Una arañita en el jurásico

No parecía gran cosa frente a los dinosaurios: un cuerpo de solo 1,65 centímetros y una longitud total de 5,82. Convivió con los dinosaurios aunque de ella no se ha hecho una película.

Las arañas del jurásico no han sido comunes. Una fue descrita en Rusia en 1984, otra tres años después. Eso era todo.

Era todo hasta que este siglo agricultores de Daohugou en China, interior de Mongolia, comenzaron a encontrarlas. Por eso comenzó a hablarse de ellas.

“Los agricultores cavan huecos para extraer los fósiles, en su mayoría insectos y de vez en cuando una araña u otro animal, expertos de la universidad en Beijing viajan allá y evalúan los hallazgos”, según Paul Selden, profesor de paleontología de invertebrados en la Universidad de Kansas y miembro de un grupo que encontró el mayor espécimen hasta ahora, presentado en el último número de Naturwissenschaften.

“Es único porque es intermedio entre tipos más primitivos de las araneomorfas, o arañas verdaderas, y las tejedoras de redes que vemos hoy”.

Es el fósil más grande, pero no la araña más grande, que es la tarántula brasileña.

Este fósil es considerado la versión macho de una araña hembra hallada hace poco en la misma zona, clasificada como Nephila jurassica.

Algunos rasgos, determinados mediante microscopio electrónico, permitieron descubrir que eran diferentes al género Nephila, determinándose que eran arañas tejedoras que ya en aquellos tiempos del jurásico medio entre hace 174 y 166 millones de años cazaban insectos.

Una nueva y enorme tejedora

Una gigante, que parece ser la que manda en casa, a juzgar por su tamaño frente al de su macho. Científicos de Estados Unidos y Eslovenia descubrieron una nueva y gigante especie de Nephila, araña dorada tejedora, en Madagascar y publicaron el hallazgo en PloS One.
Matjaž Kuntner, del Instituto de Biología de la Academia de Ciencias de Eslovenia, junto a Jonathan Coddington, científico senior y curador de arácnidos y miriápodos en el Departamento de Entomología del Museo Nacional Smithsoniano de Historia Natural, reconstruyeron también el tamaño evolutivo de la familia Nephilidae para mostrar que la nueva especie, en promedio, es la más grande tejedora conocida. Las hembras son unas gigantes con 3,8 centímetros y una envergadura de sus patas de 10 a 12 centímetros, siendo los machos más pequeños.
Se conocen a la fecha cerca de 41.000 especies de arañas y cada año se suman unas 400 a 500 a la lista, pero para algunos grupos, como la tejedora dorada gigante, la última especie descrita data del siglo XIX.
Tejen redes que en ocasiones exceden el metro de diámetro, fuera de que son un organismo modelo para el estudio del dimorfismo sexual de gran talla. La foto es cortesía de M. Kuntner.