10 noticias científicas de la semana

Así habría sido el mar marciano. Cortesía ESO

1. Los marcianos se bañaban

Un estudio aparecido en Science reporta que Marte tuvo un océano con más agua que el Ártico y cubría una extensión mayor que la del Atlántico en la Tierra. El anuncio se hizo tras un análisis de datos durante 6 años en el cual se monitorearon las propiedades de la atmósfera marciana en distintos sitios, gracias al Very Large Telescope de ESO, al observatorio Keck y al telescopio de infrarrojos de la Nasa. El océano pudo tener hasta 140 metros de profundidad

2. Un poco más viejos

Una mandíbula hallada en el sitio Ledi-Geraru en la región de Agar en Etiopía parece llevar 400.00 años más atrás en el tiempo la aparición de los Homos. El fósil data de hace 2,8 millones de años según el artículo publicado en Science. Los fósiles entre hace 3,5 millones y 2,5 millones de años han sido esquivos, por lo que este hallazgo, que de todas maneras suscita controversia, es importante para trazar la historia de nuestra evolución. La mandíbula perteneció a alguien que vivió solo 200.000 años tras Lucy, la famosa Australopithecus afarensis.

3. Somos como los papás

Heredamos igual cantidad de mutaciones genéticas de madre y padre, pero un estudio publicado en Nature Genetics dice que usamos más del ADN heredado del papá. Genéticamente somos más como nuestros padres y no como nuestras madres. Un hallazgo que tiene implicaciones para el estudio de las enfermedades humanas. La investigación revela que en los mamíferos heredar una mutación tiene consecuencias distintas dependiendo de si son heredades de la madre o del padre.

4. ¡Apareció el pajarito!

Desde 1941 no se tenían noticias de él, de una pequeña y simpática ave, el timalí de Jerdon (Chrysomma altirostre), que mide unos 16 a 17 centímetros. Acaba de ser visto cerca al pueblo Myitkyo en Myanmar. El pájaro fue descrito por primera vez en 1862. El grupo que lo avistó encontró distintos individuos, tomando sangre y fotografías para su identificación. Una buena noticia para la vida.

5. La hormona que imita el ejercicio

Científicos han hallado una hormona que combate la ganancia de peso debida a una dieta alta en grasas y normaliza el metabolismo. Una hormona es una molécula que actúa como señal del cuerpo, desencadenando varias respuestas fisiológicas. La hormona es la MOTS-c y fue hallada en estudio con ratones. La investigación apareció en Cell Metabolism.

6. Universo apagado

En nuestra galaxia nace un manojo de estrellas cada año. Muchísimas en todo el universo, pero este no brilla entonces como debería de acuerdo con la cantidad de materia existente (gas). Cuando este se enfría comienza a colapsar para formar una nueva estrella. Algo hace que eso no suceda a la tasa prevista. Científicos creen tener una explicación: los alrededores de esas nubes son muy calientes y mediante conducción impiden que el gas se enfríe. La hipótesis fue publicada en Nature.

7. Apretón oloroso

Parece obvio: nos damos la mano, un apretón de manos, para saludar a alguien que encontramos, pero científicos creen que hay algo más y su estudio publicado en eLife sugiere que es para oler al otro, lo que nos puede proporcionar información. Antes fue más directo, hoy de modo subliminal, sugieren. Muchos mamíferos se huelen unos a otros cuando se encuentran. ¿Por qué ser la excepción?

8. Uno en cuatro

Un nuevo caso de planeta que se encuentra en un sistema de cuatro estrellas fue reportado por investigadores de la Nasa y su Jet Propulsion Laboratory. El sistema múltiple es denominado 30 Ari y se encuentra a 136 años luz de nosotros hacia la constelación Aries. El hallazgo sugiere que esa clase de formaciones serían más comunes d ellos pensados. El planeta es mucho más grande que Júpiter, no apto para la vida.

9. Para ver el universo

Astrónomos de la Universidad de Antioquia revelaron el proyecto para construir un telescopio profesional colombiano, de 2 metros, que estaría ubicado en el desierto de La Tatacoa en Huila y sería construido con un novedoso diseño. Se trata de un proyecto nacional que se encuentra parcialmente financiado. Una necesidad sentida por la comunidad astronómica, máxime con la cantidad de jóvenes que cursan el pregrado de Astronomía.

10. Un nuevo árbol

Investigadores presentaron el más grande y preciso árbol de la vida, calibrado con el tiempo, el cual revela que la vida se ha estado expandiendo a una tasa constante y confiere también importancia a las mutaciones al azar y al aislamiento geográfico como factores fuertes en la especiación. El estudio apareció en Molecular Biology and Evolution. El árbol contiene más de 50.000 especies, desde el inicio de la vida.

Encuentran araña y avispa peleando ¡hace 100 millones de años!

Se supone que entonces como ahora camarón que se dormía se lo tragaba el otro, pero no existen muchos registros. No al menos de arañas… cazando su presa ¡hace 100 millones de años.

Investigadores hallaron una araña cuando atacaba su presa. Quedaron para la posteridad en un ámbar y por alguna razón fueron atrapados en ese instante.

Los fósiles están en una pieza hallada en el valle Hukawng en Myanmar en el Cretáceo temprano hace 97 a 110 millones de años. Con seguridad, por los alrededores andaban los dinosaurios.

Fuera de ser la primera evidencia fósil del ataque de una araña, la pieza de ámbar también contiene el cuerpo de una araña macho en la misma telaraña, lo que provee la más antigua evidencia de comportamiento social en arañas, que aún existe en algunas especies aunque no es muy común. La mayoría de la arañas tienen vidas solitarias, canibalísticas y los machos no dudarían de atacar las especies inmaduras en la misma telaraña.

“Esta araña joven se iba a comer una avispa parásita”, dijo George Poinar, profesor de Zoología en Oregon State University y experto mundial en insectos atrapados en ámbar. El destacó los hallazgos en una publicación en el journal Historical Biology.

“Era una avispa macho que se repente quedó atrapada. Fue la peor pesadilla para un insecto y nunca terminó. La avispa estaba mirando la araña justo antes del ataque cuando la resina del árbol cayó y los capturó a los dos”.

Las arañas son invertebrados antiguos que los investigadores creen surgieron hace unos 200 millones de años, aunque la evidencia más antigua de una telaraña data de hace solo 130 millones de años. Un ataque como el que se estaba presentando en aquel momento nunca se había registrado en fósiles.

La resina de los árboles que forma el ámbar es conocida por su capacidad de caer sobre insectos, pequeñas plantas y otras formas vivas, preservándolas casi perfectas antes de convertirse luego en una piedra semipreciosa. Esta araña, que seguro pasó horas enteras pacientemente esperando que cayera una presa en su red fue sorprendida justo un segundo antes del ataque.

La avispa pertenece a un grupo que hoy se conoce que parasita huevos de arañas e insectos.

Los dos individuos del ámbar pertenecen a un género extinguido descrito en el artículo. En el ámbar se observan al menos 15 hilos de seda no rotos y en algunos de ellos está la avispa.

Foto cortesía OSU.