Qué gallinas somos

Ha sido costumbre que los humanos, como mamíferos, creamos que teneos muchas exclusividades dentro del mundo animal. Pero quizás no sea así. Por decir algo: tenemos algo de aves y gallinas. Sí, gallinas.
Por más de un siglo los científicos han creído que los cerebros de los humanos y otros mamíferos difieren de los de otros animales como las aves, una creencia basada en la estructura física de la neocorteza, la región cerebral responsable de las conductas del conocimiento complejo.
Pues bien, un estudio de investigadores de la Universidad de California en San Diego encontró que un a región comparable en el cerebro de las gallinas relacionada con la captación auditiva está construida similar a la de los mamíferos.
“Así termina quizás ese reclamo de la exclusividad de los mamíferos”, dijo Harvey J. Karten, director del estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.
Generalmente hablando, se creía que los cerebros de los mamíferos eran más evolucionados y desarrollados que los de otros animales, en parte por la estructura diferente de la neocorteza y la parte frontal, una zona de las capas exteriores del cerebro donde se centran las funciones cognitivas.
Otros estudios previos de cerebros de otros animales no habían encontrado una disposición similar de esas áreas, llevando a concluir que las células neocorticales y los circuitos en los mamíferos eran únicos en la naturaleza.
Hasta ahora, con los nuevos hallazgos. “Los animales como las aves eran vistos como adorables autómatas capaces sólo de actividad estereotipada
Pero este hallazgo indica que las propiedades laminares y de columnas de la neocorteza no son exclusivas de los mamíferos y de hecho pudieron haber evolucionado de células y circuitos en vertebrados antiguos,.
Esto plantea a los neurobiólogos un nuevo problema, para tratar de descifrar los orígenes evolutivos de la corteza mamífera: ¿de dónde provinieron todos estos circuitos complejos y cuándo aparecieron?
Una respuesta sería: del ancestro común de mamíferos y aves hace cerca de 300 millones de años.
Qué gallinas somos.