Planeta negro como carbón fue hallado

El exoplaneta más negro de los hallados hasta ahora fue detectado por astrónomos del Harvard-Smitohsonian Centero for Astrophysics, tratándose de un planeta lejano y gigante tipo Júpiter denominado TrES-2b. Es más negro que el carbón o cualquier planeta o luna en nuestro Sistema Solar.

“Es considerablemente menos reflectivo que una pintura negra en acrílico, así que es en verdad un mundo extraño”, dijo David Kipping, astrónomo que condujo el estudio.

En nuestro Sistema Solar, Júpiter está bañado por nubes brillantes de amoníaco que reflejan más de un tercio de la luz que le llega. En contraste, TrES-2b (descubierto en 2006 por el Trans-Atlantic Exoplanet Survey, carece de esas nubes debido a su elevada temperatura.

El planeta orbita su estrella regente a una distancia de apenas 5 millones de kilómetros. La intensa luz estelar hace calentar al planeta a una temperatura de unos 985 grados Celsius, mucho para tener nubes de amoníaco. En vez de eso, su exótica atmósfera contiene químicos que absorben la luz como sodio y potasio vaporizados, o el gas óxido de titanio. Pero ninguno de los tres logra explicar por completo la extrema negrura de TrES-2b.

“No está claro que hace este planeta tan negro”, dijo David Spiegel, coautor, de Princeton University. “Sin embargo no es absolutamente oscuro. Es tan caliente que emite un débil destello rojo, algo así como las parrillas de una estufa eléctrica”.

Los astrónomos estiman que el planeta orbita como nuestra Luna, de modo que siempre da la misma cara a la estrella, por lo que también muestra fases, lo que hace que el brillo total de la estrella más planeta varíe ligeramente.

El sistema fue estudiado usando los datos de la sonda Kepler de la Nasa, diseñada para medir el brillo de lejanas estrellas con suma precisión. El Kepler fue capaz de detectar la luz emanada del propio planeta.

Los pequeñísimos cambios en el brillo, de seis partes por millón, revelan que es muy oscuro.

Hasta hoy, Kepler ha localizado más de 1.200 candidatos a planetas. Los análisis futuros dirán si entre ellos hay alguno tan negro.

TrES-2b orbita la estrella denominada GSC 03549-02811, localizada a unos 750 años luz hacia la constelación del Dragón.

Dibujo cortesía David Aguilar-CfA

Un troyano está cerca a la Tierra

Un troyano nos sigue. Sí, eso es lo que se dice.

El explorador Wise de la Nasa (Wide-field Infrared Survey Explorer) descubrió el primer troyano alrededor de la Tierra.

Los troyanos son asteroides que comparten órbita con un planeta cerca de puntos estables al frente o detrás. Como siempre se encuentran por delante o atrás, nunca habrá riesgo de colisión.

En nuestro Sistema Solar, los troyanos también comparten órbitas con Neptuno, Marte y Júpiter. Y dos de las lunas de Saturno la comparten con troyanos también.

Los científicos habían predicho que la Tierra debería compartirla con esta clase de asteroides, pero había sido difícil hallarlos dado que son relativamente pequeños y aparecen cerca del Sol desde el punto de vista de la Tierra.

“Estos asteroides viven más que todo en la luz del día, lo que hace difícil verlos”, dijo Martin Connors, de Athabasca University en Canadá, autor principal de un estudio que apareció esta semana en Nature.

“Finalmente encontramos un objeto porque sigue una órbita inusual que lo lleva más lejos del Sol de lo que es usual en los troyanos”.

La búsqueda de troyanos por el grupo resultó en dos candidatos. Uno es 2010 TK7, confirmado por el telescopio en Mauna Kea (Hawai). Mide unos 300 metros de diámetro. Posee una extraña órbita que traza un movimiento complejo cerca de un punto estable en el plano de la órbita de la Tierra, aunque también se mueve por encima y por debajo del plano. Se encuentra a unos 80 millones de kilómetros de distancia de nosotros.

Las mediciones sugieren que al menos en los próximos 100 años no se acercará a menos de 24 millones de kilómetros.

“Es como si la Tierra siquiera al líder”, expresó Amy Mainzer, del JPL.

Un manojo de otros asteroides también tienen órbitas similares a la de la Tierra y podrían ser candidatos a una misión de exploración robótica. 2010 TK7 no es una buena elección porque anda a mucha velocidad por debajo o por encima del plano, lo que demandaría mucho combustible.

Foto cortesía Nasa.

Primeras fotos del gran Vesta

Si no conocía un gran asteroide de primera mano, la sonda Dawn le presenta uno: Vesta. La sonda envió las primeras imágenes de ese cuerpo que gira entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Dawn entró en órbita alrededor de Vesta el viernes pasado, cuando estaba a unos 16.000 kilómetros de distancia.

El asteroide tiene unos 530 kilómetros de diámetro y es el segundo más masivo del cinturón de asteroides y se cree que es gran fuente de meteoritos que han caído sobre la Tierra.

Para llegar a él, Dawn viajó 2.8 millones de kilómetros. En su viaje alcanzó la mayor velocidad obtenida por una sonda: 6,7 kilómetros por segundo.

Foto cortesía Nasa.

A medianoche el hombre conquista un asteroide

Primero fueron unas vueltecitas alrededor del globo terráqueo. Luego la aventura se extendió a la Luna. Siguieron los planetas, de uno en uno. La odisea llega ya a las fronteras del espacio interestelar con dos naves. Después, se violaron algunos cometas. Lo que faltaba: un gran asteroide.

Este viernes a la medianoche, la sonda Dawn (Amanecer) se insertó en órbita alrededor de uno de los grandes cuerpos del cinturón de asteroides que yace confinado entre Marte y Júpiter: el asteroide Vespa.

La misión: estudiarlo durante un año antes de proseguir su viaje hacia otro gran asteroide: Ceres.

A medida que se acerca, las imágenes tomadas son más nítidas y dejan ver rasgos interesantes de la superficie del cuerpo. La que acompaña esta nota fue tomada a 41.000 kilómetros de distancia.

Cuando ingrese a la órbita, estará a unos 16.000 kilómetros de Vesta. En ese momento el asteroide se encontrará a unos 188 millones de kilómetros de la Tierra.

“Nos ha tomado casi cuatro años llegar a este punto”, dijo Robert Mase, director del proyecto Dawn para la Nasa. “Los últimos chequeos indican que todo anda bien”.

Tras su inserción en órbita, este sábado hacia las 13:30 horas colombianas se establecerá comunicación con la sonda para verificar su estado.

Durante estos años, los ingenieros han tenido una tarea no tan dura afinando la trayectoria de Dawn. A diferencia de otras misiones, en las que se realizan dramáticos encendidos de los motores para situar una nave alrededor de un planeta, en esta ocasión, Dawn se someterá suavemente a la gravedad del asteroide, que lo capturará con delicadeza. Pero hasta que la sonda se acerque a Vesta y efectúe mediciones exactas, la masa y la gravedad del asteroide serán sólo estimados, por lo que el equipo de la misión requerirá unos días para refinar el exacto momento de la captura en órbita.

Dawn fue lanzada en septiembre de 2007 y en julio de 2012 dejará Vesta para encaminarse a su segundo objetivo: Ceres.

Vesta es el segundo objeto con más masa del cinturón de asteroides y tercero en tamaño, con un diámetro de unos 530 kilómetros. Hace cerca de 1.000 millones de años perdió parte de su masa en un gran choque y se considera que algunos de los fragmentos desprendidos han llegado a la Tierra.

Foto cortesía Nasa

Hallan galaxia con dos agujeros negros

Curioso: si con uno el susto es grande, como la fascinación, también, ¿qué decir con dos?

Para los amantes de la Astronomía: el satélite Swift y el observatorio espacial Chandra de la Nasa, encontraron un segundo enorme agujero negro en el corazón de una galaxia vecina, situada a solo 425 millones de años luz.

Conocida como Markarian 739 o NGC 3758, se encuentra hacia la constelación Leo.

Los dos centros de la galaxia, cada uno con un agujero negro, están separados por tan sólo 11.000 años luz.

En el corazón de la mayoría de grandes galaxias se encuentra un agujero negro que pesa por lo general millones de veces la masa solar, recordó Michael Koss, del centro Goddard de la Nasa y autor del estudio sobre los dos agujeros que aparecerá en The Astrophysical Journal Letters. Algunos irradian miles de millones de veces la energía del Sol.

Los centros galácticos con tan intensa actividad se denominan núcleos galácticos activos (AGN por su sigla en inglés). Solo 1% de los agujeros negros son poderosos AGN. Y los AGN binarios son más escasos aún: Markarian 739 es el segundo que se conoce.

“Sis dos galaxias colisionan y cada una posee un agujero negro supermasivo, habrá ocasiones en las que actúen como AGN”, explicó Richard Mushotzky, coautor.

“Como no estábamos viendo muchos AGN, recurrimos a Chandra”, agregó. Este es un telescopio espacial de rayos X y observa detalles cientos de veces más pequeños que los que puede detectar Swift, un satélite que en todo momento está examinando 1/10 del cielo.

De Markarian se conocía un agujero negro. El segundo es una sorpresa.

¿Qué pasará con ellos en un futuro lejano? ¿Se unirán en uno solo y poderosísimo?

Foto cortesía Nasa

Espectacular llamarada produjo hoy el Sol

Una llamarada enorme despidió el Sol hoy, de acuerdo con las imágenes y datos suministrados por el Solar Dynamics Observatory.

La llamarada surgió de la mancha solar 1.226-1.227 y tuvo una característica llamativa: salió expedida hacia fuera y luego, tomó la forma de hongo y pareció volverse sobre la superficie solar.

La llamarada fue del tipo M-2 o de tamaño medio según un comunicado de la Nasa.

Se cree que las partículas que salieron deben llegar a la Tierra entre mañana y el jueves y podrían provocar bonitas auroras.

La agencia espacial distribuyó un video de la erupción pero no indicó si podría haber disturbios en los sistemas de comunicación terrestres.

Foto cortesía Nasa.

La explosión más lejana jamás hallada

Si explota así, que explote bien lejos. Astrónomos de Estados Unidos y el Reino Unido detectaron la explosión más lejana vista hasta ahora de un objeto que podría ser, además, el más lejano observado.

Esta poderosa explosión de rayos gamma, que por poco tiempo es más brillante que varios miles de galaxias, más de un millón de millones de veces el brillo de nuestro Sol, ocurrió a una distancia de 13.140 millones de años, cuando el universo apenas llevaba un 4 por ciento de formado.

La explosión fue detectada por el satélite Swift de la Nasa en 2009, pero el equipo de astrónomos tardó dos años en el análisis cuidadoso de lo ocurrido para ver si el suceso rompía los registros conocidos.

Por su extrema brillantez, esta clase de explosión puede ser detectada por el Swift y otros satélites observatorios cuando ocurren a distancias de miles de millones de años luz. Aunque el estallido en sí dura unos minutos, la estela que dejan permanece por días o semanas.

Andrew Levan, de University of Warnick, uno de los primeros en observar la explosión comentó que “la carrera por hallar lejanos objetos se apoya en el deseo de encontrar y estudiar las primeras estrellas y galaxias que se formaron en el universo, en los primeros cientos de millones de años.

Se cree que las explosiones de rayos gamma son un rayo de radiación producido durante una supernova, la muerte de una gran estrella.

En la foto de la Nasa, el objeto que explotó.

Un asteroide cansón: 250.000 años detrás de la Tierra

A nadie le gusta. No nos creamos tan indiferentes. ¿Quién se siente bien cuando alguien lo sigue todo el tiempo?

Astrónomos del Armagh Observatory en Irlanda del Norte descubrieron que un asteroide hallado hace poco ¡ha estado siguiendo la Tierra durante 250.000 años! Puede, entonces, estar íntimamente ligado con el origen de nuestro planeta.

Dos meses después de haber sido detectado por el satélite de infrarrojos Wise, lanzado en 2009 por la Nasa, el objeto llamó la atención de los científicos Apostolos Christou y David Asher. “Su distancia promedio al Sol es idéntica a la de la Tierra”, dijo Christou. “Pero lo que realmente me impresionó es cómo su órbita era parecida a la de la Tierra”. La mayoría de los asteroides cercanos (NEA en inglés) tienen una órbita muy excéntrica o en forma de huevo, órbitas que los traen cerca del Sistema Solar interior. Pero el nuevo objeto, llamado 2010 S016, es distinto. Su órbita es casi circular, por lo que no puede acercarse a ningún otro planeta diferente a la Tierra.

Los científicos se dieron a la tarea de investigar cuán estable era esa órbita. Encontraron entre otras, si pudiera llamarse así, que ese asteroide le tiene pánico a la Tierra. Es terrofobo: nunca se acerca a menos de 50 veces la distancia Tierra-Luna (de unos 380.000 kilómetros).

En la actualidad, se conoce la existencia de otros dos compañeros de la Tierra, pero a diferencia de 2010 S016 la siguen sólo unos miles de años para luego moverse a órbitas diferentes.

El nuevo asteroide tiene un diámetro entre 200 y 400 metros, siendo el más grande de los tres que siguen hoy al planeta.

Conociendo de Astronomía, con un telescopio profesional de tamaño medio se puede ubicar: permanece como un objeto al caer la tarde y así se mantendrá por muchos años.

El análisis dejó ver que surgió con la Tierra hace 4.500 millones de años y es parte de un grupo de objetos remanentes que la teoría predice pero que no han sido observados.

Nave confirma teorías de Einstein

Como el buen vino: mientras más añejo, mejor. Pasan y pasan los años y las teorías de la Relatividad de Albert Einstein resisten toda clase de pruebas.

La sonda Gravity de la Nasa fue lanzada al espacio en 2004 con el fin de verificar algunas predicciones de aquellas leyes y… ¡las acaba de confirmar!

La nave, dotada con giroscopios ultraprecisos, midió la curvatura del espacio y el tiempo alrededor de un cuerpo gravitatorio y además cuánto un objeto giratorio jala el espacio y el tiempo mientras rota.

La sonda determinó los dos efectos con una precisión sin precedentes al escrutar una sola estrella, IM Pegasi, mientras giraba en órbita polar alrededor de la Tierra. Si la gravedad no afectara el espacio y el tiempo, los giroscopios señalarían en la misma dirección siempre estando en órbita, pero al confirmar esas teorías, los aparatos experimentaron cambios medibles en la dirección de su giro, mientras la gravedad de la Tierra los jalaba.

El hallazgo fue presentado online en el journal Physical Review Letters.

“Imagine la Tierra como si estuviera inmersa en miel. A medida que el planeta rotara, la miel alrededor se movería con ella, y es lo mismo con el espacio y el tiempo”, dijo Francis Everitt, principal investigador de Gravity en la Universidad de Stanford.

“Los resultados de la misión tendrán impacto de largo plazo en el trabajo de los físicos teóricos”, según Bill Danchi, del programa de Astrofísica de la Nasa en Washington.

La sonda completó la recolección de datos en diciembre pasado y quedó en desuso.

Para retar las teorías de Einstein, habrá que dispone en el futuro de equipos mucho más precisos. Por ahora, salen airosas, casi 100 años después.

Especial fin de semana: 2011 de clima extremo

Es el comentario en la calle y en las reuniones: agua que ha caído y más la que falta por caer. Y noticias que llegan de todos lados: una temporada inusual de tornados que supera registros históricos en Estados Unidos y un extraño fenómeno depresivo sobre el Caribe.

¿Qué le pasa al clima mundial? ¿Qué nos espera?

El jueves 28 cayeron al menos 30 milímetros de lluvia sobre 25 municipios antioqueños, llegándose incluso a 120 mm. en Chigorodó (Urabá).

Lluvias de 50 milímetros en pocas horas pueden provocar serias tragedias. Esa fue la lluvia caída (52 mm.) sobre Rionegro el miércoles 27, de acuerdo con un informe de la Organización Meteorológica Mundial. Y fue esa cantidad, según el Ideam, la que soportó la microcuenca de La Iguaná, que derivó en la inundación de varios barrios la tarde de ese miércoles.

El reporte del Ideam sugiere que mayo será muy lluvioso en todo el país, como si no se hubiera tenido con abril. Regiones como la Andina y el Piedemonte Llanero deben atenerse a las consecuencias, mientras que para el litoral Caribe se pronostica el comienzo de la temporada de invierno, que ya baña las regiones del sur de los departamentos caribeños.

¿Qué está sucediendo? Tal como aconteció desde mayo de 2010, cuando se anunció la aparición del fenómeno de La Niña, anuncio desestimado por las autoridades colombianas, las temporadas tradicionales de lluvias se fortalecen cuando se presenta esta condición climática. Sucedió entre septiembre y diciembre pasado y desde febrero de este año.

La Niña, de acuerdo con el reporte del Centro de Predicción del Clima de la National Oceanographic and Atmospheric Administration de Estados Unidos, se encuentra en proceso de debilitamiento, esperándose que en junio las condiciones neutrales retornen al océano Pacífico y el clima del mundo regrese a la normalidad.

Ese fenómeno surge cuando las aguas del Pacífico se enfrían al menos medio grado centígrado durante tres meses seguidos o cinco intercalados.

Para finales de junio el país podría volver a los niveles normales de lluvia, una lluvia que sobre Medellín y ciertas subregiones de Antioquia parece ser hoy más abundante que en las pasadas décadas, dato no confirmado.

Lo que sí concuerda con las predicciones del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático presentadas en su cuarto reporte técnico es que cada vez habrá más eventos extremos con mayor frecuencia. Como explicó hace algún tiempo el experto Germán Poveda, profesor e investigador de la Universidad Nacional, cae mucho agua en un lapso muy corto. Es esto lo que provoca las inundaciones súbitas.

En Medellín, de acuerdo con el promedio histórico, en mayo llueve 23 de los 31 días y la precipitación es de 199 milímetros, más que en abril. Esto, bajo condiciones normales. ¿Qué pasará con La Niña considerando que al 25 de abril ya se habían superado los promedios históricos del mes?

El aumento de las precipitaciones más la intensa deforestación en la región andina son la mezcla perfecta para la ocurrencia de inundaciones rápidas, al no perder la tierra su capacidad de filtrar buena parte del agua caída.

El calentamiento del planeta y el cambio climático que trae, podría estar incidiendo en una relativa mayor frecuencia de fenómenos El Niño y La Niña. De 1949 a 1968 se presentaron 5 eventos La Niña, frente a 8 de ese entonces para acá.

Y mientras El Niño apareció seis veces de 1951 a 1970, lo ha hecho 12 veces desde ese año.

La semana pasada, el satélite Aqua de la Nasa capturó sobre el océano Atlántico un sistema de baja presión, inusual para esta época del año, pues a partir de junio comienza la temporada de huracanes. Aunque finalmente esa depresión no se fortaleció, sí provocó cierta preocupación.

El 22 de abril, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó que el sistema se había organizado mejor, aunque los vientos disminuyeron para esa fecha.

Desde 1851 sólo en 2003 se formó una tormenta tropical, Ana, antes de tiempo.

Y fue en marzo de 2004 cuando por primera vez en la historia apareció un huracán en el Atlántico Sur, golpeando una región a 500 kilómetros de Río de Janeiro. Pero no son situaciones que se han vuelto frecuentes.

Este año, de acuerdo con investigadores de North Carolina State University, la temporada de huracanes debe estar por encima del promedio histórico aunque debajo de lo visto en 2010.

Lian Xie, profesor de Ciencias Marinas, de la Tierra y Atmosféricas y sus colaboradores, podrían presentarse de 13 a 16 tormentas con nombre sobre el Atlántico, incluyendo todo el océano, el Golfo de México y el Mar Caribe.

El número es mayor que el promedio de 9,6 visto entre 1950 y 2000, pero menor al registro de 2010 cuando hubo 19 formaciones de ese tipo.

La situación se hará más seria en mayo para Colombia. Hoy, con casi 270 municipios con deslizamientos y afectación de corredores viales en 12 departamento, 42 de ellos en Antioquia.

Será 2011 un año climático extremo, no sólo en el ámbito nacional, tal como fue 2010, que de acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial, emparejó al año más cálido de la historia debido, precisamente, a la fortaleza del fenómeno de El Niño durante los primeros meses de ese año.

La cuenca del Amazonas sufrió una sequía peor que la de 2005, Australia se inundó así como Pakistán, los calores mataron a decenas en Rusia y en Colombia murieron más de 300 personas por las inundaciones y el intenso invierno de La Niña más severa desde mediados de los 70, peor que la de 2008.

Otro año para recordar.

Fotos Nasa y El Colombiano.