El mar se tragó 5 islas Salomón

Atolón en las Salomón. Foto Wikipedia commons

Atolón en las Salomón. Foto Wikipedia commons

No es un libro de ciencia ficción, tampoco un video artificioso en internet. No. Es la realidad: 5 islotes de las Salomón han sido devoradas por el aumento en el nivel del mar convirtiéndose en una especie de premonición sobre el futuro para las áreas costeras de todo el planeta.

El aumento del nivel del mar en las Solomon ha sido de 7 milímetros por año durante las dos décadas pasadas: 14 centímetros. Una situación en la que han confluido el calentamiento global y los vientos alisios.

En promedio, el nivel del mar viene subiendo 3 milímetros al año, pero hay regiones donde es mayor. Y serán 7 a fines de siglo en aquellas zonas donde aún es menor el promedio.

Quiere decir que en las Salomón se experimentó ya lo que otras áreas vivirán en unas décadas.

Estas islas se encuentran en Oceanía, en la Melanesia. Son un país insular con más de 990 islas y 610.000 pobladores.

Al mayor nivel del mar contribuye el derretimiento de los glaciares y de los continentes helados, con mayor aporte del Ártico y Groenlandia.

Para expertos, la amenaza no se detendrá. Empeorará si aumenta el calentamiento global, pero aun si se reducen las emisiones de gases de invernadero la temperatura.

En el estudio publicado en Environment Research Letters los investigadores analizaron imágenes entre 1947 y 2014, de 33 islas, así como las historias locales y encontraron que 5 islotes con vegetación desaparecieron, mientras otros 6 evidencian una severa recesión de la línea costera, recesión que ha destruido varias villas desde al menos 1935.

¿Alguna duda?

Todos con todos: así eran humanos antes

Eso era todos contra todos, lo cual no debía extrañar. Nuevos análisis genómicos de dos dos parientes extinguidos de los humanos sugieren que esos grupos primitivos se reprodujeron con los humanos y entre sí mucho más de lo que se había creído. Los análisis, además, parecen identificar un nuevo tipo de homínido no conocido antes y que también se mezcló con los demás

Los genomas de un Neandertal y de un grupo distintos, los denisovanos fueron presentados en un encuentro de la Real Sociedad en Londres. Indican que hubo mezcla entre varios grupos que vivieron en Europa y Asia hace más de 30.000 años, incluyendo un desconocido hasta ahora ancestro humano del continente asiático.

En las primeras secuencias de genomas de neandertal y denisovano había quedado claro que se mezclaron con los humanos modernos contribuyendo a la diversidad genética de muchas personas vivas hoy.

Todos los humanos cuyos orígenes están fuera de África deben cerca del 2% de su genoma a los Neandertales, y ciertas poblaciones de Oceanía como los aborígenes australianos y los de Papua Nueva Guinea obtuvieron cerca del 4% de su ADN de la mezcla entre sus ancestros y los denisovanos, llamados así por la caverna en los montes Altai de Siberia donde fueron descubiertos. La cueva contiene restos depositados allá entre hace 30.000 y 50.000 años.

Esos estudios no obtuvieron, al parecer, secuencias de alta calidad. Por eso ahora David Reich, genetista evolutivo con su grupo y la ayuda de Svante Pääbo del Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology en Leipzig, Alemania produjeron versiones más completas de ambos genomas. Los genomas fueron recogidos en la caverna de Siberia.

Los denosivanos se cruzaron con neandertales y ancestros de poblaciones humanas que ahora viven en China y otra partes de Asia del este, además de poblaciones oceánicas. Reich dijo, para sorpresa, que los denisovanos se mezclaron con otra población de humanos arcaicos que vivieron en Asia hace más de 30.000 años, que no eran ni humanos ni neandertales.

¿Quiénes eran esta nueva población desconocida hasta ahora? Ni idea, pero la genética dice que existió. ¿Fueron Homo heidelbergensis, ese grupo que dejó África hace cerca de medio millón de años y que dio origen a los neandertales en Europa?