Mis 10 noticias científicas de la semana (8-13)

1. La sorprendente historia de las aves

El más espectacular trabajo genético para determinar el origen de las aves, resumido en 29 artículos publicados en Science, Genome Biology y GigaScience entre otros reveló que las llamadas neoaves surgieron hace 66 millones, coincidiendo con la extinción de los dinosaurios, diversificándose de gran forma de unas pocas que quedaron vivas hasta lograr más de 10.000 especies de hoy, el 95% de todas. Para el estudio secuenciaron 48 especies de aves representando casi todos los, órdenes existentes. Imagen muestra aves con un cocodrilo, el pariente más cercano de estas. Stephen J. O’Brien, Avian Phylogenomics Group.

2. Así se dobla el ADN

En un estudio vital para la biología celular, científicos lograron hacer los primeros mapas en 3D de genomas enteramente doblados y encontraron las bases para la regulación de genes, una especie de origami genómico que permite al genoma producir distintos tipos de células. El estudio que tomó 5 años apareció en Cell.

3. Iluminando la materia oscura

Al analizar datos de rayos X en el Laboratorio de Partículas de Física y Cosmología científicos de ese centro y la Universidad de Leiden creen haber identificado la señal de una partícula de materia oscura, un trabajo que será publicado en Physical Review Letters. Esa materia compone casi toda la materia del universo, siendo cerca del 24% de este, pero hasta hoy ha sido difícil saber de qué está hecha.

4. Sigue el misterio del agua

Seguir un cometa trae sus dividendos: la sonda Rosetta, que analiza al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko desde agosto pone una prueba de fuego a la teoría que dice que el agua de la Tierra debió provenir de cometas que chocaron con la Tierra. El análisis de la sonda muestra una relación diferente de deuterio/hidrógeno que la de los mares terrestres, sugiriendo que quizás otra sería la explicación. De 11 cometas analizados a la fecha solo uno muestra la misma relación que el agua terrestre.

5. Un problema plástico

Un extenso estudio publicado en Plos One reveló que en los mares del planeta flotan 5,25 billones de piezas de plástico que pesan 269.000 toneladas de plástico, una cantidad que aumenta la preocupación sobre los problemas ambientales derivados y el daño para la vida marina. Los estimativos surgieron de 24 expediciones a diferentes lugares de los océanos. La zona del Pacífico colombiano muestra una buena cantidad de basura, así como la región marina hacia San Andrés.

6. K.O a la malaria

Un ensayo con ratones mostró que un nuevo compuesto elimina la infección de la malaria en tan solo 48 horas, se reveló en Proceedings of the National Academy of Sciences. Destruye las células rojas sanguíneas infectadas, pero no elimina las células buenas. Los resultados llevarán a la realización de un estudio clínico en humanos adultos sanos para ver su efectividad.

7. Un lago en Marte

Los últimos análisis de información transmitida por el robot Curiosity que anda en la base del monte Sharp en Marte, sugieren que allí hubo un gran lago, fenómeno que debió repetirse en otras latitudes marcianas. El monte, de 5 kilómetros de altura, se encentra en el cráter Gale. Los lagos permanecieron durante mucho tiempo sugieren los análisis, lo que desvirtúa hipótesis que afirman que el agua en el planeta rojo permaneció poco tiempo.

8. Enfermo del semen

Un estudio en más de 9.000 hombres con problemas de fertilidad encontró una relación estrecha entre diferentes problemas del semen y la probabilidad de que las personas presentaran otros problemas de salud. O sea, problemas con la reproducción pueden significar problemas con la salud general. El estudio apareció en Fertility and Sterility. Cerca del 15% de los genes están involucrados en la reproducción pero tienen además otras funciones en el cuerpo.

9. Rumbo a la estratosfera

En un avance importante para la ciencia espacial colombiana, la empresa Ideatech, con el concurso del centro de tecnología Ruta N, envió a la estratosfera dos globos aerospaciales desde Santa Elena (Medellín) con varios experimentos a bordo. La idea es desarrollar proyectos comerciales espaciales, como el desarrollo y envío al espacio de nanosatélites. El lanzamiento fue un éxito.

1o. Plutones hay en todas partes

Astrónomos parecen haber detectad la formación de una familia entera de objetos tipo Plutón alrededor de la estrella HD 107146, objetos que se están formando a partir del material en un disco a unos 13.000 millones de kilómetros de la estrella madre. El hallazgo se hizo gracias a la poderosa red Alma y será publicado en el Astrophysical Journal. La estrella está a unos 90 años luz de la Tierra hacia la constelación Coma Berenices. Tiene unos 100 millones de años de edad, casi una niña.

Residuos de un gran lago marciano

Dibujo del lago en el cráter Gale. Cortesía Nasa/JPL/ESA

Que en Marte hubo agua es cuento viejo. Lo nuevo: que la hubo en el monte Sharp donde se encuentra husmeando el robot Curiosity. Y la hubo contenida en un lago

La Nasa reportó que los hallazgos del robot en el cráter Gale sugieren que el planeta rojo tuvo un clima en el que hubo lagos que duraron mucho tiempo, distribuidos en distintos puntos de su geografía.

“Si se confirma nuestra hipótesis, desafía la noción de que las condiciones más calientes y húmedas fueron transitorias, locales o subterráneas”, dijo Ashwin Vasavada, uno de los científicos del proyecto en el Jet Propulsion Laboratory. “Una explicación más radical es la de que la atmósfera antigua de Marte, más gruesa, aumentó las temperaturas globalmente sobre el punto de congelación, pero hasta ahora no sabemos si lo hizo”.

Ha sido un misterio cómo se asienta el monte Sharp, de 5 kilómetros de altura, en un cráter. Sus flancos bajos exponen cientos de capas de rocas, capas que alternan depósitos de lago, río y viento, testigos claros del proceso repetido de llenado y evaporación de un lago mucho más grande y de mayor duración que cualquier otro examinado tan de cerca hasta ahora.

“Estamos trazando el camino para resolver el misterio del monte Sharp”, dijo John Grotzinger, otro científico del proyecto. “Donde ahora está una montaña, pudo haber una serie de lagos”.

Hoy Curiosity investiga las capas sedimentarias bajas del Sharp, una sección de roca de 150 metros de alto, llamada la formación Murray. Los ríos transportaron arena y limos al lago, depositando los sedimentos en la boca del río formando deltas similares a los de la Tierra. El ciclo ocurrió una y otra vez.

“A medida que Curiosity suba por el monte, haremos una serie de experimentos para mostrar los patrones de cómo la atmósfera, el agua y los sedimentos interactúan. Podemos ver cómo se modificó la química de los lagos en el tiempo. Esta es una hipótesis de lo que hemos observado hasta ahora, un marco para ser examinado el año próximo”, dijo Grotzinger.

Luego de que el cráter se llenó hasta una altura de unos pocos cientos de metros y los sedimentos se endurecieron como roca, las capas acumuladas de sedimento fueron esculpidas por el tiempo con forma montañosa moldeada por la erosión del viento que cavó el material entre el perímetro del cráter y lo que es hoy el borde de la montaña.

Hasta el punto en que se encuentra, Curiosity ha recorrido 8 kilómetros sobre la superficie marciana desde el sitio en el que aterrizó en agosto de 2012.

Especial: un año de Curiosity en Marte

El robot en su sitio de trabajo

Un año terrestre y medio año marciano después de haber pisado suelo en Marte, el robot Curiosity cumplió ya su misión: detectar que el planeta rojo sí tuvo las condiciones por las que un día lejano en el pasado pudo albergar vida.

Hoy se celebra 1 año del robot auscultado el planeta, el que más ha sido explorado por el hombre pero al cual nunca había llegado una máquina tan sofisticada como Curiosity.

Hace un año, decenas de miles de personas contenían el aliento, incluidos los técnicos de la Nasa, en la operación de descenso del robot. Era una maniobra que nunca se había experimentado.

Curiosity viajó hasta Marte a bordo del Mars Science Laboratory. La nave entró a la atmósfera marciana a una velocidad que no había tenido ninguna otra misión, 5.900 metros por segundo, experimentando un calor sin precedentes. En solo 7 minutos redujo su velocidad hasta posarse en el suelo. Para ello, soltó la coraza protectora, abrió paracaídas, se desprendió el módulo que guardaba el robot, este bajó, encendió cohetes retropropulsores, se elevó un poco, se desprendió el robot sostenido por unas cuerdas, tocó superficie y el módulo se apartó. Toda una odisea con un ingrediente espectacular: sin poder comunicarse con el mando en la Tierra. Siete minutos en los que no se supo nada más 14 que tardó la primera señal.

Así, comenzó la más compleja misión humana sobre superficie marciana en el sitio Bradbury, a los pies de una ladera del monte Sharp, dentro del cráter Gale, un sitio escogido por más de 100 científicos entre 30 posibles lugares de aterrizaje.

Antes, durante el vuelo, la misión había obtenido los primeros resultados científicos: la medición de los niveles de radiación natural entre la Tierra y Marte, información valiosa para planear viajes futuros.

“El éxito de Curiosity, desde que tocó suelo hasta los hallazgos científicos, nos llevan adelante hacia otras metas de exploración, como enviar humanos a un asteroide y a Marte”, según Charles Bolden, administrador de la Nasa.

Es que en estos 12 meses, Curiosity ha enviado más de 190 gigabits de datos, enviado más de 36.700 fotografías de alta resolución y 35.000 más pequeñas, disparado más de 75.000 rayos láser para investigar la composición de distintos objetivos, ha recogido y analizado muestras de dos rocas marcianas y ha recorrido más de 1.600 metros desde el sitio del aterrizaje.

Trayectora de 1.600 metros

En las últimas cuatro semanas se ha desplazado más de 699 metros luego de dejar el ambiente donde trabajó cerca de 6 meses.

En las exploraciones iniciales encontró evidencias de un antiguo flujo de agua en la zona, como habían sugerido los orbitadores que actualmente andan alrededor del planeta, pudiéndose decir que en los primeros 8 meses ya había logrado el objetivo principal de la misión de 23.

Aunque muchos creen que la misión busca vida marciana, la intención es determinar si hubo condiciones favorables para que esta se hubiese podido desarrollar en algún momento.

La evidencia de un pasado que pudo contener vida microbiana provino del análisis de la primera muestra recogida mediante perforación de rocas, una técncia que nunca se había usado en la exploración espacial.

“Ahora sabemos que Marte ofrecía condiciones favorables para la vida microbiana hace miles de millones de años”, dijo John Grotzinger, científico de la misión en el California Institute of Technology en Pasadena.

“Ha sido gratificante el éxito, pero eso ha aumentado el apetito por conocer más. Esperamos que esas capas vistas en el monte Sharp preserven una amplia diversidad de otras condiciones ambientales que podrían haber afectado la habitabilidad”.

La misión también encontró señales de que Marte perdió la mayor parte de su atmósfera original a través de procesos que ocurrieron en la parte superior, procesos que serán estudiado por la próxima misión, Mars Atmosphere and Volatile Evolution (MAVEN), que partirá en noviembre próximo.

Al comienzo del periplo, Curiosity se desplazó al este, hacia el sitio Glenelg, donde hay una intersección de 3 tipos de terreno. Allí recogió la primera muestra del suelo de una roca bautizada John Klein, en la cual halló evidencia mineralógica y geológica de agua en el pasado y de elementos claves para la vida.

A fines de julio dejó esa zona para comenzar su viaje de varios meses hasta las faldas del monte Sharp, el principal destino de la misión.

Otros de los objetivos de la misión son medir la radiación en la superficie y caracterizar la geología del área en el monte Sharp.

Datos

Autorretrato con una de sus cámaras

-Curiosity mide 3 x 3 metros y es 5 veces más pesado que los exploradores Spirit y Opportunity (este aún en operación).

-El peso al partir era de 3.893 kilos y de 2.401 kilos al entrar a Marte.

-Para llegar al planeta recorrió 562 millones de kilómetros. Marte estaba a 249 millones de kilómetros de la Tierra el día del aterrizaje y la temperatura en el lugar era de -90° C a 0° C.

-La electricidad es suministrada por un generador de isótopos a partir de plutonio 238, lo que le permitirá sobrevivir sin problemas los 687 días de la misión o más.

-El vehículo puede pasar por encima de osbtáculos de hasta 65 centímetros y recorrer hasta 200 metros por día.

-Está dotado con 7 equipos, desde el analizador de muestras a una cámara para tomar primeros planos de las rocas y el suelo. También porta espectrómetro de rayos X y un equipo láser para evaporar capas de las piezas que analice. Estos equipos son 10 veces más masivos que los de previas misiones.

-Fue lanzado el 26 de noviembre de 2011 a bordo de un cohete Atlas V 541.

-Más de 400 científicos alrededor del planeta trabajan en las operaciones en tierra.

-El costo de la misión es de US$2.500 millones.

Así es Marte

-El planeta rojo tiene un color de amarilloso a rojizo.

-Su diámetro es de 6.780 kilómetros, la mitad del terrestre.

-Con una masa de 1/10 la terrestre, la gravedad es solo 38% la de la Tierra.

-El planeta es el cuarto del Sistema Solar, contado desde el Sol. Está 1,5 veces más lejos del Sol que la Tierra. Su máxima cercanía es de 206 milloens de kilómetros y se aleja hasta 249 millones de kilómetros.

-Su año dura 687 días terrestres.

-Los polos están inclinados 25 grados, creando estaciones similares a la Tierra.

-La atmósfera está compuesta por CO2 (95,3%) y nitrógeno (2,7), argón (1,6%).

-Los vientos alcanzan hasta 40 metros por segundo.

-Sus mayores rasgos son el monte Olimpo, el segundo más alto del Sistema Solar, de 26 kilómetros de alto y 600 de ancho.

-El cañón del Valle Marineris es el más largo y profundo del Sistema Solar: 4.000 kilómetros por hasta 10 de profundidad.

-El planeta posee dos pequeñas lunas, Deimos y Fobos.

Imágenes

Paisaje de la soledad marciana

Por aquí corrió un río

A la izq. centro: robot visto por orbitador en Marte

En el camino abundan las rocas