Nos parecemos a un gusano, sugiere estudio

Tendríamos menos genes, aunque no dejaríamos de ser por eso menos complejos.

Sí, un nuevo estudio actualizó el número de genes que poseemos los humanos, esos que pueden generar proteínas, y encontró que solo tenemos 19.000, unos 1.700 menos que evaluaciones previas.

El estudio fue publicado en Human Molecular Genetics y concluyó además que la mayoría de esos genes tienen sus ancestros antes de la aparición de los primates hace 50 millones de años.

Nuestra historia viene de mucho más atrás.

El encogimiento del genoma humano es como los científicos describen las continuas correcciones al número de genes codificadores de proteínas que ha culminado con los cerca de 19.000 genes descritos en este trabajo.

“La parte codificante del genoma que produce proteínas está en movimiento continuo, Nadie podía haberse imaginado hace unos años que tan pocos genes pudieran hacer algo tan complejo”, dijo Alfonso Valencia, del CNIO, centro español de investigación en cáncer, quien encabezó el estudio.

Una de las hipótesis derivadas de la investigación es que más del 90% de los genes humanos producen proteínas que se originaron en metazoarios u organismos multicelulares del mundo animal hace cientos de millones de años. Cerca del 99% de esos genes estaban antes del surgimiento de los primates.

Para David Juan, otro investigador, el número de nuevos genes que separan los humanos de los ratones, esos genes que han evolucionado desde la aparición de los primates, puede ser menos de 10.

Eso contrasta con los más de 500 genes humanos con orígenes desde la aparición de los primates.

El estudio acerca el número de genes que tenemos a los gusanos Caenorhabditis elegans, gusanos de solo 1 milímetro de longitud y aparentemente menos complejos que nosotros.

La vida sin oxígeno: ¡claro que sí!

¿Cuánto aguanta usted sin respirar? En el fondo del Mediterráneo se acaba de encontrar lo impensado: tres organismos que viven sin oxígeno. O eso es lo que se ha visto hasta ahora.
Un grupo de investigadores italianos y daneses halló tres especies de animales multicelulares o metazoarios que pasan toda su vida privados de oxígeno en las aguas del fondo.
Hasta ahroa se conocía que sólo los virus y los microorganismos unicelulares tenían reservada esa forma de vida.
El descubrimiento “abre una nueva puerta a los metazoarios que creíamos no existía”, dijo Lisa Levin, oceanógrafa biológica de Scripps Institution of Oceanography en La Jolla, California.
Roberto Danovaro, de la Universidad Politécnica de Marche en Ancona, y sus colegas, recogieron los animalitos durante tres cruceros al sur de las islas de Grecia. Las especies, que no han recibido nombre, pertenecen a un filo de pequeños habitantes de las profundidades llamados Loricifera. Miden menos de 1 milímetro y viven a más de 3.000 metros de profundidad en los sedimentos anóxicos de la base Atalanta, un sitio poco explorado.
Aunque previamente se han encontrado animales en ambientes carentes de oxígeno, Danovaro dice que no se ha aclarado nunca si viven en ellos permanentemente, como es el caso de los tres reportados.
El informe fue presentado en BMC Biology, de donde se tomó la imagen.