¡Qué semana! Mis 10 noticias científicas (1 al 7 de junio)

1. Dependemos de 28 elementos químicos

Hasta ahora se conocía que 27 elementos químicos eran esenciales para la vida humana. Habrá que agregarle otro, el 28: bromo (Br). Científicos publicaron en el journal Cell que ese elemento, uno de los 92 que se dan naturalmente en el universo, es vital para el desarrollo de los tejidos en todos los animales, de las criaturas marinas más primitivas hasta los humanos. Sin el bromo, no hay animales. Ese es el descubrimiento, dijo Billy Hudson, uno de los autores del estudio.

2. Duermo para aprender

Científicos mostraron, por primera vez según dijeron, que dormir luego de aprender incentiva el crecimiento de espinas dendríticas, esas pequeñas protuberancias en las neuronas que conectan con las otras células cerebrales y facilitan así el paso de información mediante la sinapsis, esas uniones en las cuales se unen las neuronas. El estudio fue publicado en Science. El sueño profundo, además, es esencial para ese crecimiento. O sea: aprenda y… duerma.

3. Cuando Theia chocó con la Tierra

La Luna sí se formó del gran choque de un enorme cuerpo, Theia, con la Tierra hace 4.500 millones de años, reveló un estudio publicado en Science, en el que se analizaron con mayor precisión isótopos de oxígeno presentes en Luna y Tierra, que mostraron diferencias, lo que sugiere que sí hubo el choque de cuerpos diferentes, de lo que algunos han dudado.

4. Llegan dos novedosas armas

Si se esperó tanto, unos meses más no interesa. Dos nuevos antibióticos estarían disponibles en poco tiempo en momentos en que la crisis por la resistencia de las bacterias es seria. Uno es Dalvance, intravenoso, para tratar infecciones de tejido blando y piel, que fue aprobado ya. El otro es oritavancin, que fue publicado en el New England Journal of Medicine, como la primera, efectiva contra el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina y para otras infecciones de la piel. Dalvance es la primera droga aprobada mediante el programa de incentivos a las farmacéuticas para desarrollar nuevos antibióticos.

5. El aire sí enferma y mata

La contaminación del aire está relacionada con latidos irregulares y coágulos pulmonares, reveló un extenso estudio publicado en el journal Heart. En cuanto a ataques y derrames no fueron tan claros los resultados, aunque el ritmo irregular está relacionado médicamente con un mayor riesgo de derrames. Los riesgos se deben a ciertos tipos de contaminantes que se encuentran hoy en el aire: el material particulado 2,5 es la mayor amenaza.

6. Aire fresco, por favor

Las tiernas y reiteradas fotos de los koalas, esos simpáticos para nosotros marsupiales australianos, abrazados al tronco de los árboles tendrían más de fondo. Un estudio revelado en Biology letters sugiere que se abrazan a los árboles para disminuir la temperatura en las fuertes temporadas calientes de la región. Este novedoso sistema de aire acondicionado ha sido visto en otras especies de aves y hasta insectos.

7. Primera estrella híbrida

Hacía más de 35 años se habían sugerido, pero no se habían detectado. Astrónomos descubrieron la primera estrella Thorne-Zytkow, una estrella híbrida expuesta por Kip Thorne y Anna Zytkow: son objetos híbridos, estrella supergigante roja (como Betelgeuse en Orión) y estrella de neutrones. Difieren en sus marcas químicas que resultan de una actividad única en su núcleo. Se trata de la estrella HV 2112 en la Pequeña Nube de Magallanes, según se publicó en Mobnthle Notices of the Royal Astronomical Society.

8. Se me olvidó… me acordé

Neurocientíficos de la Universidad de California lograron borrar y reactivar recuerdos en ratas alterando su reacción a esos eventos del pasado. El estudio publicado en Nature mostró la capacidad para remover selectivamente un recuerdo y reactivarlo mediante la estimulación de los nervios en el cerebro en frecuencias conocidas para debilitar y fortalecer las conexiones entre las neuronas, la llamada sinapsis. El hallazgo podría ser aplicado algún día para reducir los efectos del Alzheimer y otras condiciones cerebrales.

9. ¡Rocas de plástico!

Al debate sobre cómo los humanos hemos transformado el entorno en la actual época, el antropoceno según denominación de geólogos reconocidos como Jan Zalasiewicz, se sumó un descubrimiento publicado en GSA Today: ¡rocas de plástico! Sí, se encontraron rocas con contenido de plástico en las playas de Hawai, denominado por los investigadores ‘plastiaglomerado’ porque también contiene otro material. Una muestra de la profunda transformación, para mal, del planeta.

10. Otro tipo de planetas

Astrónomos anunciaron haber descubierto otro tipo de planetas: una mega Tierra, que pesa 17 veces la nuestra y tiene un tamaño 3 veces mayor aproximadamente. Se trata de Kepler-10c, a unos 560 años luz de la Tierra, girando alrededor de una estrella a la cual da la vuelta cada 45 días nuestros. Hasta ahora se creía que este tipo de planetas no podía formarse, pues por su masa debería haber cogido gas en su formación y terminar como un Júpiter. Pero es sólido. La revelación del hallazgo la hizo el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics.

Estamos a merced de las bacterias: OMS

Cualquier infección por pequeña que sea, puede matar a cualquier persona del planeta, expresó hoy la Organización Mundial de la Salud al entregar un preocupante informe sobre el estado de los antibióticos indicando que se perderán años de ganancia de la medicina moderna.

La resistencia antimicrobiana, incluyendo la resistencia a antibióticos, no es una predicción de futuro, está ocurriendo ya en todas las regiones del planeta.

“Sin una acción urgente, coordinada de los tomadores de decisiones, el mundo se encamina a una era postantibióticos, en la cual infecciones comunes y lesiones pequeñas, que han sido tratables por décadas, pueden matar de nuevo”, dijo Keiji Fukuda, asistente del director genetal de la OMS para Seguridad de la Salud.

“Los antibióticos efectivos han sido uno de los pilares que nos han permitido vivir mas, vivir más sanos y beneficiar de la medicina moderna. A menos que tomemos acciones significativas para mejorar esfuerzos para prevenir infecciones y cambiar también cómo producimos, prescribimos y usamos antibióticos, el mundo perderá más y más de esos logros de salud pública y las implicaciones serán devastadoras”.

El reporte entregado hoy dice que la resistencia se presenta con varios agentes infecciosos pero se centra en resistencia a los antibióticos en 7 bacterias responsables de enfermedades comunes y serias como la sepsis, diarrea, neumonía, tracto urinario y gonorrea. Los resultados son preocupantes.

Entre los hallazgos que presenta el informe figuran:

La resistencia al tratamiento de última generación para la infección causada por una bacteria intestinal, Klebsiella pneumoniae se ha regado por todo el mundo. Es causante de infecciones como neumonía, de la sangre, de recién nacidos y en salas de cuidados intensivos.

La resistencia a las medicinas más usadas contra E. coli causante de infecciones urinarias es tan alta que ya no funcionan en más del 50% de los pacientes.

Falla el tratamiento con cefalosporinas para la gonorrea y hoy más de 1 millón de personas están infectadas cada día.

La resistencia genera más riesgo de muerte, al punto que las personas con Estafilococo aureus resistente a la meticilina tienen un riesgo 64% mayor de orir que los no resistentes.

Especial fin de semana: ¡Atacan las superbacterias!

En los corredores el aviso es claro: lávese las manos. Y se colocan dispensadores con jabón bactericida. La advertencia, que hace unos años no era común, se vive en todos los centros hospitalarios de primer nivel.

No se sabe con certeza cuántos visitantes han contraído una infección en un hospital. Pero en Colombia, de acuerdo con Elkin Lemos, infectólogo de la Universidad Nacional, las infecciones intrahospitalarias le cuestan al sistema 772.000 millones de pesos al año.

Su estudio se basó en las infecciones provocadas por Acinetobacter baumanii, que tiene una mortalidad del 40 al 60%, uno de una decena, según informó, de bacterias que amenazan los ambientes hospitalarios sin ser aniquiladas por las medicinas existentes.

Pero no son solo las llamadas superbacterias. Hay más. La resistencia a los medicamentos contra diversas enfermedades es problema de salud pública.

El mundo entró en la era post-antibiótica de acuerdo con lo expresado en un comunicado por la Organización Mundial de la Salud el mes pasado luego de que científicos reportaron el hallazgo en Nueva Delhi (India) de una bacteria en el agua resistente a casi todos los antibióticos.

“En la ausencia de acciones urgentes correctivas y protectoras, el mundo se está dirigiendo hacia una era post-antibióticos, en la cual varias infecciones comunes una vez más matarán sin ser batidas”, según Margaret Chan, directora general de la OMS durante el Día Mundial de la Salud, dedicado en 2011 a combatir la resistencia a las drogas.

Esa resistencia, precisamente, está alcanzando niveles sin precedentes y no se están produciendo nuevos antibióticos con la rapidez requerida, de acuerdo con Zsuzsanna Jakab, directora de la OMS para Europa.

Si todos los países enfrentan la situación, ninguno podrá sentirse seguro.

El año pasado se produjeron al menos 440.000 nuevos casos de resistencia multidroga a la tuberculosis y los casos más serios de esa resistencia fueron reportados en 69 países.

Al tiempo, el parásito de la malaria adquiere resistencia incluso a la última generación de medicinas y esa resistencia está emergiendo a las drogas antiretrovirales para personas con VIH/sida.

A Estados Unidos la resistencia a los antibióticos le cuesta más de 20.000 millones de dólares y miles de vidas cada año.

A la fecha hay pocos antibióticos en desarrollo. Sólo dos clases han sido descubiertas en las últimas tres décadas en comparación con 11 en los 50 años previos a esos años.

La falta de iniciativas se debe en parte a la negativa de las empresas farmacéuticas de gastar millones en el desarrollo de una nueva medicina siendo que recibirán la orden de restringir su uso para no crear resistencia.

“El descubrimiento debe ser soportado por nuevos mecanismos financieros que permitan a las compañías recibir un retorno por su inversión en nuevas drogas, mientras se limita su uso a situaciones de gran necesidad”, de acuerdo con David Brennan, jefe ejecutivo de AstraZeneca, una empresa farmacéutica citado por Dow Jones Newswires.

En el caso de Nueva Delhi, dijo un artículo aparecido en The Lancet Infectious Diseases, científicos de Cardiff University en el Reino Unido que examinaron pruebas de agua en un radio de 12 kilómetros encontraron un gen en una variedad de bichos en dos de las 50 muestras y en 50 de 171 pruebas en aguas residuales, como por ejemplo las aguas callejeras estancadas.

El gen NDM-1 confiere resistencia a casi todos los antibióticos conocidos, por ejemplo al potente carbapenem y, para preocupación, fue hallado en el cólera (Vibrio cholera) y en disentería (Shingella boydii).

Scientific American publicó que ha sido reportado ya en otros países.

El año pasado, las infecciones por Clostridium difficile sobrepasó a la bacteria Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, como la causa líder de infecciones adquiridas en los hospitales en E. U.

Se disemina por contacto entre personas por ingestión de las esporas, que pueden permanecer viables dentro del organismo por periodos prolongados. Provoca diarrea y severos dolores en la forma benigna hasta colitis seudomembranosa que pone en riesgo la vida.

En Estados Unidos se presentan al menos 3 millones de casos cada año y un tercio o más de los pacientes experimentan recurrencia de la infección durante el primer mes y quienes han experimentado más de un episodio tienen del 50 al 65% de chances de sufrir un ataque severo.

Aunque no se reportaba casi nunca en niños, el año pasado dos informes reportaron que la tasa de hospitalización infantil por esa causa se dobló en cinco años.

Un informe en la revista The Scientist revela que no sólo es más frecuente, sino que sus síntomas son más severos: más del 30% de los pacientes de más de 60 años mueren y más del 41% de loas de más de 90 años.

Aunque la resistencia a los antibióticos aún no es generalizada, algunas cepas se han hecho resistentes a las quinolonas.

La situación no es sencilla. Un informe de la Clínica Mayo reveló que una táctica empleada en las Unidades de Cuidados Intensivos para reducir la presencia del S. aureus y el enterococco resistente a la vancomicina, la detección de que si quienes ingresan a las UCI portan las bacterias, no ofrece ventajas.

Un informe reciente del Grupo para el Control de la Resistencia Bacteriana de Bogotá obtenido en las 36 instituciones de alta complejidad en Colombia (29 de Bogotá y 7 de otras ciudades) de acuerdo con un comunicado de la Universidad Nacional, de 2001 a 2009, 323.108 personas adquirieron infecciones intrahospitalarias.

El mismo informa agrega que quienes más fallecen por la infección son los multirresistentes a los antibióticos que las combaten, resistentes a tres o más medicamentos. Para Lemos “es frecuente que la bacteria no se deje matar (…) y esto ocasiona la muerte del paciente”.

Cada paciente le costó al sistema de salud, en 2009, de 13 a 15 millones de pesos, entre drogas, hospitalización y otros insumos.

La OMS ha entregado una serie de recomendaciones para enfrentar la amenaza, como asegurar el acceso de las personas que lo requieran a medicinas que se les suministren sin interrupciones; promover y regular el uso racional de medicamentos; y desarrollar e implementar planes nacionales.

Las superbacterias contraatacan.