Hallan otro agujero negro hacia el centro de la galaxia

Hacia el centro de nuestra Vía Láctea yace un objeto no visto antes: otro agujero negro, detectado hace pocos días por el satélite Switf de la Nasa.

La sonda detectó un aumento de energía en forma de rayos X de una fuente en dirección al centro de la galaxia, situada entre las constelaciones Escorpión y Sagitario.

La explosión fue producida por un objeto estrambótico poco conocido, una nova de rayos X, anuncio de la existencia de un agujero negro de masa desconocida.

“Las novas brillantes de rayos X son tan escasas que son un evento que sucede una vez en una misión y esta es la primera que ve el Switf”, dijo Neil Gehrels, principal investigador de la misión en el Centro Goddard. “Es algo que habíamos estado esperando”.

Una nova de rayos X es una fuente de corta duración de rayos X que aparece de repente, alcanza su pico de emisión en unos días y luego se desvanece por meses. El estallido surge cuando un torrente de gas repentinamente se dirige hacia uno de los objetos más compactos, una estrella de neutrones o un agujero negro.

El aumento rápido de brillo en la fuente activó el telescopio de estallidos del Swift dos veces en la mañana del 16 de septiembre y una vez más al día siguiente.

La nova fue denominada Switf J1745-26 por las coordenadas en el cielo. Está situada a pocos grados del centro de la galaxia hacia la constelación Sagitario. Y aunque no se estableció la distancia exacta, los científicos creen que está a entre 20.000 y 30.000 años luz en la parte interna de la Vía Láctea.

La nova lanzó un pico en de rayos X con energías sobre los 10.000 electronvoltios o varias miles de veces la de la luz visible, el 18 de septiembre, cuando alcanzó una intensidad semejante a la de la Nebulosa del Cangrejo, un remanente de una supernova que sirve como calibrador para los observatorios de altas energías y es considerada una de las fuentes más brillantes más allá del Sistema Solar a esas energías.

“El patrón que estamos viendo se observa en las novas de rayos X en las que el objeto central es un agujero negro. Una vez esos rayos se debiliten esperamos medir su masa y confirmar el estatus de agujero negro”, dijo el astrofísico Boris Sbarufatti, del Observatorio Brera en Italia, quien trabaja con el equipo del Swift.

Dibujo de la nova y el agujero negro, cortesía Nasa