La Antártida se derrite por dentro

El resquebrajamiento. Foto Nasa

El resquebrajamiento. Foto Nasa

Imagínese un hielo de 370 kilómetros cuadrados. Habría para dar y convidar.

Bueno, un glaciar de ese tamaño (similar al área de Medellín) se desprendió de la Antártica, desde adentro hacia afuera, lo que sugiere que el océano está debilitando el hielo en los bordes del continente blanco.

Continuar leyendo

Conozca los 6 elementos para disculparse, según la ciencia

Foto Flickr, Butupa

Foto Flickr, Butupa

La próxima vez que cometa un error y quiera disculparse, considere que hay 6 componentes de una disculpa y mientras más incluya mucho mejor.

No se trata de una receta de libros de autoayuda. No: se trata de un estudio científico publicado en Negotiation and Conflict Management Research.

Si no dispone de mucho tiempo para cumplir con los 6 elementos, hay dos esenciales según los autores.

Las disculpas funcionan, pero uno debería estar seguro de cumplir los más elementos que pueda”, según Roy Lewicki, cabeza del estudio, profesor emérito en la facultad de Negocios de Ohio State University.

En dos experimentos separados, él y sus coautores examinaron cómo reaccionaban 755 personas a disculpas que tenían alguno de estos seis elementos:

1. Expresión de arrepentimiento-

2. Explicación de qué estuvo mal.

3. Reconocimiento de responsabilidad.

4. Declaración de no repetición.

5. Ofrecimiento de reparación.

6. Solicitud de olvido.

Mientras las mejores excusas contenían los 6 elementos no todos los componentes tienen igual relevancia.

Nuestros hallazgos demostraron que el componente más importante es reconocer la responsabilidad. Decir que ha sido mi culpa, que cometí un error”, aclaró Lewicki.

El segundo punto más importante es ofrecer una reparación.

Una de las preocupaciones sobre las disculpas es que hablar es barato. Pero al decir “arreglaré lo que estuvo mal, usted se está comprometiendo a tomar cartas para enmendar el daño”

Los otros 3 elementos vienen juntos en tercer lugar.

El menos efectivo de todos es la solicitud de olvido. “Ese es el que usted puede omitir”.

En el primer estudio participaron 333 adultos reclutados online, en el segundo 422 universitarios, grupos que cumplieron una tarea diferente.

Los resultados de ambos estudios no fueron iguales, pero sí muy similares.

Cómo tratar a un jefe gritón

En vez humillarse ante un jefe agresivo, la mejor manera es responderle  agresivamente pero en silencio.

Eso, contrario a lo que podría pensarse, determinó un estudio publicado en Personnel Psychology.

Retornar la hostilidad sirve, pero hay que ver qué tipo de hostilidad.

Los empleados se sienten menos víctimas cuando toman retaliaciones contra los malos jefes y por ende sienten menos distrés sicológico, más satisfacción con el trabajo y más compromiso con el empleador.

“Antes de este estudio, pensaba que que no había modo de que los empleados tomaran retaliaciones contra sus jefes, pero eso no fue lo que hallamos”, dijo Bennett Tepper profesor de Manejo y Recursos Humanos en la escuela de negocios de Ohio State University.

“La mejor situación es cuando no hay hostilidad. Pero si su jefe es hostil, parece benéfico ser recíproco. Los empleados se sienten mejor consigo mismo dado que no se sientan y reciben la ofensa”.

Los jefes hostiles son los que gritan, ridiculizan e intimidan a sus trabajadores.

Los empleados pueden retornar la hostilidad ignorándolo, actuando como si no supieran de que habla el jefe y haciendo su trabajo con dedicación.

“Esas son cosas que no les gustan a los jefes y que caben en la definición de hostilidad, pero en una forma agresión pasiva”, dijo Tepper.

Eso sí, “espero que no tenga muchos empleados gritándoles a sus jefes”.

Un primer habitante de tierra firme

¿Cuándo dejaron los cuadrúpedos las primeras huellas sobre la superficie terrestre? Fue hace 570 millones de años, según sorprendente hallazgo realizado en lo que hoy es Nevada, Estados Unidos.
En un pedazo de roca se observa lo que parecen ser dos pequeños puntos paralelos, cada uno de dos milímetros de diámetro y que según los análisis datan del periodo ediacariano y fueron 30 millones de años antes de lo creído.
Loren Babcock, profesor de Ciencias de la Tierra en Ohio University, explicó que se creyó que se trataba de microbios, animales multicelulares del cámbrico, pero no había convencimiento pleno.
El descubrimiento se hizo por casualidad en las montañas cerca de Goldfield.
No se sabe qué criatura las hizo, si así fue, ni cuántas patas tenía. Solo se deduce que sus pisadas eran suaves sobre el sedimento marino.
Se cree que pudo haber medido un centímetro y poseído varias patas, como un ciempiés.
En 2002 se había reportado un registro similar en Canadá, que data de hace 520 millones de años, en el cámbrico medio. Y otro fue encontrado en China, de hace 540 millones de años.
En la imagen se osberva el pedazo de roca con las huellas, cortesía de Kevin Fitzsimons, de Ohio State University.