Una pequeña vecina

Cortesía ESO

Si no conocía, la Barnard, acá está. Es una vecina. Y como buen vecino, hay que saber quién es quién.
La galaxia de Barnard, conocida también como NGC 6822, contiene zonas de rica formación de estrellas y extrañas nebulosas, como la burbuja muy visible en la parte superior izquierda de esta notable imagen.
Los astrónomos la clasifican como una enana irregular por su forma rara y tamaño relativamente diminuto en relación a los estándares galácticos.
La imagen fue tomada desde el Observatorio La Silla en chile, del European Southern Observatory. En ella la Barnard brilla bajo un mar de estrellas en primer plano, en dirección a la constelación de Sagittarius (el Arquero). A sólo 1,6 millones de años-luz, es un miembro del Grupo Local, ese archipiélago de galaxias que incluye nuestro hogar, la Vía Láctea.
Su apodo proviene de su descubridor, el astrónomo norteamericano Edward Emerson Barnard, quien en 1884 espió este islote cósmico visualmente escurridizo empleando un refractor de 125 milímetros de apertura.
Con un tamaño similar a un décimo de la Vía Láctea, la Galaxia de Barnard se ajusta a su clasificación de enana: contiene unas 10 millones de estrellas, muy lejos de las 400 mil millones que se estima posee la Vía Láctea. En el Grupo Local, como en otras partes del Universo, las galaxias enanas sobrepasan en número a sus primas más grandes y hermosas.
Las galaxias enanas irregulares como ésta adoptan sus formas de mancha a través de encuentros cercanos con otras galaxias o de la “digestión” de éstas. Tal como todo lo que hay en el Universo, las galaxias están en movimiento, y a menudo pasan muy cerca unas de otras o incluso a través de éstas. La densidad de estrellas en las galaxias es bastante baja, lo que significa que pocas estrellas colisionan físicamente durante estas disputas cósmicas. Sin embargo, la fatal atracción de la gravedad puede cambiar esta situación de modo espectacular, mezclando las formas de las galaxias que pasan y colisionan. Grupos completos de estrellas son tironeados o lanzados de su hogar galáctico para formar galaxias enanas de figuras irregulares como NGC 6822, dice la información suministrada por ESO.