Los felinos son impuros

Un bengal, bengalí o bengala, gato doméstico cruzado con un leopardo. Foto Wikipedia/Tyler T

¿Qué tal un ligre o un teón? Los felinos no siempre fueron los felinos que son. Así lo confirma un estudio sobre la evolución de estos animales, que en distintos puntos de su historia se aparearon unos con otros.


Los felinos actuales, por decirlo así, son en realidad animales sin pedigrí, comunes, lo que en algunas partes denominan ‘chandas’.

Los híbridos resultantes del apareamiento entre distintos tipos de felinos han regido su evolución, según el estudio.

Hoy es posible crear árboles familiares de las especies. Al analizar el nivel de similitud en el ADN se puede descubrir cuán emparentadas están dos especies.

En la última década análisis de genomas de felinos mostraron discrepancias extrañas, debido a dos tipos de ADN hallado en las células, el nuclear del núcleo celular y el mitocondrial de la mitocondria. Los árboles familiares de las especies de felinos difieren cuando se estudia uno y otro tipo de ADN, explicó William Murphy, coautor.

Una explicación es que ocurrió un apareamiento entre especies de gatos de distintos géneros y subfamilias. Se ha visto que especies que no viven cerca, en los zoológicos se han apareado. Puede suceder entre los leones que vive en África y los tigres de Asia. El resultado son híbridos que tienen rasgos de ambas especies, como ligres, cruzamientos entre leones machos y tigresas, y teones, descendientes de leonas y tigres.

“Una de las razas de gatos más populares, el bengalí, es un híbrido del gato doméstico y el leopardo asiático. Muchas otras razas son de origen híbrido”, dijo Murphy.

Para resolver el misterio de la evolución de los felinos, los investigadores estudiaron el ADN de 38 especies de gatos de 8 linajes de felinos, desde el gato doméstico a los grandes gatos como leones, tigres, leopardos, jaguares y guepardos.

Los científicos construyeron un árbol familiar de linajes maternos y paternos para cada una de las especies. Hallaron al menos 10 instancias de hibridización que moldearon la evolución de los felinos y “probablemente encontraremos más cuando tengamos los genomas completos de todas las especies vivas de felinos”, explicó Murphy, citado por LiveScience.

Se identificaron trazos de hibridización entre los genomas de más de la mitad de los 8 linajes, específicamente en el gato doméstico, el leopardo, el lince, el ocelote y la pantera.

Por ejemplo, mientras el puma está más relacionado con el gato doméstico y el leopardo asiático, las hembras de pumas tenían signos de ancestría de los linces y el gato de Borneo.

Es decir, la mezcla es común en la naturaleza, más de lo que se creía. Y podría aportar genes útiles al resultado de ese apareamiento entre especies diferentes.

El estudio apareció en Genome Research.

Las 10 noticias científicas de la semana

Las verduras son fuente de antioxidantes. Foto Wikipedia commons

1. Los antioxidantes no son tan benignos

Son vendidos por millones. Son un jugoso negocio. Son consumidos en toda parte: los antioxidantes. Un estudio publicado en Science Translational Medicine encontró que ayudan a duplicar la tasa de metástasis de melanoma en estudios con ratones. Un hallazgo que confirma otro hallazgo previo, de que aceleran la progresión del cáncer de pulmón. Los resultados fueron confirmados en cultivos con células de pacientes. La conclusión de los científicos es que los antioxidantes protegen de los radicales que pueden ser cancerígenos, pero una vez hay un cáncer lo protegen a este.

2. Blanqueamiento global

Un nuevo evento de blanqueamiento de corales en todos los mares del planeta fue revelado por la National Oceanographic and Atmospheric Administration de Estados Unidos (NOAA). Se había detectado en Hawaii y ahora se expandió al Caribe. Se debe al calentamiento de las aguas. El blanqueamiento debilita los corales y puede matarlos. Tras el evento, la recuperación es lenta, pero no se sabe cuánto durarán las condiciones climáticas que han producido el mal.

3. Sanando los perros

Tomen nota: trabajando con células madre intestinales de humanos y ratones científicos lograron que creciera un tejido intestinal en un medio especial. Pero ahí no paró el avance: trasplantaron un pedazo de más de 5 centímetros, creado por ese método, al colon de perros que habían perdido la cobertura intestinal, un paso más en la medicina regenerativa. El estudio apareció en Regenerative Medicine.

4. Cerebro online

Durante 10 años se ha venido luchando en ello gracias al proyecto Blue Brain. Ahora se ven los resultados: en un primer borrador científicos muestran que lograron reconstruir de forma virtual un pedazo de cerebro de ratón, el cual contiene 31.000 neuronas, 55 capas de células y 207 subtipos distintos de neuronas. El avance, publicado en Cell, busca descifrar la forma como trabaja el cerebro, encontrar todas las clases de neuronas, medir las propiedades eléctricas y hacer un mapa de los circuitos que se conectan unos a otros.

5. Muerte plástica

La amenaza es real: las 7 especies de tortugas marinas están amenazadas por la gran cantidad de plástico que cae a los mares, reveló un nuevo estudio global publicado en ICES Journal of Marine Science. La producción mundial de plástico pasó de 1,5 millones de toneladas a 299 en 65 años y una parte va a los mares, donde continuamente se encuentran tortugas enredadas en él o muertos al ingerirlo.

6. El núcleo se hizo hierro sólido

Ha habido diversos estudios y fechas múltiples. Una nueva investigación publicada en Nature sugiere que el núcleo interno de la Tierra, la capa más profunda, una bola de hierro del tamaño de Plutón, surgió hace 1.500 millones de años al ‘congelarse’ de la capa ca hierro derretido del núcleo externo. Ese núcleo interno es entonces una adición relativamente nueva al planeta, que tiene unos 4.500 millones de años. El movimiento del núcleo exterior de hierro es el que produce el campo magnético que protege la Tierra y se está enfriando.

7. Olas en el espacio

Algo extraño sucede alrededor de AU Microscopii, una estrella a solo 32 años luz de nosotros: el disco de polvo que la rodea muestra unas ondulaciones no vistas antes, reportaron astrónomos en Nature. Se observa una especie de olas que se alejan a una velocidad de 40.000 kilómetros por hora. No se sabe a qué se debe, pero podría deberse a las llamaradas de la estrella, algo por confirmar. Pero en verdad muy extraño.

8. Superprotegidos

Alrededor del 40 copias del gen PT53 que codifica por una proteína, la p53, supresora de tumores poseen los elefantes, lo que explica porqué desarrollan tan poco ese mal, apenas un 5% de ellos muere de cáncer. En contraste, los humanos solo tenemos 2 copias. El descubrimiento fue publicado en el Journal of the American Medical Association. Parece que en algún momento de su evolución un error genético duplicó esos genes, brindándoles protección.

9. Un cielo muy azul

Nuevas fotografías enviadas por la nave New Horizons, tomadas a su paso por el planeta enano Plutón revelan que tiene una atmósfera azul y en zonas de su superficie hay hielo de agua, que no se había podido observar desde la Tierra. No se esperaba que la atmósfera tuviese ese color, aunque agua sí debía existir, según científicos d ella misión. La nave se halla ahora a 100 millones de kilómetros de Plutón.

10. Ese pasado húmedo

Marte sí tuvo lagos durante mucho tiempo, uno de ellos en donde hoy está el cráter Gale que recorre el robot Curiosity, que detectó ese ambiente. Ese cráter tiene una antigüedad de 3.800 a 3.600 millones de años. El planeta tuvo una atmósfera hace cientos de millones de años, capaz de almacenar el agua. Al perderla, la mayor parte se esfumó de la superficie. El nuevo hallazgo fue presentado en Science.

El planeta Mercurio se está encogiendo

Sí, Mercurio, el planeta más cercano al Sol se está encogiendo mucho más de lo que los científicos habían observado.

Se ha encogido unos 11 kilómetros desde que el Sistema Solar se formó hace unos 4.500 millones de años. El planeta se fue enfriando y se contrajo, haciéndose áspero con largas crestas montañosas curvadas similares a las arrugas de una manzana vieja.

Un nuevo censo de esas cadenas montañosas permitió detectar más y más escarpadas que antes. Esto sugiere que se ha encogido más de los 2 a 3 kilómetros que se había estimado, según Paul Byrne, científico planetario de Carnegie Institution for Science en Washington DC, quien presentó los resultados del análisis esta semana.

Este hallazgo ayuda a explicar cómo se enfrió el gran núcleo metálico del planeta y reconciliara teóricos que predecían ese mayor encogimiento y observadores que no lo habían detectado.

Desde los tres pasos del Mariner 10 sobre Mercurio en 1974-75 los científicos habían medido la altura y longitud de los escarpes para calcular cuánto había sido el encogimiento.

Este encogimiento es un producto de la peculiar composición del planeta “como un núcleo flotando en el espacio cubierto con una delgada capa”, según Byrne. La mayor parte del planeta está hecho de ese gran núcleo, que se debió enfriar rápido con el calor moviéndose hacia la superficie.

Los estudios de modelación dicen que Mercurio se ha encogido de 10 a 20 kilómetros en su vida, comparado con los 2 a 3 según los datos del Mariner.

Las últimas imágenes de la sonda Messenger con medidas de la topografía, han permitido datos más exactos. Así, se concluye por ahora que ese encogimiento debe ser de unos 11,4 kilómetros.

En la foto imagen del planeta tomada por Messenger, cortesía Nasa.

Qué desorden de criatura

Si tenenos 46 cromosomas y no nos entendemos aún, ¿qué decir de Oxytricha trifallax, una pequeña criatura de estanques? Posee 15.600 cromosomas.

El ADN está empacado en estas estructuras. Las moscas de las frutas tienen 8, los perros 78, pero la organización es en esencia la misma. Científicos secuenciaron el genoma de ese organismo, que no es animal ni planta sino protista -parte de los reinos de la vida que incluye algas y amebas, y encontraron un enorme caos.

Compuesto de una sola célula, nunca crece más de un cuarto de milímetro. Nada en estanques en busca de microbios para comer y se mueve batiendo sus pequeños pelos, las cilios, de donde su grupo obtiene el nombre: los ciliados.

Dentro de su célula posee dos núcleos que contienen el ADN. Uno de estos, el micronúcleo, porta la edición completa de su genoma, tal como un núcleo en nuestras células. Es el estante de la enciclopedia. Pero mientras el material en nuestro núcleo debe ser decodificado constantemente y transcrito para que podamos vivir, el núcleo de Oxytricha está inactivo: a duras penas esa enciclopedia es leída.

En vez de esta, depende de una segunda estructura llamada el macronúcleo. Es un desorden. Todo el ADN en el micronúcleo es copiado miles de veces y movido al macronúcleo. En el proceso, se parte en decenas de miles de puntos, se reorganiza y es cortado. Lo que queda es una colección de miles de nanocromosomas que contienen toda la información que Oxytricha requiere para sobrevivir. Esta es la materia que es decodificada y transcrita, usada y reutilizada mientras las originales acumulan basura.

2011: Odisea en Mercurio

Este jueves la sonda Messenger se insertará en la órbita del cercano y pequeño Mercurio, un planeta que nunca había contado con un visitante terrestre tan cercano. Messenger lo estudiara durante un año.

Mercurio es un misterio entre los planetas rocosos. Es el más pequeño de los planetas del Sistema Solar, con una de las superficies más antiguas y una variación extrema de temperatura, pese a su cercanía al Sol. Es también uno de los menos explorados, pues naves sólo ha habido de paso, como la Mariner 10.

Entender Mercurio es vital para quienes estudian cómo se formó y evolucionó el Sistema Solar.

“Esperamos encontrar la composición mineral de la superficie con la identificación de las bandas espectrales y la modelación de los resultados”, expresó Ann Sprague, investigadora de la Universidad de Arizona.

Uno de los misterios que se espera resolver es el campo magnético del planeta. Con apenas un diámetro algo más grande que el de la Luna (cerca de 4.800 kilómetros) debería tener un núcleo sólido. Sin embargo, la presencia de un campo magnético sugiere que el interior permanece parcialmente derretido.

Al carecer de atmósfera, Mercurio está rodeado por una exosfera: una región delgada e invisible que contiene átomos e iones, que es generada por los vientos solares cargados de partículas que llueven sobre la superficie.

Messenger llegó a Mercurio hace dos años, pero lo sobrevoló varias veces en las maniobras de disminución de velocidad para la inserción. La nave ha viajado 7.879 millones de kilómetros desde su lanzamiento en agosto de 2004.

Mercurio: la aventura comienza.

Foto cortesía Nasa.

Sonda visitó el cometa con el hoyo

El cometa con una huella humana. Sí, el Tempel 1, si así pudiera decirse, no olvida a los humanos. O, al menos, la nave que en 2005 se le acercó y…le disparó.

El lunes pasado, la sonda Stardust visitó ese cometa situándose a menos de 200 kilómetros, desde donde tomó distintas imágenes. ¿Qué encontró?

Pudo ver el hoyo que dejó en el núcleo del cometa la nave Deep Impact, que en 2005 chocó contra este viajero del espacio.

Un informe de la Nasa reveló que tomó 72 imágenes de alta resolución y acumuló 468 kilobytes de datos sobre el polvo en su coma, esa nube que hace las veces de atmósfera cometaria.

Stardust se llamó, en esta misión, Stardust-Next, pues en 2006 ya se había acercado a otro cometa, del que recogió partículas y las trajo a la Tierra.

La misión permitió ver además del cráter dejado por Deep Impact, que algunos rasgos de la superficie habían cambiado con respecto a lo observado en 2005.

“Vimos un cráter con un pequeño montículo en el centro y parece que parte del material que eyectó en 2005 regresó al núcleo”, dijo Pete Schultz, de Brown University. Eso sugiere que el núcleo es frágil y débil.

Cortesía Nasa.

Sacando fuego de las entrañas de la Tierra

De esas cosas que podría uno estar desocupado, sentado en cualquier banca mirando por la ventana o al campo y los pensamientos van y vienen. Ideas locas o no tan locas.

Eso podría aplicarse al tema que presenta Unni Skoglund, periodista alemana freelance en Gemini Magazine.

¿Se puede tomar energía del fondo de la Tierra? Allí, bajo los pies de los miles de millones de seres humanos, hay una poderosa fuente de calor. Aunque no lo crea, 99 por ciento del planeta tiene una temperatura de 1.000 grados centígrados o más.

Hasta ahora, apenas se araña la superficie, pero poco a poco el hombre comienza a cavar. O a perforar.

Una sola fracción del calor geotermal, serviría para alimentar las necesidades de todo el planeta, cree Are Luna, investigador en Sintef Materials and Chemistry. Con un ingrediente: no contamina.

Un tercio del flujo de calor proviene del calor original en el núcleo de la Tierra y en el manto (la capa más cercana a la corteza). Los otros dos tercios se originan en la radioactividad de la corteza, en donde sustancias radiactivas continuamente se transforman y generan calor, que es transportado a las capas rocosas más cercanas a la superficie.

Hasta acá, todo bien. Pero… ¿y cómo obtenerlo?

La energía geotermal que proviene de los 150 a 200 metros debajo de la superficie es energía geotermal de baja temperatura. Hoy en día es extraída en distintas partes.

Una compañía noruega, Rock Energy, quiere recoger energía a 5.500 metros de profundidad, en la cual se puede tener agua a 90-95 grados para ser utilizada en plantas de calentamiento.

Pero si se quiere reducir la emisión de CO2 y obtener energía limpia, hay que cavar más hondo. En ese país se creó el Norwegian Centre for Geothermal Eenrgy Research, con universidades, instituciones de investigación y la industria.

La meta: llegar a los 10.000 metros o más. Allí se puede obtener la llamada agua supercrítica con una temperatura de al menos 374 grados y una presión de al menos 200 bares. Eso multiplica por 10 la cantidad de energía que puede ser extraída y la cantidad de energía geotermal producida podría igualar la que genera una planta nuclear.

¿Hasta dónde se ha llegado? Las compañías petroleras han alcanzado los 5.000 metros, donde las temperaturas alcanzan los 170 grados centígrados. Perforar más hondo trae una serie de problemas tecnológicos no resueltos aún, tanto de orden de la perforación en sí como de los materiales empleados.

A esa temperatura el acero se torna quebradizo y el plástico y los componentes electrónicos se derriten.

La industria del petróleo y el gas, tiene ensayos para llegar a los 12.00 metros. Aprender de ellos será una opción válida en busca de la energía geotermal.

Para Luna, en 10 años se tendrían materiales que resistan hasta los 300 grados centígrados. En 25, quizás, para llegar a los 500 grados.

La energía termal además de limpia es democrática en teoría. Debajo de cada país hay calor almacenado, pero la temperatura varía de sitio en sitio debido al grosor de la corteza, que no es uniforme. En latitudes norte, como Noruega, la temperatura aumenta unos 20 grados por kilómetro dentro de la corteza. En otras regiones, pueden ser 40 grados.

¿Será posible? Los sueños, sueños son, pero este tras el viaje de Julio Verne en la segunda mitad del siglo XIX parece acercarse a ser verdad. Pero con calma. Todo a su debido momento.

Con qué se come el anti hipertritón

Como volver al comienzo de todo: un equipo internacional de científicos creó pro primera vez una partícula que se cree vivió inmediatamente después del comienzo del universo, el Big Bang, produciendo nuevas preguntas y respuestas sobre algunas de las leyes básicas de la Física. Crearon, ni más ni menos, una nueva forma de la materia.
Se trata del anti hipertritón, una partícula nunca vista antes, lográndolo tras colisionar núcleos de oro a velocidades extremadamente altas. El trabajo apareció publicado en Science Express.
Con el Colisionador de Iones del Laboratorio Brookhaven en Nueva York, se logró la colisión de partículas de oro a 299.000 kilómetros por segundo, casi la velocidad de la luz. Se hicieron más de 100 millones de colisiones para recoger los datos.
“Sabemos que algunas partículas de materia se formaron inmediatamente tras el Big Bang, pero se extinguían luego de una millonésima de segundo o algo así”, explicó Carl Gagliardi, del Texas A&M Cyclotron Institute, que participó en los experimentos.
Al acelerar el oro, que fue elegido por ser muy pesado, a altas velocidades, se pudieron replicar las condiciones justo después del Big Bang. ” Es como si se chocaran dos carros a alta velocidad, se tendría un montón de metal caliente”.
Gagliardi explicó que “a una temperatura de cerca de dos billones de grados, unas 100.000 veces más caliente que en el centro del Sol, fuimos capaces de producir una nueva forma de materia”.
A medida que esa forma de materia evoluciona, se expande, enfría y decae. Cuando lo hace, la mayoría se convierte en materia ordinaria, pero una gran cantidad se convierte en antimateria.
“Hallamos evidencia de partículas llamadas anti lambdas adheridas al anti núcleo. La anti lambda tiene un periodo de vida de menos de un milmillonésimo de segundo, que a escala nuclear, es una gran cantidad de tiempo. Nos da un marco para hacer una especie de tabla periódica de los elementos en 3D, de materia a antimateria. Nos da una nueva clase de materia para estudiar, una que pensamos debería ser una imagen especular de nuestro mundo, pero una gran pregunta es, ¿cuán preciso es ese espejo?
El Big Bang, es conocido, produjo iguales cantidades de materia y antimateria, pero con el paso del tiempo, algo alteró el balance para que existiera la vida, es la razón por la que hay más materia que antimateria hoy.
“Entonces, ¿qué es esto”, se preguntó el científico.
En la foto cedida por el Instituto se observan las colisiones.