Un poco de carne para el cáncer

Carne. A muchos no les gusta. Pero es la fuente de alimentación de buena parte de la humanidad. Ha sido, desde hace lustros, asociada a un mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. Y lo mismo sucede con los productos lácteos.
Pues bien, científicos de Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego, mostraron nuevos mecanismos de cómo el consumo de carne roja y productos lácteos puede contribuir a aumentar el riesgo de algunos tumores.
Los hallazgos, que sugieren que la inflamación que resulta de una molécula que se introduce a través del consumo de esos alimentos, promovería el crecimiento de los tumores, fueron publicados en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences.
Dirigidos por Ajit Varki, profesor de Medicina y Medicina Celular y Molecular, los científicos estudiaron una molécula no humana, Neu5Gc, molécula de azúcar, que los humanos no producen naturalmente pero que puede ser incorporada en los tejidos humanos como resultado de comer carne roja. El cuerpo, entonces, desarrolla anticuerpos, una respuesta inmune que podría potencialmente conducir a una inflamación crónica, como sugirió otro estudio de Varki en 2003.
Como se ha visto que los tejidos del tumor contienen mucho más Neu5Gc de lo que se encuentra por lo general en los tejidos humanos normales. se deduce que esa molécula debe, de alguna manera, beneficiar los tumores.