Gases de saurópodos calentaron la Tierra

Que los animales modifiquen el clima, no es nada nuevo, pero que sean sus gases los que lo hagan sí es nuevo. Y llamativo.

Un estudio presentado en Current Biology sugiere que los dinosaurios saurópodos producían suficiente metano como para haber transformado el clima de su época, de húmedo y templado a caliente.

Esos animales estaban por todos lados hace 150 millones de años. Tal como en las vacas, los microbios productores de metano ayudaban en la digestión de estos enormes dinosaurios fermentando el alimento vegetal que ingerían.

“Un simple modelo matemático sugiere que los microbios que vivían dentro de los saurópodos pueden haber producido el suficiente metano para tener un efecto importante en el clima del Mesozoico”, dijo Dave Wilkinson, de Liverpool John Moores University. “De hecho, nuestros cálculos sugieren que esos dinosaurios pudieron haber producido más metano que todas las fuentes actuales –naturales y antrópicas-puestas juntas”.

Wilkinson y el coautor del estudio, Graeme Ruxton de University of St Andrews estudiaban la ecología de los saurópodos cuando se preguntaron si una vaca puede producir suficiente metano para llamar la atención de los climatólogos, ¿qué tal los saurópodos? Entonces se unieron con un experto en metano, Euan Nisbet, de la University of London, apra realziar los cálculos.

Los fisiólogos de animales han estudiado la producción de metano en varios animales modernos para sacar ecuaciones que predigan la producción de ese gas en animales de distintos tamaños. Un saurópodo mediano pesaba unos 20.000 kilos y estos vivían en grupos de unos pocos adultos a unas pocas decenas de individuos por kilómetro cuadrado.

Wilkinson, Ruxton y Nisbet calcularon las emisiones globales de metano de los saurópodos en 520 millones de toneladas por año, comparables con las emisiones modernas. Antes de que la industria se desarrollara hace 150 años, las emisiones eran de unas 200 toneladas año. Los rumiantes –desde vacas a cabras y jirafas- emiten hoy de 50 a 100 toneladas años.

Es decir, la incidencia sobre el clima de la Tierra de aquellos enormes dinosaurios es evidente.

¡Qué gasesitos!

La nueva frontera

A rescribir los textos de ciencia e historia: el período Cuaternario no comenzó hace 1,8 millones de años, sino hace 2,6 millones según decisión de la Comisión Internacional de Estratigrafía publicada en el Journal of Quaternary Science.
La decisión se tomó tras décadas de debate y cuatro años de dispendiosa investigación.
Fue en el siglo XVIII cuando la historia de la Tierra fue dividida en cuatro épocas: Primaria, Secundaria, Terciaria y Cuaternaria, aunque las dos primeras han sido renombradas como Paleozoico y Mesozoico. Las dos últimas han permanecido tal cual durante más de 150 años, hasta hoy.
Para el profesor Philip Gibbard, “ha sido acordado hace tiempo que la frontera del Cuaternario debería estar situada en los primeros signos de enfriamiento climático global.
En 1983 la frontera había sido situada hace 1,8 millones de años, lo que para muchos no tenía sentido dado que en ese límite no aconteció nada especial.