Descubren la estrella más enorme

Menos mal no anda en nuestro vecindario, pues gigantes así se creía no podían existir. Una estrella con 300 veces la masa del Sol.
Sí, un equipo de astrónomos liderado por Paul Crowther, profesor de astrofísica de la Universidad de Sheffield, empleó el Very Large Telescope e información del Hubble para estudiar en detalle dos cúmulos de estrellas, NGC 3603 y RMC 136a.
El primero es una fábrica estelar de intensa formación de estrellas, a 22.000 años luz. El segundo, más conocido como R136, es un cúmulo con estrellas jóvenes, calientes y masivas a 165.000 años luz en la Gran Nube de Magallanes, nuestra vecina galaxia.
El equipo encontró estrellas con temperaturas superficiales sobre los 40.000 grados: unas siete veces más calientes que nuestro Sol, algunas decenas de veces más grandes y varios millones de veces más brillantes.
Una comparación con modelos revela que varias de estas lejanas estrellas nacieron con masas superiores a las 150 masas solares y la R136a1 es la más masiva que se haya descubierto a la fecha con unas 265 masas solares y un peso al nacer de 320 veces la masa del Sol.
Para darnos una idea: el Sol tiene 332.950 veces la masa de la Tierra.
Estas estrellas pierden peso a través de vientos poderosos y desafían las creencias y evidencias acumladas hasta ahora de que la máxima masa de una estrella no podría superar las 150 masas solares.
En NGC 3603 también se encontraron dos estrellas con masas cercanas a las 150 masas solares cuando nacieron.
Mientras más masiva una estrella, menos vive. Crowther explicó que R136a1 está en una edad mediana, algo más del millón de años (en comparación nuestro Sol tiene algo más de 4.500 millones de años) y ha perdido una quinta parte de su masa o más de 50 masas solares.
Si esta estrella remplazara al Sol en nuestro Sistema Solar, lo sobrepasaría tanto como el Sol sobrepasa hoy la Luna llena. Su masa haría que el año de la Tierra durara tres semanas y la radiación ultravioleta sería tan fuerte que no podría haber vida acá.
Menos mal anda lejos.
Dibujo que compara varias estrellas, cortesía ESO

Un paisaje para nada calmado

Un vecindario tumultuoso. Esta foto del telescopio Hubble parecen los fuegos artificiales de una fiesta decembrina. Pero no. Se observa al centro un cúmulo de estrellas rodeado por nubes de gas y polvo interestelar, material en bruto para la formación de otras estrellas.
Esta nebulosa está situada a 20.000 años luz hacia la constelación Carina. El cúmulo se conoce como NGC 3603.
No se trata de una pose para la foto de tranquilos habitantes de esa región. La radiación ultravioleta y los violentos vientos estelares han abierto un boquete en la nube de gas y polvo, lo que permite ver sin problemas la agrupación de jóvenes y calientes estrellas.
La mayoría de estrellas nació alrededor del mismo tiempo, pero difieren en tamaño, masa, temperatura y color. El curso de la vida de una estrella es determinado por su masa, por lo que un cúmulo de determinada edad contiene estrellas en varias etapas de sus vidas, dando una oportunidad para análisis detallados de los ciclos de vida estelares. NGC 3603 contiene además varias de las estrellas más masivas conocidas. Estrellas que viven rápido y mueren pronto, quemando su combustible de hidrógeno aceleradamente y terminando sus vidas en explosiones de supernova.
Los cúmulos como este proveen pistas para entender el origen de la formación de estrellas masivas en el primigenio y distante universo. Los astrónomos los utilizan además para estudiar distantes estallidos que ocurren cuando chocan las galaxias, desencadenando una frenética formación de estrellas.
La imagen fue captada en agosto y diciembre de 2009.