vino por culpa de las nueras

No todo se da porque sí. La menopausia evolucionó, en parte, para prevenir la competencia entre una madre y su nuera, según un estudio publicado en el journal Ecology Letters.

Esta investigación parece explicar por primera vez, según los autores, porqué la relación que las mujeres mantenían con sus nueras pudo haber desempeñado un rol principal.

El estudio fue hecho por investigadores de las Universidades Turku (Finlandia), Exeter (Reino Unido), Sheffield (Reino Unido) y Stanford (Estados Unidos).

Los datos mostraron que una abuela que tuviera un bebé en edad avanzada, al mismo tiempo que su nuera, derivaba en que los bebés tuvieran un 50% de menos chance de sobrevivir hasta la adultez.

El análisis puede servir para resolver ese gran misterio de porqué las hembras humanas, a diferencia de la mayoría de animales, dejaban de reproducirse tan temprano en su ciclo vital. Añade peso además a la teoría de que la menopausia evolucionó para permitirles a las mujeres enfocarse en sus nietos. Este rol, tradicionalmente, incluía proveer alimentos para la familia y proteger a los niños de accidentes y enfermedades.

Este tema ha sido poco analizado dado que requiere datos muy detallados sobre el éxito reproductivo de varias generaciones de mujeres, con conocimiento de quién vivía con quién y cuándo.

Los científicos analizaron 200 años de información recogida por Virpi Lummaa, de Sheffield y su estudiante Mirkka Lahdenperä de Turku, tomada de registros de iglesias de la Finlandia preindustrial. Ambas analizaron la información de las tasas de natalidad y mortalidad de 1700 a 1900, antes del advenimiento de la seguridad social y los métodos anticonceptivos.

El estudio reveló que las mujeres tenían más nietos si dejaban de reproducirse hacia los 50 años. El equipo cree que en parte se debe a la disminución de la competencia entre las mujeres mayores y sus nueras debido al apoyo que ellas podían prestarles a sus nietos.

Un niño nacido en familias con la suegra y la nuera reproduciéndose simultáneamente tenía dos veces más riesgo de morir antes de los 15.

Eso, se halló, no sucedía cuando madre e hija tenían hijos al tiempo, lo que sugiere que una crianza cooperativa en mujeres emparentadas y conflictiva cuando no.

La madre no compite con la hija, pues lleva el 50% de sus genes, lo que no es del caso entre suegra y nuera.

El caso finlandés revela que la mujer promedio se beneficiaba al dejar de reproducirse a los 51 si había competencia con su nuera, no con su hija.

Aunque algunas teorías sugieren que la menopausia surgió para evitar que mujeres adultas murieran durante la preñez y el parto, el estudio finlandés encontró que solo 2% de las finlandesas en sus años 40 murieron al parir.

Por qué existe la menopausia

¿Por qué se da la menopausia en las mujeres? Científicos encontraron un link entre las ballenas asesinas, las ballenas piloto y los humanos: en las tres, las hembras dejan de reproducirse relativamente temprano en sus vidas, según investigadores de las universidades Exeter y Cambridge. Y esto tiene una explicación.
A pesar de las muy distintas estructuras sociales en las tres especies, los científicos encontraron que ellas llegan a ser genéticamente muy relacionadas con los que viven mientras envejecen. Es decir: a las hembras les resulta motivador hacer lo que es mejor para la supervivencia de los suyos o de los más cercanos.
Esto crea el rol de la abuela, donde la tasa exitosa de reproducción es ayudada por hembras adultas que comparten parentesco y dejan de reproducirse para permitirles a las más jóvenes un mejor acceso a los recursos, reportan los investigadores en Proceedings of the Royal Society B.
Como explicara Michael Cant, de Exeter, siempre ha sido un misterio porqué sólo las ballenas dentadas y los humanos han evolucionado la menopausia, mientras las hembras de otras especies continúan procreando hasta tarde en sus vidas.
En las ballenas, las mayores el grupo se hacen más cercanas a las más jóvenes
Esta parece ser una explicación plausible.