Mis 10 noticias científicas de la semana (8-12)

1. Así eran nuestros primos

El hallazgo de 6 fósiles de 3 especies desconocidas de haramiyidos (un enigmático grupo de mamíferos tipo roedores del periodo Jurásico en China) sugiere que los primeros mamíferos pueden haberse originado durante el Triásico, hace unos 200 millones de años. Aportan luces además para entender cómo se diversificaron esos primeros representantes de este orden. Los haramiyidos han sido considerados multituberculados. Los descubridores sugieren los dos grupos evolucionaron de un ancestro común en el Triásico tardío. Sí, nuestros primos. El estudio apareció en Nature. Foto cortesía Zhao Chuang.

2. No nos quemaremos vivos

La capa de ozono está en franco proceso de recuperación que debe consolidarse en las próximas décadas según una evaluación de 300 científicos. Esa frágil capa de gas se debilitó por mucho tiempo debido a la emisión de ciertos compuestos usados por el hombre. Tras prohibirse en el Protocolo de Montreal ahora se ve la recuperación. La acción, se dijo, evitará unos 2 millones de casos de cáncer de piel por año hacia 2030. El informe es publicado por el Programa del Medio Ambiente de Naciones Unidas.

3. Dinosaurio en piscina

El Spinosaurus aegyptiacus sería el primer dinosaurio semiacuático reportado hasta ahora según un estudio aparecido en Science. Vivió hace 95 millones de años y fue el mayor depredador de su época y región. Fósiles se encontraron en el Sahara marroquí. Los huesos sugieren adaptaciones para desenvolverse en el agua, en donde cazaba grandes piezas, como tiburones. También se movía en ríos. Llegó a medir 15 metros

4. AB… se me olvidó

Las personas con tipo de sangre AB tienen mayor probabilidad de desarrollar pérdida de memoria en sus últimos años que quienes tienen otros tipos según nuevo estudio aparecido en Neurology. Ese tipo es el menos común. La probabilidad de tener pérdida de memoria que conduzca a la demencia es del 82%.

5. Una sorpresa muy escondida

El cuerpo humano está repleto de microbios, el llamado microbioma que juega un papel en la salud y la enfermedad. Un estudio en Cell encontró que algunas bacterias comunes en la vagina pueden ser fuente de un antibacterial, lo que sugiere que bacterias en otras regiones corporales también podrían tener propiedades benéficas. El estudio no identificó si el antibiótico era producido en la propia vagina.

6. Fue el hielo

Cuando en 2002 colapsó un gran pedazo de la Antártida, mucho se especuló sobre la causa. Una de las razones dadas fue la inestabilidad de la cama que soportaba la gran masa de hielo. En Science científicos llegaron a la conclusión de esa cama había permanecido firme en los últimos 12.000 años, por lo que el colapso se debió al derretimiento del hielo en la parte de encima, una evidencia más del efecto del calentamiento global.

7. Aves muy diferentes

Un artículo publicado en Nature sugiere que las grandes barreras geológicas como la Amazonia, Los Andes y el istmo de Panamá no son las que condujeron a la alta especiación de aves sino que estas lograban cubrir grandes distancias y así fueron distinguiéndose unas de otras. Eso explicaría, por ejemplo, porqué Colombia tiene tan alta variedad de aves, el país del mundo que más posee.

8. Los venusinos

En un avance que permitirá definir mejor cuáles planetas extrasolares son más tipo Venus o Tierra, astrónomos definieron la zona Venus en la cual es más probable que un planeta exhiba condiciones como las venusinas, no apropiadas para la vida. El estudio apareció en el Astrophysical Journal. Venus y la Tierra tienen un tamaño parecido, por lo que la defunción ayudará a distinguir entre esos lejanos mundos.

9. Una atmósfera gasienta

La concentración de gases de invernadero en la atmósfera alcanzó niveles sin precedentes en 2013 debido a la subida acelerada de los niveles de dióxido de carbono reportó la Organización Meteorológica Mundial. El forzamiento radiativo que provoca el efecto de calentamiento experimentó un crecimiento del 34% por los gases de invernadero como CO2, metano y óxido nitroso.

10. Aló, ¿me escucha?

Conocida es la interacción entre los átomos y la luz y ha sido muy estudiada en el campo de la óptica cuántica. Pero esta vez, científico pudieron comunicarse con un átomo artificial mediante el sonido, ondas de sonido, lo que abre una puerta al mundo cuántico ‘hablándole’ y ‘escuchando’ al átomo, algo que a futuro podría tener utilidad en computadores superrápidos. El estudio apareció en Science.

Mis 10 noticias científicas de la semana (11-17)

Diagrama con órbitas de los asteroides

1. De susto no ha pasado nada

Hoy se conocen 1.397 asteroides potencialmente peligrosos. Es un enjambre de rocas que, literalmente, rodea la Tierra. Aunque no todos se han detectado, una misión en la que se trabaja hace año, los más grandes sí son conocidos. La Nasa reveló un diagrama que muestra las órbitas de esas rocas alrededor de nuestro planeta y en verdad marean. Y asustan.

2. El cáncer baja desde la boca

No hace mucho bacterias residentes en la boca fueron vinculadas al cáncer colorrectal. Esta semana, dos estudios publicados en Cell Host & Microbe revelaron cómo microbios fusobacteria, que se encuentran en la boca, estimulan respuestas malas y activan genes para el crecimiento del cáncer y generar así tumores colorrectales. “La fusobacteria puede proporcionar no solo una nueva forma de agrupar o describir los cánceres de colon sino también una perspectiva sobre cómo atacar esos medios para frenar el crecimiento del tumor y su diseminación”, dijo Wendy Garret, autora senior.

3. Qué soroche

Un estudio de científicos de la Universidad de San Diego permitió establecer bases genéticas del soroche, aquel malestar de salud, a veces de consecuencias graves, entre quienes viven en la altura. Aunque muchas personas acostumbradas a vivir en lugares a más de 4.000 metros no tienen problemas, otros sí. Los científicos encontraron 11 mutaciones al parecer responsables de la falta de adaptación a la altura.

4. Un carnívoro muy bien escondido

Al analizar individuos de museo del olingo (género Bassirycion), un pequeño mamífero de Centro y Suramérica, científicos detectaron que mezclado en los ejemplares podría haber una especie diferente, por lo que al viajar a Ecuador y recoger muestras de ADN, encontraron que algunos de esos ejemplares de museo eran una nueva especie, que denominaron olinguito (Bassirycion neblinus) del que hallaron cuatro subespecies, dos de las cuales han sido reportadas en el pasado en Antioquia (Urrao y Santa Elena) y otras regiones de Colombia sobre Los Andes.

5. Artesanos del cuero hace 40.000 años

Excavaciones en sitios de Neandertales de hace 40.000 años han permitido descubrir herramientas para trabajar el cuero que incluso son usadas hoy por los modernos trabajadores de ese material según el artículo aparecido en Nature. Entre las herramientas figura el llamado alistador. Se creía que esas herramientas solo habían sido desarrolladas por los humanos modernos. Al compararlas con los utensilios de fabricantes de cuero actuales se encontró una gran semejanza. Las herramientas habían sido halladas al suroeste de Francia en la región de Dordoña.

6. A mitad del camino

La nave Juno que se dirige hacia Júpiter pasó esta semana la mitad de su recorrido: 1.415 millones de kilómetros. La sonda no viaja en línea recta sino que su trayectoria permite pasar por planetas para agarrar velocidad adicional. De hecho en octubre 9 pasará cerca a su madre, la Tierra, a tan solo 559 kilómetros, y ahí sí saldrá disparada hacia su objetivo, el gran planeta al que llegará en julio de 2016.

7. Genes y epilepsia

Una a dos personas de cada 100 padecen epilepsia, una condición altamente incapacitante aunque en muchísimos casos bien controlada mediante medicamentos. En Nature se publicó un estudio que relaciona unos genes con dos formas de epilepsia, lo que a futuro podría traducirse en mejores tratamientos. El estudio hace parte del Proyecto Genoma de la Epilepsia que busca descifrar todas las bases genéticas de la enfermedad.

8. ¡Mírenlo, ahí está!

Luego de dos meses de haber permanecido oculto tras el resplandor del Sol, el cometa ISON fue visto de nuevo el lunes con un brillo menor al esperado. Del cometa se dijo, cuando fue descubierto el año pasado, que sería el cometa del siglo a fines de 2013, una predicción que está por verse pues entre otras pasará tan cerca de la superficie del Sol que no se sabe si sobrevivirá. Si lo hace podría ser visible a ojo desnudo en los amaneceres de comienzos de diciembre.

9. Una especie muy exitosa

Parecían roedores. Se conocen más de 200 especies, pero se extinguieron luego de vivir al menos 100 millones de años. Los multituberculados. Un artículo en Science reportó el hallazgo de un individuo de una nueva especie, Rugosodon euroasiaticus, que revela porqué fueron tan exitosos: dientes dispuestos tanto para alimentarse de plantas como de animales y unos tobillos rotadores. Se cree que esta especie allanó el camino para la posterior aparición de los mamíferos. El fósil tiene 160 millones de años.

10. Dos monstruos juntos

Cerca al masivo agujero negro Sagitario A en el centro de nuestra Vía Láctea, del Max Planck Institute for Radio Astonomy detectaron un magnetar, un pulsar con un enorme campo magnético que controla la masa que cae hacia el agujero, un sueño que habían perseguido los astrónomos por varios lustros. Un magnetar es un pulsar con un campo magnético 100.000 millones de veces más potente que el de la Tierra. Un pulsar es una estrella de neutrones que gira a altísimas velocidades.

Mamíferos vs. dinosaurios: la historia no contada

No fue sino que desaparecieran los dinosaurios, para que llegaran los mamíferos. Es lo que siempre se ha dicho, pues no parecería posible que estos florecieran ante semejantes monstruos.

Un nuevo estudio publicado en Nature sugiere que al menos un grupo de mamíferos había comenzado a expandirse millones de años antes de que los dinosaurios fueran borrados de la faz del planeta tras la caída del gigantesco asteroide.

El estudio conducido por un paleontólogo de la University of Washington sugiere que los multituberculados pudieron prosperar gracias a que desarrollaron numerosos tubérculos en la parte posterior de los dientes que les permitió alimentarse principalmente de angiospermas, plantas con flores que comenzaban a ser comunes en todas partes.

Eran unos mamíferos tipo roedores que emergieron hace cerca de 165 millones de años. Durante los siguiente 80 millones permanecieron pequeños viviendo un número limitado de hábitats, alimentándose de insectos.

Las angiospermas comenzaron a aparecer hace cerca de 140 millones de años, luego de lo cual los pequeños mamíferos comenzaron a crecer hasta alcanzar el tamaño de un castor.

Se había pensado que los dinosaurios no les habían dejado espacios al competir por alimentos, pero no parece cierto.

Cuando los científicos analizaron 48 conjuntos de dientes fosilizados de los multituberculados, hallando pistas sobre su dieta. “Los multituberculados parecen haber desarrollado más protuberancias detrás de sus dientes para quebrar el material vegetal”, dijo el investigador Gregory Wilson.

Esta complejidad dental les permitió comer un rango más diverso de alimentos, como las plantas, con lo cual se desarrollaron más.

Esto concuerda con otros grupos de mamíferos, incluyendo especies descubiertas hace poco del Cretáceo tardío (entre hace 100 millones y 65 millones de años) mostrando adaptaciones muy especializadas.

Los multituberculados se extinguieron hace unos 35 millones de años, no sin antes haberse diseminado por todo el globo. Se ha sugerido que los roedores modernos y otros animales los condujeron a la extinción al competir por la misma comida.

En el dibujo cortesía de Nature, cómo debía lucir un multituberculado.