10 noticias científicas de la semana

Cortesía C. Young-M. Jeffords

1. Una pájara muy confianzuda

Que hay aves que colocan huevos en nidos de otros pájaros para que los críen y así evitarse el esfuerzo, no es noticia. Aves parásitas. Pero ahora científicos hallaron algo más sorprendente: una hembra molothrus de cabeza café que pone huevos pero nos e desentiende de su familia. La próxima vez los pone en el nido donde mejor cuidaron los anteriores, evitando aquellos donde no fructificaron . El estudio apareció en Proceedings of the Royal Society B.

2. ¿Alzheimer contagioso?

En una investigación que de confirmarse tendría grandes implicaciones, científicos reportaron lo que parece ser la primera transmisión de alzheimer entre personas durante un procedimiento médico que, en este caos, ya está en desuso. Hormonas contaminadas de cadáveres que produjeron en los receptores la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob y las características acumulaciones de proteínas beta amiloides en el cerebro. De comprobarse se tendrían que extremar las medidas de seguridad en intervenciones quirúrgicas, transfusiones y otros procedimientos.

3. Ansiosos por las redes sociales

La necesidad de estar disponibles 24 horas 67 días a la semana en las redes sociales puede estar provocando depresión, ansiedad y reduciendo la calidad del sueño en los adolescentes y jóvenes, según un estudio presentado en Bristish Psychological Society, por el temor a no estar respondiendo de inmediato los mensajes. Una situación ayudada por las características mismas de la adolescencia, un periodo con propensión a la ansiedad y la depresión.

4. El extraño Plutón

La Nasa reveló nuevas imágenes de Plutón tomadas por la sonda New Horizons en su paso hace dos meses. Se aprecia una zona con cráteres y montañas, y valles que pueden ser cavados por algo que fluye sobre la superficie. Se observan posibles dunas, lo que es toda una sorpresa, y flujos de hielo de nitrógeno. Las montañas podrían ser enormes bloques de hielo de agua dura flotando sobre depósitos más suaves de nitrógeno. Un mundo raro e inexplicado hasta hoy.

5. Nuevo homo

Sin fecha probable aún de existencia, científicos reportaron en eLife el hallazgo de una nueva especie de homínino, el Homo naledi, de una caverna en Sudáfrica, que aún no se sabe dónde encuadra en la evolución del género. Se trata de fósiles de individuos pequeños, con un tercio de la capacidad craneana del H. sapiens. Aunque presenta rasgos morfológicos antiguos, también algunos más modernos. En lo profundo de la caverna se hallaron alrededor de 1.500 huesos de unos 15 individuos.

6. El niño se pone serio

El Centro de Predicción del Clima de Estados Unidos presentó un nuevo informe en el cual dice que existe 95% de probabilidad de que el fenómeno de El Niño se prolongue hasta finales del invierno del Hemisferio Norte y se vaya desvaneciendo en la primavera (marzo-junio) de 2016. El fenómeno alcanzaría máxima intensidad entre noviembre y diciembre próximos.

7. La primera tortuga

En Plos One científicos reportaron el hallazgo de la más antigua tortuga marina del planeta, hallada en alas afueras de Villa de Leyva (Colombia) donde vivió hace cerca de 120 millones de años. Es unos 25 millones de años más antigua que la que se tenía hasta hoy como tal. Fue bautizada como Desmatochelys padillai. Se encontró en depósitos del Cretáceo. Las tortugas marinas descienden de las de agua dulce que se originaron hace cerca de 230 millones de años.

8. Oxígeno mentiroso

Engañoso: la atmósfera terrestre contiene oxígeno porque lo producen las plantas a través de la fotosíntesis. Científicos reportaron que es posible la presencia del elemento mediante procesos abióticos. ¿Qué significa? Que cuando se busque vida en otros planetas podría haber falsos positivos. Eso se desprende del estudio presentado en Scientific Reports. Ese oxígeno es producido por la reacción fotocatalítica del óxido de titanio.

9. El ritmo de la violencia

Los jóvenes que tienen una menor tasa cardíaca en reposo son más propensos a desarrollar violencia criminal años después en su vida, de acuerdo con una investigación presentada en Jama Psychiatry. Esa baja frecuencia ha sido asociada en el pasado a conductas antisociales en niños y adolescentes, pero hasta ahora se vincula a acciones violentas severas.

10. Bacterias en dieta

Dime qué bacterias intestinales tienes y de diré qué debes comer. Sí, un estudio reveló en detalle cómo nuestras bacterias más comunes interactúan durante el metabolismo, sugiriendo que con base en esa configuración podría establecerse una dieta para rebajar peso y reducir el riesgo de enfermedad. Mediante cálculos matemáticos los investigadores logran predecir cómo distintos pacientes responderán a una dieta modificada, con base en las microbioma intestinal. El estudio apareció en Cell Metabolism.

Pataletas de los bebés son culpa de las bacterias

Si su bebé es tímido, miedoso, llorón o aventurero, quizás no sea por su parecer, sino por… las bacterias que tiene en sus intestinos.

Investigadores de The Ohio State University estudiaron los microbios en el intestino de bebés de 18 a 27 meses y halló que la abundancia y diversidad de ciertas especies de bacterias parecen impactar su comportamiento, en particular el de los niños.

Una correlación consistente pese a eliminar otros factores como alimentación del seno, dieta y método de crianza, que se sabe son influenciados por el tipo de microbios en los intestinos.

Los investigadores no estaban buscando respuestas al ‘genio’ de los pequeños sino pistas acerca de cómo inician ciertas enfermedades como asma, alergias, obesidad y otras.

“Hay evidencia sustancial de que la bacteria intestinal interactúa con las hormonas del estrés implicadas en enfermedades crónicas como la obesidad y el asma”, según Lisa Christian, investigadora. “El temperamento del bebé nos da una idea de cómo reacciona al estrés. Esa información, combinada con el análisis de la microbioma intestinal nos ayuda a identificar oportunidades para prevenir pronto asuntos de enfermedades crónicas”.

Ella y el microbiólogo Michael Bailey estudiaron las deposiciones de 77 niñas y niños y hallaron que aquellos con los más tipos genéticamente más diversos de bacteria exhibían con mayor frecuencia conductas relacionadas con el buen genio, la curiosidad, sociabilidad y la impulsividad. Solo en niños, se reportó que los rasgos de personalidad extrovertida se asociaban con la abundancia de microbios, desde las familias Rikenellaceae y Ruminococcaceae y los géneros Dialister y Parabacteroides.

“Definitivamente hay una comunicación entre las bacterias en el intestino y el cerebro, pero no sabemos cuál inicia la conversación”, dice Bailey.

“Tal vez los niños mas extrovertidos tienen menos hormonas del estrés impactando sus intestinos que los tímidos. O quizás las bacterias ayudan a mitigar la producción de esas hormonas cuando el niño halla algo nuevo. O puede ser una combinación de ambas”.

La asociación entre temperamento y microbioma en las niñas fue menos consistente que en niños. Sin embargo, en estas, comportamientos como autocontrol, dulzura y atención estaba asociada con una menor diversidad de bacteria intestinal, y aquellas niñas con abundancia de Rikenellaceae parecían experimentar más temor que aquellas con una diversidad más balanceada de microbios.

El estudio fue publicado en Brain, Behavior, and Immunity.

Aditivos en las comidas procesadas enferman

Una pata más que le nace al cojo: 2 de los 15 más comunes emulsificantes que unen los componentes aguados y aceitosos de las comunidades procesadas pueden alterar la microbioma del intestino y reducir la capa de moco que separa las células inmunes y las bacterias, lo que puede conducir a inflamación y al síndrome metabólico según un estudio en Nature.

Para decirlo más sencillo: 2 de los aditivos de los alimentos procesados son malos para la salud.

El estudio se hizo con ratones. Aquellos que los consumieron eran más proclives a desarrollar una variedad de síntomas que son las señales de esas enfermedades.

Se trata de los emulsificantes carboximetilcelulosa o polisorbato 80. Con niveles suministrados de 0,1 a 1%, el máximo recomendado por la FDA, los ratones proclives a la inflamación tenían dos veces más riesgo de desarrollar colitis; los dos grupos de ratones comieron más, ganaron 7% de su peso corporal, desarrollaron resistencia a la insulina, tenían niveles más altos de azúcar en la sangre, todos componentes del síndrome metabólico.

En lso ratones que ingirieron el emusificante la capa que separa la microbioma del contacto con las células inmunitarias desencadenando inflamación se redujo en la mitad. Al tiempo, la población de especies de bacterias en el intestino varió. Aquellas que pueden comer a través del moco se hicieron más populosas mientras disminuyeron las especies que producen químicos antiinflamatorios.

Los emulsificantes son comunes en el helado, las vinagretas y muchos otros alimentos empacados, pero no se conoce aún cómo afectan el intestino humano.

Por eso la recomendación de los investigadores es ingerir menos alimentos procesados.

Las evidencias de este y otros estudios parecen contundentes.

80 millones de bacterias se traspasan en un beso (bésame microbio)

El microbioma del beso. O, más claro, la increíble cantidad de bacterias que se transmiten en un beso. Sí: hasta 80 millones en un beso apasionado de 10 segundos.

Eso revela un estudio de los Países Bajos, que encontró además que las parejas que se besan al menos 9 veces al día tienen comunidades microbianas similares en sus bocas.

Pero que el pánico no acabe los besos: solo una pequeña fracción de aquella cantidad coloniza el cuerpo humano, según Remco Kort, coautor del estudio, profesor de la Universidad de Amsterdam.

Uno posee más de 100 billones de microorganismos en el cuerpo, el microbioma , una colección que ayuda a digerir la comida, prevenir enfermedades, sintetizar nutrientes y esa comunidad es moldeada por la genética, la dieta y la edad. Ah, claro, y en los besos también se puede modificar según el estudio aparecido en Microbiome.

El estudio se realizó con 21 parejas, incluidas dos de homosexuales. No solo se conocieron sus costumbres referentes al beso y a besarse, sino que se tomaron muestras de sus bocas.

Se encontraron unos 700 tipos de bacterias en la boca. Aquellos que se besan con frecuencia tienen una microbiota oral similar. La de la lengua era más parecida que la de la saliva.

“La lengua es donde la bacteria halla un nicho y coloniza por largos periodos de tiempo”, dijo Kort. En contraste, la saliva es un ambiente dinámico. En ella vemos el efecto directo del beso, pero desaparece con el tiempo”.

Sobre sus efectos en la salud hay poco o ningún estudio.

Se encontró además que el 74% de los hombres besa con más frecuencia que sus parejas mujeres. En total, los hombres reportaron unos 10 besos al día, por solo 5 de las mujeres.

Los resultados se usarán en el besómetro (kiss-o-meter), una exhibición interactiva en Micropia, el primer museo de microbios en Amsterdam. Las parejas se podrán besar en el museo y un sensor leerá el tipo de beso y el número de bacteria probablemente transmitido entre las dos personas.

Bacteria de la vagina produce un antibiótico

No solo hacen daño. Muchas de ellas son benéficas. Por ejemplo, proveen medicamentos.

Sí las bacterias de nuestro cuerpo son un mundo inexplorado. Científicos reportaron en Cell que una bacteria que vive en la vagina es fuente de un antibiótico, lactocilina, lo que sugiere el potencial médico de esa extensa comunidad bacteriana.

Algunos estudios han sugerido que la composición de nuestro microbioma, el conjunto de bacterias que vive en nuestro cuerpo, tiene impactos altos en la salud, pero es difícil saber cómo funciona.

Para intentar llenar algunos de esos vacíos, Michael Fischbach, de la Universidad de California en San Francisco, lideró un grupo que construyó un algoritmo, desarrollando un programa de computador capaz de reconocer genes conocidos por hacer pequeñas moléculas que pueden obrar como drogas. Cuando lo enfocaron a buscar genes similares en el microbioma humano, seleccionó miles de esos genes dentro de mcirobios en el cuerpo. Algunos similares a medicinas que son ensayadas en pruebas clínicas, como los thiopéptidos, unos antibióticos.

Las bacterias, dijo Fischbach, elaboran drogas dentro del cuerpo.

El equipo purificó una, elaborada por una bacteria que vive en la vagina y encontró que puede matar los mismos tipos de bacterias u otros como Staphylococcus aureus.

Aunque no se demsotró que esa bacteria vaginal produzca el antibiótico en el cuerpo de las mujeres, en laboratorio sí lo produjo.

Hallar ese tipo de moléculas ayuda a entender cómo el microbioma interactúa con nuestro cuerpo y, de paso, cómo puede afectarse este por las medicinas que ingerimos.

El antibiótico aislado es producido por la bacteria Lactobacillus bacterium.

Las bacterias son racistas

¿Una bacteria racista? Sí. Al menos las de la boca parecen serlo: difieren entre etnias. Cada población tiene las suyas.

Se había encontrado en el pasado una correlación entre infecciones orales y etnicidad, ahora científicos de Ohio State University halló que esa correlación sería causal parcialmente: la etnicidad parece determinar la colonización de la boca por la microbioma. El hallazgo fue publicado en Plos One.

Purnima Kumar y colegas secuenciaron placa dental y muestras de saliva de 192 personas en Estados Unidos, representando cuatro orígenes -latinos, chinos, negros hispanos y negros no hispano. Hallaron una aparecen especificidad de las comunidades microbianas por etnia. También se encontró que una máquina clasificadora era capaz de identificar con precisión a qué etnia pertenecía alguien con base en los microbios subgingivales.

“El background de la persona -en términos de lo que comió y sus estilos de vida- no parecía tener correlación con esas comunidades bacterianas en sus bocas”, según reportó Surprising Science. “Pero su origen étnico y por ende su genética similar se emparejaba con su microbioma más allá de lo que sería por azar.

Los hábitos de higiene oral determinan qué bacteria puede sobrevivir en la boca, ¿puede la composición genética jugar un rol similar? Parece que sí.

Esto podría estar vinculado con posibles implicaciones para el riesgo futuro de enfermedad.

Y pareciera que dependiendo de la persona sería el cuidado de la boca: no todo tratamiento dental serviría a todos.

¿A qué se debe esa relación genoma-microbios? Muchas más preguntas que respuestas.

Mi selección: 10 noticias científicas de la semana

1. La mente de un criminal

Imágenes del cerebro de un criminal predicen si reincidirá al salir de la cárcel reveló un estudio de Mind Research Network en Albuquerque publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El estudio analizó la la conducta antisocial e impulsiva centrada en la corteza anterior cingulada, una porción del cerebro relacionada con la regulación del comportamiento y la impulsividad. El estudio demostró que los internos con una actividad baja en la región tenían el doble de probabilidad de reincidir que aquellos con actividad alta.

2. Termitas marcianas

Mucho se ha especulado sobre la aparición de unas extrañas formaciones en el desierto Namib en África, prestándose para suposiciones de una actividad marciana. Pues bien, un estudio aparecido en Science reveló los culpables de tal actividad: las termitas, que al aparecer dibujan esos círculos en la tierra son el único objetivo de preservar la humedad. Las termitas se comen la hierba que atrapa el agua, ubicada en el centro del círculo, con lo que se protegen de las condiciones áridas del lugar.

3. La capa invisible

Un estudio aparecido en el New Journal of Physics mostró una ‘metapantalla’ ultradelgada que esconde objetos de tres dimensiones de las microondas, en su ambiente natural. La nueva capa de la invisibilidad está hecha de una tapa de cobre de 66 micrómetros de ancho unida a una película de policarbonato de 100 micrómetros. Al ojo humano, tiene el mismo grosor que un cabello.

4. Otra clase de supernova

Un grupo de astrónomos reportó el hallazgo de una nueva clase de supernova, la Iax, según reporte en The Astrophysical Journal. Las supernovas se clasificaban en las de núcleo colapsante, en estrellas 10 a 100 veces más masivas que el Sol, y las tipo Ia producidas por la destrucción de una enana blanca. El nuevo tipo es más débil y menos destructivo que el Ia. También se produce en una enana blanca pero no la destruye del todo.

5. Microbios que hacen dieta

En Science Translational medicine se reportó que científicos que estudiaban las operaciones de bypass gástrico identificaron el rol del microbioma intestinal en la pérdida de peso. Al trasplantar los microbios de ratones sometidos a la operación a otros sanos, estos tuvieron menor grasa corporal y una pérdida de peso más acelerada.

6. El cáncer está en todas partes

El más grande estudio de asociación genética del cáncer publicado en Nature Genetics reveló docenas de regiones no conocidas antes que inciden en el riesgo de desarrollar cánceres de seno, próstata y ovario. Los hallazgos proveen datos frescos sobre la biología de esos cánceres y ayudarán para evaluar con mayor exactitud el riesgo de las personas.

7. Ancianos, pero no solos

El aislamiento social y la soledad están asociados a una muerte más temprana, pero el solo aislamiento predice la muerte así la soledad sola no, dijo un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Cómo el aislamiento social lleva a la muerte es algo poco claro aún.

8. El cometa que llegó del frío

Estimativos de astrónomos de la Universidad de Maryland sugieren que el cometa C/2012 S1 (ISON) que podría ser el cometa más espectacular del último medio siglo, sugieren que emite unos 51.000 kilos de polvo cada minuto mientras que solo produce 60 kilos de agua.

Los científicos sugieren que es el primer viaje que realiza hacia el Sistema Solar interior desde su residencia en la lejana y fría nube de Oort que se extiende desde más allá del sistema planetario hasta algo más de 1 año luz. El cometa estará a finales de año cerca a la Tierra y si sobrevive su paso cerca al Sol podría ser un objeto muy espectacular en el cielo.

9. De quién fue el sudario

En plena semana santa un estudio de científico de la Universidad de Padua ubicó al santo sudario de Turín, que algunos creen fue el que cubrió a Jesús tras su crucifixión, en una época entre los años 280 antes de Cristo a 220 después. Otras dataciones lo han fijado en épocas más recientes. El misterio, de todas maneras, continúa.

10. El primer híbrido de los humanos

Un esqueleto hallado en el norte de Italia y que perteneció a alguien que vivió hace 30.000 a 40.000 años podría ser el primer exponente de lo que algunos no creen posible: un hijo de humano con Neandertal, reveló un estudio en Plos One. El artículo agrega leña al fuego que siempre ha suscitado la posible mezcla de humanos y Neandertales, que mientras algunos científicos apoyan otros creen imposible. Los Neandertales se extinguieron hace al menos 25.000 años.

Leche materna abunda en bacterias

No cabe la menor duda: la microbiota intestinal es determinante en la salud de los pequeños. Y aunque proviene por distintos medios, uno de ellos es la leche materna.

Sí: científicos españoles establecieron el mapa de esos microorganismos en la leche materna, la principal fuente de alimentación en los neonatos y encontraron que es mucho más amplia de lo creído: unas 700 especies que la madre pasa al hijo.

Hasta ahora, dijeron, no se conocía la composición de esa masa bacteriana. Mediante una técnica de secuenciación masiva de ADN se identificó un conjunto de bacterias dentro de la leche, el microbioma.

El calostro es la primera secreción de las glándulas mamarias tras el parto. En algunas muestras del líquido, se hallaron más de 700 especies de microorganismos, de acuerdo con la publicación en el American Journal of Clinical Nutrition.

Los coautores María Carmen Collado, del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos y Alex Mira del Centro de Altas Investigaciones en Salud Pública, dijeron que los géneros de bacterias más comunes en el calostro fueron Weissella, Leuconostoc, Staphylococcus, Streptococcus y Lactococcus.

En el fluido desarrollado entre el primero y el sexto mes de alimentación, se observaron bacterias típicas de la cavidad oral, como Veillonella, Leptotrichia y Prevotella.

“No pudimos determinar aún si esas bacterias colonizan la boca del bebé o si la bacteria oral del niño alimentado con el pecho entra en la leche y cambia su composición”, dijeron.

El estudio mostró además que la leche de madres más obesas o aquellas con un peso mayor al recomendado contiene menor diversidad de especies.

El tipo de nacimiento también afecta el microbioma de la leche: la de las madres sometidas a cesárea es diferente y no tan rica en microorganismos que la de las mamás con parto vaginal. Sin embargo cuando la cesárea no era planeada, la composición era muy similar a la de las madres con alumbramiento vaginal.

Esto sugiere que el estado hormonal de la madre en el trabajo de parto juega un rol en la composición. “La ausencia de señales de estrés fisiológico, así como las señales hormonales del trabajo de parto, podrían influir en la composición microbiana y en la diversidad d ella leche”, expresaron los investigadores.

Bacteria intestinal regula el… buen humor

Nuestra felicidad estaría regulada por la cantidad de bacteria en nuestro intestino durante los primeros años de vida según un estudio publicado en Molecuar Psychiatry.

Sí. Científicos de la UCC mostraron que los niveles de serotonina en el cerebro, la hormona de la felicidad, están regulados por esas bacterias.

La investigación mostró que el funcionamiento normal de un cerebro adulto depende de la presencia de esos microbios durante el desarrollo. La serotonina, el mayor químico envuelto en la regulación del humor y las emociones, se altera en momentos de estrés, depresión y ansiedad, y clínicamente por drogas antidepresivas.

Los científicos del Alimentary Pharmabiotic Centre en UCC usaron un ratón libre de gérmenes para mostrar que la ausencia de bacterias durante la vida inicial afecta de manera importante las concentraciones de serotonina en el cerebro durante la edad adulta. La investigación subrayó también que la influencia depende del sexo, con efectos más marcado en os animales machos que en las hembra.

Cuando los científicos colonizaron los animales con bacterias antes de la adultez hallaron que varios cambios en el sistema nervioso central, en especial los relacionados con la serotonina, no podían ser reversados, indicando un efecto duradero de la ausencia de flora intestinal sobre la función cerebral.

El estudio se construyó sobre otro anterior, del grupo Cork y otros, que mostraban que existe un eje microbioma-intestinos-cerebro que es esencial para mantener la salud normal y que puede afectar el cerebro y el comportamiento.

El estudio fue hecho por Gerard Clarke, los profesores Fergus Shanahan, Ted Dinan y John F Cryan y colegas.

“Como neurocientífico, estos hallazgos son fascinantes porque subrayan el rol importante que la bacteria intestinal juega en la comunicación bidireccional entre el cerebro y el intestino, y abre la posibilidad de desarrollar estrategias basadas en microbios para el tratamiento de desórdenes cerebrales”, dijo John F Cryan, autor senior.

Oficinas de hombres tienen más bacterias

Si hay bacterias y microbios en los ambientes abiertos, ¡qué decir de nuestras oficinas!

¿Qué es lo más sucio en la suya? No es ni el ratón ni el teclado. Tampoco su escritorio. Es su teléfono, de acuerdo con un estudio en Plos One que analizó los tipos de bacterias en un ambiente interno como una oficina, donde cada vez pasamos más tiempo.

La investigación también encontró que es más sucia la oficina de un hombre que la de una mujer.

No es que todas las bacterias sean nocivas. Aunque las hay peligrosas como el S. aureus resistente a antibióticos, la mayoría son neutrales y muchas son importantes miembros de nuestro microbioma, permitiendo que nuestro metabolismo y nuestro sistema inmunitario funcionen bien.

Los científicos, entre ellos Scott Kelley, de San Diego State University, tomaron muestras de cinco superficies en 30 oficinas en tres ciudades de Estados Unidos: Nueva York, San Francisco y Tucson.

Encontraron 549 géneros de bacterias, la mayoría desprendidas de la piel, boca y nariz, pero también algunas que por lo general viven en el tracto intestinal (¡guácale!)

Los grupos más comunes fueron Proteobacteria (que incluye la del cólera así como la salmonella y el E. coli), Firmicutes (que incluye estafilococos) y Actinobacteria (que incluye bacterias que son la fuente de antibióticos).

También se detectaron especimenes raros.

En la oficina de los varones se hallaron concentraciones mayores, tal vez por menores prácticas de higiene.

¿Cómo será en nuestro medio?

12