Las mujeres reconocen mejor los pájaros

Aunque es el mismo, todos los vemos diferente. El mundo cambia según quien lo mire.

Las mujeres son mejores que los hombres para reconocer cosas vivas como las aves y ellos lo hacen mejor para reconocer… vehículos.

Es lo que muestra un análisis de psicólogos de Vanderbilt University, que parece controvertir otros en su campo.

“No son resultados definitivos, pero son consistentes con esta historia: cada quién nace con una capacidad general para reconocer objetos y de hacerlo bien. Casi todos somos expertos en reconocer rostros, dada su importancia para las interacciones sociales. La mayoría también desarrolla la experticia para reconocer otro tipo de objetos debido a su trabajo, pasatiempos o intereses. Nuestra cultura influencia en cuáles categorías nos interesamos, lo que explica las diferencias entre hombres y mujeres”, explicó Isabel Gauthier, profesora de Psicología.

Los resultados fueron publicados online en Vision Research: “The Vanderbilt Expertise Test Reveals Domain-General and Domain-Specific Sex Effects in Object Recognition.”

“Nuestra intención era evaluar el rol que la experticia juega en el reconocimiento de objetos con un nuevo test que incluye varias categorías, o sea que no estábamos buscando estos resultados”, dijo Gauthier. Ella dirige el laboratorio donde el estudiante de postdoctorado Rankin McGugin condujo el estudio.

“No es la primera vez que se han hallado diferencias de género en tareas de percepción. Estudios previos han demostrado que los hombres tienen una ventaja en tareas de rotación mental. De hecho, un estudio reciente que analizó solo el reconocimiento de autos mostró que los hombres eran mejores que las mujeres pero se atribuyó a esa rotación. Nuestro hallazgo de que ellas son mejores que los hombres para reconocer objetos en otras categorías sugiere que esa explicación no es correcta”.

El descubrimiento del efecto de género en el reconocimiento de objetos también pone en duda estudios que proclaman que la capacidad de reconocer rostros es independiente de la capacidad de él o ella de reconocer objetos”.

Imagen cortesía Julie Turner, Vanderbilt University

El amor reduce el dolor físico

Si se curar heridas se trata… el amor. Una nueva investigación revela que mirar la foto de la persona amada activa la actividad neural en la zona del cerebro relacionada con los sentimientos de seguridad, lo que ayuda a llevar el dolor físico.

Una investigación previa había demostrado que la presencia de esa persona amada aliviaba el dolor, pero en el estudio publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences se logró precisar el área cerebral involucrada en el fenómeno.

Los investigadores tomaron imágenes de resonancia magnética de los cerebros de 17 mujeres que miraban fotos de su pareja sentimental o bien objetos inanimados. Al tiempo, les aplicaban cortos shocks y les pedían calificar la intensidad del dolor. Aunque los shocks siempre eran idénticos, las mujeres reportaron menos dolor cuando miraban la foto de la persona amada. Esas diferencias en la sensación de dolor se relacionaba con actividad en la corteza prefrontal ventromedial, que actúa en los sentimientos de riesgo y temor, sugiriendo que las imágenes agradables suprimían en parte esas emociones.

Los científicos han advertido el efecto opuesto cuando las personas miran imágenes de arañas o serpientes, en cuyo caso el dolor se siente más fuerte.

“En la literatura la gente habla acerca del estímulo preparado de miedo, arañas y serpientes son cosas que estamos preparados innatamente para temer”, según dijo a Wired la psicóloga Naomi Eisenberger, de UCLA.

“Las imágenes del ser amado puede actuar como señales preparadas de seguridad, dado que los individuos, en nuestra historia evolutiva han favorecido nuestra supervivencia”.