Curiosity encontró oro en Marte

Aunque no ha encontrado señales de compuestos orgánicos y tampoco rastros de actividad biológica alguna, la Nasa confirmó ayer tarde en rueda de prensa que el robot Curiosity encontró un gran yacimiento de oro en Marte.

El explorador, el más sofisticado robot construido por el hombre para la exploración planetaria, se encuentra en el cráter Gale en suelo marciano, en donde con su brazo robótico ha excavado en el suelo en busca de elementos de interés para la ciencia.

En el segundo análisis hecho por su pequeño laboratorio, el robot descubrió un mineral que no se esperaba existiese en el llamado planeta rojo.

A raíz del hallazgo, realizado a comienzos de mes, los científicos de la agencia espacial norteamericana procedieron a examinar una y otra vez los datos transmitidos por Curiosity, para evitar cualquier posible error.

Cuando hubo verificación total, la agencia decidió convocar a rueda de prensa, la que se cumplió anoche en las instalaciones del Jet Propulsion Laboratory en Pasadena, California, centro que maneja la misión.

Medios periodísticas y científicos comenzaron a especular, creyendo que la inesperada citación se debía al hallazgo de alguna huella biológica.

Ayer al atardecer (9 p.m. hora colombiana), los directores científicos de la misión del Mars Science Laboratory Project informaron que el robot había encontrado una gran veta de oro, lo que se deduce luego de estimar el alto porcentaje del metal en una roca de 10 por 7 centímetros que pulverizó el brazo robótico con ayuda del rayo láser que porta.

La Nasa dijo que no cree que se llegue a explotar el mineral en ningún momento en el futuro, no solo por los costos, sino porque se trata de una inocentada.

¡Pásela por inocente!

Foto cortesía Nasa

Metalástico o metal plástico o al revés

Plástico más metal. Imagínese un plástico que conduce la electricidad y un metal que no pesa más que una pluma. ¿Posible? ¿Ciencia-ficción?
Científicos alemanes tuvieron éxito en hacer el plástico conductor rebajando costos de producción. El plástico es ligero y barato, y aísla la corriente eléctrica, mientras el metal es pesado y conduce la electricidad.
Investigadores del Ifam en Bremen, Fraunhofer-Gesellschatft combinaron las propiedades de los dos materiales, no mezclándolos ni superponiéndolos en capas. Tampoco necesitaron una maquinaria especial.
Hasta hoy se había logrado un híbrido, con plástico que contenía tableros de circuitos impresos, como en autos y aviones.
El nuevo desarrollo es un compuesto, logrado en un proceso especial de mezcla que produce una red conductora de electricidad, que tiene además estabilidad química y poco peso. Un logro adicional: no será necesario en un futuro integrar los tableros con circuitos metálicos, sino que todo será producido en un solo paso.
En la foto el nuevo material, cortesía Fraunhofer-Gesellschaft