Pequeño y desconocido

Pequeño y desconocido Mercurio. La sonda Messenger, que se instalará alrededor de Mercurio, el planeta más cercano al Sol, lo sobrevoló y encontró que no es un cuerpo muerto. Para Nada.
La Nasa reveló que la atmósfera, la interacción del campo magnético con el viento solar y su pasado geológico exhiben grandes niveles de actividad, más de lo que se sospechaba.
El tránsito de Messenger hizo posible descubrir un gran impacto sobre la superficie, de más de 600 kilómetros, casi la distancia entre Medellín y Cartagena.
La sonda sobrevoló por segunda vez Mercurio en octubre pasado, pero sólo ahora se reveló el análisis de las 1.200 fotografías que captó. Foto cortesía de la Nasa.

¿Dónde se acaba la Tierra?

Los límites de la Tierra. Si le preguntaran, dónde termina la atmósfera terrestre y dónde comienza el espacio, ¿qué diría?
Científicos de la Universidad de Calgary en Canadá se preguntaron eso. Y mediante un nuevo instrumento capaz de rastrear la transición entre los vientos relativamente suaves de la atmósfera terrestre y los más violentos cargados de partículas en el espacio, flujos que pueden alcanzar los 1.000 kilómetros por hora, hallaron la respuesta.
Los datos recibidos del instrumento lanzado en una nave de la Nasa hace dos años desde Alaska, revelan dónde comienza el espacio: a 118 kilómetros encima de nuestras cabezas y así fue publicado en el Journal of Geophysical Research.
¿Para qué conocer esta información? Es importante para conocer los efectos del espacio exterior sobre el medio ambiente y el clima en la Tierra.

Eso allá sí se está moviendo

Marte. El planeta rojo está vivo y coleando, como decimos popularmente. Sí, un equipo de científicos halló rastros de metano en la atmósfera marciana, lo que indica que está biológica o geológicamente activo.
El hallazgo se realizó tras observar durante años Marte con el telescopio de infrarrojo del Observatorio Keck en Mauna Kea, Hawai. Y con los espectrómetros del telescopio se obtuvieron tres rasgos asociados, casi sin dudas, al metano.
¿Por qué no se había hallado antes? La atmósfera marciana, mediante diferentes mecanismos, destruye con rapidez el compuesto. El gas se detectó en el hemisferio norte, lo que sugiere que algún proceso desconocido lo libera.
El metano, cuatro átomos de hidrógeno unidos a uno de carbono, es el principal componente del gas natural en la Tierra. Los astrobiólogos se han interesado en ¿él, dado que los organismos terrestres producen mucho de este gas al digerir los nutrientes, aunque otros procesos geológicos, como la oxidación del hierro, también lo liberan.
Para Michael Mumma, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la Nasa, principal autor del estudio, en el momento no se posee la suficiente información para decir si el metano marciano es producido por organismos o por acciones geológicas o por ambos, pero al menos indica que el planeta está vivo, hablando en sentido geológico.
Si hubiera vida que estuviera produciendo el metano, probablemente se encontraría en las profundidades del suelo, donde se darían las condiciones de temperatura para que hubiese agua líquida, elemento necesario para todas las formas conocidas de vida dado que es una fuente de energía y suministra carbono.
En la ilustración de la Nasa, de Susan Twardy, se muestran posibles fuentes de emisión del metano: agua subterránea, dióxido de carbono y el calor interno que se unen para producirlo.

Quiero más agua

Encelade. Tres lugares del Sistema Solar son sospechosos de poseer agua líquida cerca de la superficie. En uno de ellos, la luna Encelade de Saturno, sale a chorros por un geiser que ha sido captado por la sonda Cassini que trabaja por esos lados.
Un análisis realizado por científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la Nasa, la Universidad de Colorado y la Universidad de Florida Central en Orlando encontró que la fuente de los chorros pueden ser venas en la luna que canalizan el agua desde una tibia fuente, probablemente líquida, hacia la superficie a velocidades supersónicas.
El agua líquida existe en la Tierra, se sopecha que en la luna Europa de Júpiter, y en Encelade.
Si se confirma, las implicaciones serían grandes, comenzando porque podría deducirse que la presencia de agua en el Universo será más común de lo creído y observado.
La existencia de agua líquida debajo de capas heladas no es algo extraño. Se da en la Tierra debajo del lago Vostok, en la Antártica.
Foto de Encelade, cortesía Nasa.

Tras los pasos del gigante

Júpiter ha sido visitado por varias sondas, como la Galileo, pero aún permanecen muchos misterios sobre el gran planeta, para algunos una estrella frustrada porque no alcanzó el tamaño requerido para encenderse.
La Nasa anunció el envío de la sonda Juno para explorar el planeta joviano.
¿Sabía que, por ejemplo:
… Júpiter capturó casi todo el material sobrante tras la formación del Sol?
… el núcleo del gaseoso planeta, compuesto de helio e hidrógeno como el Sol es rocoso?
… algunos elementos pesados también están en él, en pequeña cantidad, pero más que en el Sol?
… hace cientos de años exhibe una gran mancha en su atmósfera, que parece una eterna tormenta?
Juno partirá en 2011 y llegará cinco años después al gran planeta.

Mercurio ya no es ese extraño

Mercurio: El segundo sobrevuelo este año de la sonda Messenger sobre el planeta Mercurio, en el cual se insertará en 2011, permitió ver detalles desconocidos de uno de los planetas menos visitados del Sistema Solar.
Sean Salomón, director del Departamento de Magnetismo Terrestre en Carnegie Institution y principal investigador, reveló que las cámaras registraron un área mayor que la superficie terrestre de Suramérica.
Al juntar las imágenes de los sobrevuelos con los de la sonda Mariner 10 hace más de tres décadas, se tiene un mapa del 95 por ciento de la superficie del más pequeño de los planetas rocosos.
La foto es cortesía de la Nasa.

Agarren flotador

Para rascarse la cabeza: la cobertura de hielo en el Ártico alcanzó la mínima extensión del año en septiembre de 2007 y presentó el segundo registro más bajo desde el advenimiento de los estudios satelitales, reportó el Centro de Datos del Hielo y la Nieve en Boulder, Colorado (E. U.)
Las observaciones refuerzan la tendencia negativa durante el verano en los últimos 30 años. La marca más baja para un septiembre fue en 2005.
El hielo cubría del 50 al 60 por ciento del Ártico en marzo, fin del invierno septentrional, pero en el invierno de este año apenas llegó al 30 por ciento.
¿Efectos del calentamiento global? Uhmmm…. no huele nada bien.
En la foto cedida por la Nasa, se observa la cobertura de hielo en el Ártico, tomada por el satélite Aqua