Crean órganos del tamaño de un chip

Tienen casi el grosor de una pantalla de microscopio, pero funcionan. Son máquinas pequeñas, conectadas a toda clase de tubos y alambres para ayudar a imitar la fisiología humana: verdaderos órganos artificiales.

Sí: un pulmón en un chip, por ejemplo tiene las células de vasos sanguíneos en un lado y el tejido celular en el otro, mientras que pequeñas bombas y vacíos modelan la respiración y el flujo de sangre.

Eso es lo que busca impulsar el Centro de Medicina Translacional del National Institute of Health de Estados Unidos, que financiará 17 desarrollos.

Entre los proyectos figuran modelos de piel, pulmón, estómago, hígado y cerebro.

Se espera que esos chips provean una manera confiable y barata de estudiar enfermedades humanas, en parte al permitir la interacción de diferentes tipos de células con el ambiente tridimensional en el que las células viven en tejidos intactos. En los cultivos planos de células, estas no funcionan de la forma como lo hacen en el cuerpo.

La FDA de Estados Unidos ayudará a explorar cómo esta nueva tecnología puede ser usada para predecir la seguridad de medicinas antes de ser probadas en personas. Los estudios en animales son considerados esenciales, pero son caros y no siempre confiables. Los hígados de ratas, por ejemplo, pueden manejar unas toxinas que envenenan sus contrapartes humanas. De acuerdo con datos del NIH un 30% de drogas experimentales que han fallado en humanos al producir toxicidad pese a resultados positivos en modelos animales.

Imagen de un bazo en un chip. Wyss Institute

Curiosidades y desarrollos de la ciencia

Tengo hambre. En el UT Southwestern Medical Center identificaron una señal cerebral que es suficiente para inducir resistencia a la leptina, problema que disminuye la capacidad del cuerpo de oír, por decirlo así, que está lleno y debería parar de comer. La leptina es una hormona que liberan las células grasas y se sabe que le indica al cerebro llenura o saciedad. Quizás ahí esté la culpa de la gordura de algunas personas. Curioso.

Alcohol y memoria. Hace tiempo atrás, los expertos consideran que el abuso del alcohol es dañino para el funcionamiento de la memoria y puede provocar enfermedad neurodegenerativa. Pero según un estudio nuevo publicado en Age and Ageing, existe evidencia de que el consumo suave a moderado de alcohol puede reducir el riesgo de declinación cognitiva o demencia. La demencia relacionada con el alcohol es de 10 por ciento, pero se halló que aquellas personas de 65 o más años bebedores moderados tenían menos índices de demencia. Bien curioso.

Araña glotona. Las arañas viuda negra se convierten a veces en desperdiciadoras de alimentos. Cuando la comida abunda, en ocasiones atacan presas pese a no estar hambrientas, un fenómeno inusual en el mundo animal. “Son como los humanos cuando tienen mucha comida alrededor, que se vuelven perezosos y desperdiciadores”, dijo el biólogo J. Chadwick en el blog WiredScience. “Cazan alimento que no necesitan y no se lo comen”. Esta araña acostumbra comerse al macho tras la cópula. Muy curioso.

 Potente microscopio. Puede ser el más potente dispositivo desarrollado. Científicos produjeron uno, reportado en Nature Communications, que puede ser empleado para entender la causa de distintas enfermedades. Este rastrea el más pequeño objeto que el ojo puede ver con ayuda óptica, venciendo el límite de difracción, dijeron los científicos de la Universidad de Manchester. Con su uso se puede ver 20 veces más pequeño que con el más poderoso microscopio existente hasta este nuevo desarrollo: 50 nanómetros (5 x 10-8 m) bajo luz normal, más allá del límite teórico para un microscopio óptico. El récord estaba en alrededor de un micrómetro, 0.001 milímetros. Con él se puede ver dentro de las células humanas y examinar virus vivos en gran detalle. Útil y curioso.

La increíble autofertilización

Dentro de sus pequeñas flores blancas, Arabidopsis thaliana presenta lo que la mayoría de las plantas evita: la autofertilización.
Haiti Paves, de Tallinn University of Technology en Estonia tomó esta foto, cedida por la National Science Foundation de Estados Unidos, de la flor con sus granos de polen y ovarios teñidos de azul para mostrar el proceso que ocurre. De las seis cabezas de polen, los granos desarrollan delgados tubos hacia los ovarios con forma de fríjol en el estigma de la flor para fertilizarlo.
Dada la técnica de microscopio empleada, la luz polarizada convierta en amarilla la usualmente blanca flor y el fondo azul.
Los científicos han utilizado la A. thaliana en muchos estudios genéticos dado que su auto fertilización hace sus experimentos más claros. Como indica Paves, Gregor Mendel empleó una auto fertilizadora, el guisante, para construir sus teorías genéticas.