Las alturas enflaquecerían

Si resulta cierto, ¡qué sorpresa! Si desea perder peso, intente vivir en lo alto de una montaña. El aire en las alturas contiene menos oxígeno que en zonas bajas, por lo que respirarlo hace que el corazón lata más rápido y el cuerpo queme más energía.
20 hombres obesos pasaron una semana cerca del más alto pico en Alemania y observaron cómo se disparó su metabolismo, su apetito disminuyó y perdieron más libras que si hubieran permanecido en casa, reportó un estudio.
Los hallazgos deben ser replicados dado que no se incluyó un grupo de control que permitiese obtener conclusiones más firmes.
Existen estudios que muestran que atletas que entrenan en las alturas tienden a perder peso. El gastroenterólogo Florian Lippl, del Hospital Universitario de Ludwig-Maximilians en la Universidad de Munich, se planteó que las personas obesas eran difíciles de ser motivadas para ejercitarse, por lo que pensaron llevarlos a una montaña, a 2.650 metros, en donde vivieron tal como lo habían en sus vidas diarias.
Los resultados, citados en Science, parecen sorprendentes. Quizás sólo funcionen para quienes no vivan en lugares altos, o para quienes suban más alto. O, quizás por poco tiempo, conociendo que en poblaciones altas, también residen gordos.