¡Qué terrible dinosaurio!

Dibudjo cortesía Lucas Panzarin

Narizón y cornudo. Eso fue toda su vida. En el desierto de Utah se encontraron restos de un dinosaurio, el Nasutoceratops, con una gran nariz y largos cuernos.

Eso fue hace unos años, pero ahora científicos revelaron información del animal en un artículo en Proceedings of the Royal Society B.

Su análisis sugiere que era de la familia de loas triceratops y que medía hasta 5 metros de largo.

“Nos dejó perplejos”, dijo Mark Loewen, de la Universidad de Utah, a la BBC. “Nunca habríamos creído que tendría este aspecto, no sigue en absoluto el patrón de este grupo de dinosaurios”.

El dinosaurio había sido encontrado en 2006, pero el estudio requirió años de trabajo. Las rocas en las que estaba tenían una antigüedad de unos 75 millones de años, por lo que debió vivir en el Cretácico superior o tardío. Los cuernos son los más grandes de este grupo de dinosaurios.

“Además también tiene la nariz más grande de su grupo”, indicó el investigador.

Detrás de la cabeza tenía una especie de cresta de hueso y pesaba unas 2,5 toneladas.

Los dinosaurios con cuernos o ceratopsidos fueron un grupo cuya mayoría de miembros tenía grandes cráneos y un solo cuerno sobre la nariz, uno sobre cada ojo y una prolongación ósea atrás.

El Nasutoceratops titusi poseía también otros rasgos únicos, como la prolongación poco adornada.

A pesar de este aspecto temible, como todos los triceratops era herbívoro, por lo que debió pasar más tiempo alimentándose apaciblemente de plantas que aterrorizando a otros dinosaurios.

El desierto en el que fue hallado pudo ser parte de un continente, Laramidia, descrito como un tesoro oculto de fósiles. Allí cerca al sitio se han encontrado otros dos tipos de dinosaurios con cuernos y uno con pico de pato, el hadrosauro. Una posibilidad es que coexistieron.