Las 10 noticias científicas de la semana

1. Te comen por los genes

Un nuevo estudio publicado en Plos One sugiere que los mosquitos prefieren unos humanos sobre otros debido a los genes. Se sabe que unas personas son más dulces para las picaduras. Se sabe que a las mujeres embarazadas las pican más, así como a las personas con más peso. Y el olor también los atrae. Este estudio sugiere que los genes vinculados al olor tienen que ver en esa dulce atracción de mosquitos.

2. Ediciones peligrosas

En un hecho sin par, científicos chinos reportaron haber realizado la primera edición de genética de embriones humanos, técnica mediante la cual se modifican embriones para remediar enfermedades antes del nacimiento y que se pasarán de generación en generación. El desarrollo apareció en Protein & Cell. En semanas pasadas científicos pidieron una moratoria en el tema por las implicaciones que trae, porque podría derivar en la modificación de los rasgos físicos del feto para que nazca ‘el niño perfecto!

3. El reloj del universo que nunca se atrasa

La hora exacta no es solo indispensable para cumplir con las citas. No. Lo es también para el sistema de posicionamiento geográfico (GPS) y muchas otras tecnologías. Bueno, científicos del Instituto de Tecnología y Estándares de Estados Unidos (NIST) mejoraron el reloj atómico de estroncio de modo que no se atrasa ni adelanta un segundo en ¡15.000 millones de años!, casi la edad del universo. El logro fue presentado en Nature Communications.

4. Abejas envenenadas

Dos estudios publicados en Nature agregan evidencias al portafolio científico que sugiere que unos insecticidas, los neonicotinoides, son responsables de la muerte masiva de abejas. Estas han venido declinando de manera alarmante, atribuyéndosele a diversas razones, pero la de los insecticidas toma cada vez más fuerza, surgiendo una división entre quienes piden su prohibición y los que defienden el uso.

5. Nadie sabe para quién trabaja

Una combinación de una droga antiviral y un medicamento contra el cáncer eliminó 100% el virus de la hepatitis B en paciente australianos, en un estudio en fase preclínica se reveló en Proceedings of the National Academy of Sciences. Se trata de la droga birinapant, usada contra el cáncer y del antiviral entecavir. No se han visto efectos colaterales. Hoy la hepatitis B es incurable.

6. Una batata transformada

Tanta discusión por los organismos modificados genéticamente y científicos acaban de descubrir una novedad que puede dejar perplejos a muchos: la batata de todo el mundo contiene genes de la bacteria Agrobacterium. Sí, es una papa modificada genéticamente de forma natural, un caso más de transferencia horizontal de genes. El hallazgo se hizo mientras se analizaba el ADN en busca de enfermedades virales. El estudio apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences.

7. De grano en grano se llena el planeta

Un nuevo estudio revela cómo se hacen los asteroides y planetas: a partir de partículas milimétricas llamadas cóndrulos, que vienen a ser los bloques originales de la formación del Sistema Solar. Son reunidos por la fuerza de gravedad sugiere el estudio en Science Advances. Esas minúsculas partículas tienen el tamaño exacto para ser frenadas por el gas que orbita alrededor de la estrella joven siendo capturadas luego por los asteroides… y los planetas.

8. Cuánto valen los océanos

En un estudio denominado Reviving the Ocean Economy, investigadores del WWF tasaron en 24 trillones de dólares el valor de las pesquerías, los barcos y el turismo del océano, que produce a su vez un valor anual de 2,5 trillones en recursos, una cifra no muy distante de estimativos previos. La idea es llamar la atención sobre la necesidad de darle un manejo sostenible.

9. Me desaparecí

Neurocientíficos del Instituto Karolinska en Suecia reportaron una ilusión perceptual de tener un cuerpo invisible y mostraron cómo el sentimiento de invisibilidad cambia nuestra respuesta física al estrés en situaciones sociales comprometedoras. El estudio apareció en Scientific Reports. En el experimento las personas sintieron su cuerpo en otro lado. Antes se había creado la ilusión de invisibilidad para una mano.

10. ¡Atájenlas!

Astrónomos ya conocían estrellas errantes que se habían ido de sus galaxias, expulsadas en diversas circunstancias. Ahora un estudio en Science reveló la existencia de galaxias errantes, que partieron de su grupo galáctico y ahora andan solas por el espacio, lo que les deparará un destino solitario. Estas galaxias se desplazan a 3.000 kilómetros por segundo y ya no regresarán nunca más a su casa.

Mis 10 noticias científicas de la semana (6-12)

1. La piel también hace sniff

No solo olemos por la nariz aunque eso es lo que siempre se nos dijo. Tejidos internos como el corazón, el hígado y el estómago tienen receptores olfativos. Es que solo una pequeña cantidad de olores son recogidos por la nariz. Bueno, científicos reportaron en el Journal of Investigative Dermatology respuestas olfativas de la piel. Pero los receptores en este órgano no cumplen especialmente el papel de oler, no: ayudan a cicatrizar. Hasta ahora se conocen más de 150 receptores olfativos por fuera de la nariz, en otros órganos, cumpliendo otras funciones. Tal parece que el olor tiene un papel secundario en el cuerpo humano.

2. Descuido mortal

Tras la erradicación de la fatal viruela, muestras del virus permanecen en solo dos sitios del planeta, en Rusia y Estados Unidos para el caso de que volviera a presentarse en la población. Y aunque se ha dicho que las muestras se mantienen bajo estrictas medidas de seguridad, el asunto podría no ser tan seguro. Es más, es inseguro. En una nevera en la sede de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos se encontró una muestra mientras se hacía un inventario. No estaba abierta, por lo que se descarta contagio, pero demuestra una ligereza absoluta con algo tan delicado. El virus dataría de los 50, pero es aún activo, reportó Scientific American.

3. Mi mamá era la inteligente

Sí, puede que los factores ambientales incidan, pero no son determinantes. La inteligencia de los chimpancés está determinada básicamente por los genes que heredan de sus padres sugiere un estudio de Georgia State University publicado en Current Biology. Los investigadores especulan que puede tratarse por la importancia de la búsqueda de comida y la solución de problemas en grupo: los más inteligentes pueden tener más acceso a comida y a parejas.

4. Bigotes táctiles

No son dedos pero parecen. Las ratas utilizan sus bigotes como los humanos usamos los dedos sugiere un estudio de la Universidad de Sheffield en el Reino Unido publicado en Current Biology. De manera deliberada cambian el modo de sentir el ambiente empleando los bigotes faciales, dependiendo si el ambiente es nuevo para ellas, si hay riesgo de colisión o no pueden ver para dónde van. Las ratas mueven sus bigotes hacia adelante y hacia atrás mientras se mueven. Un interesante hallazgo.

5. Siguiendo las enormes huellas

En el Parque Nacional Denali en Alaska se encontraron miles de huellas fosilizadas de dinosaurios, de uno en concreto: el hadrosaurio, llamado el dinosaurio pico de pato. Las impresiones fueron dejadas hace 72 a 69 millones de años, tienen cuatro tamaños representando igual número de edades, una manada intergeneracional. Un 13% eran menores, quizás dinosaurios de menos de 1 año, 84% fueron hechas por adultos y solo 3% por jóvenes, lo que sugiere que había una rápida transición de la infancia a la edad adulta. El llamativo estudio fue presentado en Geology.

6. Muy, pero muy lejos

Astrónomos de reportaron la detección de las dos estrellas más lejanas observadas hasta hoy: se encuentran a entre 770.000 y 900.000 años luz, en el halo externo de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Hasta ahora solo se habían detectado 7 estrellas a distancias cercanas a los 400.000 años luz. La titánica tarea fue posible mediante análisis de rastreos celestes en infrarrojo. Son estrellas gigantes rojas, en su etapa final de vida. El medio donde habitan es parte del remanente de la fusión de galaxias enanas para formar la Vía Láctea. El hallazgo fue reportado en Astrophysical Journal Letters.

7. Señales de más allá

Un estallido rápido de radio fue detectado por el observatorio de Arecibo, lo que tiene pasmados a los científicos, que no saben de dónde proviene aunque aprece que es del espacio profundo, más allá d ella galaxia. Esa clase de estallidos solo habían sido detectadas por el observatorio Parkes en Australia, por lo que se creía que era un error y las ondas procedían de alguna fuente en la Tierra. Ahora se sabe que no, que algo, bien sea agujeros negros que se evaporan, la fusión de estrellas de neutrones o explosiones de un magnetar (un tipo poderoso de estrella de neutrones) podrían ser algunos de los orígenes, pero el abanico es mayor. En todo caso, algo llegó de lejos. El estudio fue publicado en el Astrophysical Journal.

8. Antioxidantes: ¿Y si lo que hacen es daño?

Desde hace años se sabe del beneficio de los antioxidantes y es común que la gente trate de ingerir alimentos que los contengan o suplementos. Una manera de contrarrestar los oxidantes que afectan el sistema celular. Pero dos investigadores publicaron en el New England Journal of Medicine un artículo en el cual sugieren que los antioxidantes podrían estar acelerando los cánceres. En algunos estudios la suplementación ha sido ligada a un mayor número de ciertos cánceres y en una prueba fumadores tomando dosis extras de betacaroteno tenían altas y no reducidas tasas de cáncer de pulmón, ¿Qué pasa entonces? La duda queda.

9. A madre desnutrida, el hijo le sale con líos

Cuando una madre gestante padece desnutrición, esto se reflejará en los espermatozoides de sus hijos reveló un estudio en Science, que demostró de manera clara cómo se afecta el epigenoma (factores no genéticos que intervienen en la determinación del desarrollo de un organismo) de sus descendientes machos. El estudio se hizo en ratones y es más difícil de seguir en hembras. Esa transmisión intergeneracional no se pasan a la segunda generación. Algunas de las regiones del ADN identificadas en los hijos estaban cerca a genes relacionados con la secreción de insulina y estudios previos han demostrado menor peso al nacer y una función alterada del páncreas.

10. Nos bajaron de tamaño

Un estudio publicado en Human Molecular Genetics sugiere que en nuestro genoma tenemos unos 1.700 genes menos de los estimativos previos, quedando con unos 19.000. El estudio mostró además poca evidencia de expresión de proteínas en los genes más recientemente evolucionados que solo se pueden rastrear hasta los linajes primates. Se halló que el número de genes que separan a los humanos de los ratones pueden ser menos de 10.

Hay plantas ventajosas con dos olores

Manojo de flores masculinas

La especialización es alta en el mundo vegetal, para provecho propio: hay plantas cuyos manojos de flores son masculinos o son femeninos

Las especies Glochidion y Phyllanthus separan sus órganos sexuales en agrupaciones de flores, lo que incluso puede ser notado por una persona con buen olfato según Tomoko Okamoto, de un instituto de productos del bosque en Tsukuba, Japón. Esto tiene una razón y una ventaja.

Muchas flores de una especie huelen similar si no idéntico. Es que después de todo, necesitan atraer al mismo polinizador. Pero entre los árboles con doble olor, clarificar el sexo de la flor puede servir las necesidades inusuales del insecto revelaron los investigadores en Proceedings of the Royal Society B.

Por ejemplo, la hembra de la mariposa Epicephala pone sus huevos en flores femeninas y depende del desarrollo de las semillas para nutrir los gusanos. Okamoto, que estaba antes en la Universidad de Kyoto, y sus colegas, hallaron que de 38 hembras en un ensayo de laboratorio para determinar la flor que elegían, 30 escogieron el olor de las masculinas: al hacerlo coge polen, que cuando va a una flor femenina lo deposita aumentando las chances de que se desarrollen semillas para alimentar sus crías.

Al analizar las esencias de 11 especies de árboles, se halló que 7 polinizadas por esa mariposa emitían olores muy diferentes para flores masculinas y femeninas. Las otras especies, de la que los polinizadores no requerían semillas no tenían diferencias en los olores.

Las plantas aseguran la polinización, los insectos la descendencia adecuada.

Mis 10 noticias científicas de la semana (8-14)

1. Alguien puso a calentar la olla

El telescopio espacial Hubble detectó vapor de agua saliendo de la luna Europa de Júpiter, en la cual se sabe hace tiempo que debe haber océanos de agua líquida bajo una capa gruesa de hielo congelado. Aunque no se sabe con certeza, la posible explicación sería que el vapor sería generado por la presencia de plumas de agua en la superficie. El hallazgo se presentó en Science.

2. No hay dos que huelan igual

Con cerca de 400 genes que codifican por los receptores de olor en la nariz humana y cerca de 900.000 variaciones en esos genes, dos personas no perciben un olor en la misma manera. La mínima variación en el nivel más pequeño del ADN, un aminoácido en un gen, puede determinar si uno encuentra un olor agradable o no, reportaron investigadores de Duke University que presentaron el revelador hallazgo en Nature Neroscience.

3. El caballo de los homínidos

En la región de Agar en Etiopía, conocida por los restos de homínidos hallados, científicos reportaron el hallazgo de una nueva especie de caballo pequeño, del tamaño de una cebra pequeña, denominado Eurygnathohippus woldegabrieli. El ejemplar tenía cascos con 3 dedos y pastaba en las llanuras con arbustos de esa zona hace 4,4 millones de años. El hallazgo fue reportado en el Journal of Vertebrate Paleontology.

4. No le sirve la ropa

El planeta Mercurio se ha encogido alrededor de 11,4 kilómetros desde que se formó el Sistema Solar hace unos 4.50’0 millones de años, informaron científicos en el encuentro anual de la Unión Geofísica Americana (AGU). Al transmitir su calor a las capas externas, el núcleo de hierro se enfrió y el planeta todo se fue ‘encogiendo’. Esto se observa al medir las estructuras montañosas y demás rasgos geofísicos del planeta.

5. Brrrrr… me congelé

El análisis de datos satelitales de 32 años permitió detectar el lugar del planeta con la temperatura más baja. Se trata de una meseta en la cadena montañosa entre los domos Arugs y Fuji en la Antártida oriental. Allí docenas de veces se han registrado temperaturas de -93,2°C. Es más frío que el sitio Vostok también en la Antártida donde se había medido en el pasado 89,2°. Los sitios habitados más fríos son Oimekon y Verkhoyanks en Siberia, informó el Centro de la Nieve y el Hielo de Estados Unidos.

6. Se fundió el Sol

En el encuentro de la Unión Geofísica Americana se reveló que el Sol registro hoy la menor actividad en un siglo, pese a que se encuentra en el pico máximo del actual ciclo solar de 11 años. “Ninguno de nosotros había visto un ciclo tan débil”, dijo Leif Svalgaard, de Stanford University. Este ciclo, el 24, se parece al 14, a comienzos de los años 1900. Está tan apagado que las explosiones solares que se han rpesentado no han causado mayores perjuicios en la Tierra, dijeron los científicos.

7. La leucemia quedó atrás

Un estudio de científicos de Peter MacCallum Cancer Centre, The Royal Melbourne Hospital and the Walter and Eliza Hall Institute for Medical Research en Austrlia reportaron un éxito sorprendente con un nuevo compuesto para tratar una clase de leucemia, la linfocítica crónica. En pacientes desahuciados que no tenían esperanza de vida de más de 18 meses se logró una remisión del 84% de le enfermedad. Esa enfermedad se desarrolla por lo general en personas de 65 o más años. El estudio se encuentra en fase I y al parecer también serviría para otros tipos de cáncer. El anuncio se hizo en el encuentro de la Sociedad Americana de Hematología.

8. Un esquivo gas noble

Astrónomos de la Universidad de Cardiff descubrieron una molécula con un gas noble gracias al observatorio espacial europeo Herschell. La molécula, hidruro de argón, fue vista en la nebulosa del Cangrejo, el remanente de una estrella que explotó hace 1.000 años. Hasta ahora, moléculas de esa clase solo se habían estudiado en laboratorio. Los gases nobles como helio, argón, radón y criptón no reaccionan con facilidad con otros elementos. Toda una rareza espacial.

9. No señores, así no es la cosa

Los chimpancés son sensibles a las influencias sociales, pero mantienen su propia estrategia para resolver un problema antes que conformarse con lo que la mayoría de los miembros de su grupo hacen. Sin embargo cambian de estrategia cuando pueden obtener una mejor recompensa, según un estudio del Max Planck Institute publicado en Plos One. Flexibilidad, ante todo.

10. Un lago perdido en Marte

Científico reportaron en Science evidencias de que existió un lago que pudo tener la capacidad para soportar la vida y que probablemente permaneció decenas de miles de años o hasta centenas. El lago existió hace unos 3.600 millones de años en donde hoy está el cráter Gale e el que se encuentra explorando el robot Curiosity. El hallazgo se hizo al analizar piedras de lodo en esa zona.

Esos olores que atraen

Dime a qué hueles y te diré a quién le interesas. El olor es un mensajero instantáneo de intercambio de información entre individuos, pero hasta ahora no se conocía que también los pájaros sacaban ventaja de esa información.

Un investigador de Michigan Satate University acaba de mostrar que en efecto estas aves se comunican mediante los olores, que predicen el éxito reproductivo. El estudio apareció en Animal Behaviour y se enfoca en los compuestos volátiles en las secreciones del proceso de aseo.

Las glándulas del acicalamiento se encuentran cerca a la cola. Los pájaros extraen aceite de ellas y lo frotan en sus plumas y patas. Se pensaba que esta actividad solo buscaba alargar las plumas. Danielle Whittaker, del Centro Beacon para el Estudio de la Evolución en Acción y su equipo han mostrado que en verdad juega un papel clave en mostrar la salud reproductiva.

“El estudio muestra una conexión fuerte entre la forma como las aves huelen cerca del comienzo de la temporada de apareamiento -cuando escogen pareja- y su éxito reproductivo para toda la temporada”, dijo. “Simplemente, los machos que huelen más a machos y las hembras que huelen más a hembra tienen un mayor éxito”.

Hasta ahora se había asumido que los métodos de comunicación y selección de pareja eran visuales y acústicos. Al estudiar los juncos de ojos oscuros, los científicos compararon cuál forma era más efectiva, si las señales químicas o el tamaño y el plumaje atractivo.

Los resultados revelaron que el olor individual se correlacionaba con el éxito reproductivo mientras el tamaño y el plumaje eran menos confiables. También se encontró que las hembras hacían múltiples decisiones basadas en cómo sus potenciales parejas olían.

“Basadas en el olor, las hembras parecían estar no solo eligiendo macho sino que también varias veces seleccionaban distintos machos para la crianza de los polluelos”, dijo Whittaker. “Muy interesante resultó que los machos ‘traicionados’ por la hembra tenían mayores niveles de un olor tipo hembra”.

Los investigadores creen que los olores sirven como faros para los niveles hormonales, la condición actual y la salud en general, así como sobre el respaldo genético.

Foto cortesía Nicole Gerlach Michigan State University

De noche es mejor

Yo sé quién te pica mientras tú duermes: sí el mosquito anofeles. Un estudio publicado en Nature reveló que ese gran transmisor de malaria en África huele mejor los olores humanos durante la noche. Por eso actúa cuando la inocente víctima duerme.

El equipo de investigadores de la Universidad de Notre Dame con el profesor Giles Duffield y Zain Syed utilizó una aproximación integral para examinar la capacidad del mosquito de oler durante las 24 horas incluyendo técnicas proteómicas, senso-fisiológicas y de comportamiento, analizando además el rol de una gran familia de proteínas quimiosensoriales del mosquito, las OBP.

El equipo reveló la abundancia diaria de la proteína es más alta durante la noche que en el día.

La coincidencia del pico de abundancia de la proteína, la sensibilidad olfativa y el acto de picar reflejan el afinado control de la fisiología del mosquito: la proteína y la sensibilidad olfativa son altas cuando se requiere y baja cuando no, en el día.

Samuel Rund, uno de los investigadores, expresó que “es fascinante: durante el día el mosquito duerme y no requiere olerlo, pero cuando se oculta el Sol, el sistema olfativo se hace extra sensitivo y él queda listo para olerlo y picarlo”.

Estudios en los últimos años también han relacionado el olor desprendido por ciertas partes del cuerpo, como los pies y la atracción sobre el mosquito, que parece picar más en esa zona.

Por el olor se conoce la edad de una persona

Dime cómo hueles y te diré que edad tienes. Un estudio publicado en el journal Plos One revela que los humanos, como otros animales, son capaces de distinguir las personas jóvenes de las viejas solo… por el olor.

Los olores corporales portan un sinnúmero de señales sociales debido a su complejidad, incluyendo información que ayuda a seleccionar una pareja adecuada y reconocer a los familiares. Como existen evidencias de que los animales pueden diferenciar grupos de edad basados en el olfato y científicos del Monell Chemical Senses Center en Filadelfia (Estados Unidos) querían probar si en los humanos funcionaba igual.

Fue así como utilizaron parches colocados en las axilas de camisetas para recoger el olor corporal de mujeres y hombres que los usaron para dormir durante cinco noches consecutivas. Luego de que esas personas, divididas en grupos de jóvenes –20 a 30 años- , edad media de 45 a 55 y mayores de 75 a 95, se le pidió a un grupo de voluntarios jóvenes oler las camisetas y decir la edad de quien la usó, así como calificar el grado de olor desagradable.

Los participantes, mujeres y hombres, lograron discriminar entre los tres niveles de personas que usaron las camisetas y contrario a la percepción anecdótica de que los viejos huelen peor hallaron que el olor de ese grupo era menos desagradable que el de los otros dos.

“Como es el primer estudio que mide la capacidad de las personas de determinar la edad por el olor, nos centramos en una pregunta muy cerrada y mucho permanece por ser explorado”, escribieron los autores. Por ejemplo, los mecanismos biológicos que producen los diferentes olores.

Olor a comida invita al sexo

Es el olor a comida lo que inspira los encuentros sexuales de acuerdo con nueva investigación en la mosca de las frutas, Drosophila melanogaster.

Cuando se conquistar una hembra atractiva se trata, el excitado macho se convierte en una especie de trovador, tocando una canción de amor con una ala mientras danza detrás del objeto deseado. Qué provoca ese cortejo era un misterio.

Experimentos reportado online en Nature muestran que al remover un gen de una proteína olfativa denominada IR84a hace que la mosca sea menos hábil para realizar el canto y su baile. Situada entre las células nerviosas que alientan la actividad reproductiva en las moscas de las frutas, la proteína es estimulada básicamente por dos aromas (ácido fenilacético y fenilacetaldehído). Resulta llamativo que esos aromas no los proporciona la hembra sino los tejidos de la planta y los frutos con los que la mosca se alimenta y que emplea para poner sus huevos.

La mayoría de los insectos se rinden amorosamente cuando sienten las feromonas sexuales –un perfume bioquímico natural- que proviene de una potencial pareja. Ser enloquecido por el olor de comida en vez de la feromona, podría ser una ventaja evolutiva para especies cuyos recién nacidos pasan varios días comiendo y creciendo antes de abandonar la casa.

“Las larvas de la mosca comen constantemente y necesitan un buen suministro de alimento para respaldar su crecimiento”, dice Richard Benton, del Center for Integrative Genomics en Lausana (Suiza), quien adelantó el estudio con colegas de Suiza, Francia e Inglaterra.

Ser eastimulado sexualmente por olores de alimentos les asegura a las moscas que se aparearán cerca de una fuente de nutrientes, lo que les permitirá criar la familia en donde permanezca bien alimentada.

Pero las moscas no son guiadas exclusivamente por los olores de la comida. “Su circuito reproductivo es complejo”, aclara Benton, “y responde a distintas señales sensoriales”. Por ejemplo, moscas excitadas ‘probarán’ posibles parejas tocándolas, adquiriendo información a través del contacto de feromonas. Sin embargo, oler una fruta juega un rol esencial en la activación del cortejo.

Comida y sexo… a la vez.

Cómo detectar los enemigos

Pregunta: ¿cómo sabe uno que un desconocido es el enemigo? ¿Cómo un ratón usa su olfato para detectar y evadir depredadores, incluyendo aquellos que no conoce siquiera?

Respuesta: David Ferrero y Stephen Liberles de Harvard Medical School, descubrieron un simple compuesto que se halla en altas concentraciones en la orina de carnívoros que provoca instintivamente una respuesta de evasión en ratones y ratas. Es la primera vez que científicos identifican un químico que les permitiría oler los carnívoros en general desde una distancia segura. Entender las bases moleculares del reconocimiento de depredadores por el olor entregaría herramientas cruciales para estudiar los circuitos neurales asociados con la conducta innata.

Los hallazgos fueron publicados en Proceedings of the National Academy of Science.

El trabajo comenzó en 2006 cuando Liberles estaba en el laboratorio de Linda Buck, parte de un grupo que ganó el Nobel por identificar los receptores que permiten a las neuronas olfatorias detectar olores. Allí identificó un nuevo tipo de receptor, llamado TAAR).

Los ratones tienen unas 1.200 clases de receptores de olores y 14 tipos de TAAR. En comparación los humanos –que dependemos más de la visión- tenemos unos 350 receptores de olores y 5 TAAR.

Varios de los TAAR de los ratones detectan químicos presentes en la orina de ratones, por lo que Liberles se preguntó se desempeñaban un rol en la conducta social de los roedores.

Ferrero descubrió entonces que uno de esos 14 TAAR detectaba el olor de varios carnívoros. Se trataría de una kairomona: un químico que funciona como una feromona, excepto que se comunica entre miembros de diferentes especies en vez de la misma.

El olor de los pies es el que atrae… la fatal malaria

Algo los llama. ¿Será el olor? La malaria, transmitida por hembras del mosquito Anopheles, provoca al menos 1 millón de muertes al año en países tropicales.

La hembra es guiada al cuerpo por el CO2 que expiramos los humanos. Pero, curiosamente, no se dirige hacia donde sale el dióxido de carbono. No. Va directo hacia… ¡los pies!

El científico Remco Suer descubrió cómo esas hembras utilizan el olor de los pies en los últimos metros de su recorrido para alcanzar el sitio preferido para extraer sangre.

El estudio se hizo con Anopheles gambiae, principal transmisor de malaria en África. Emplea sus órganos olfatorios (dos antenas, un par de apéndices de la mandíbula y el proboscis (proyección tubular de la cabeza o de la parte anterior del tubo digestivo de un organismo) en busca de una fuente para obtener su alimento.

Desde una distancia de varias decenas de metros, los mosquitos detectan el CO2, que es parte del aire exhalado por los humanos; pero no lo siguen hasta la fuente, sino que a cierta distancia, ya más cerca de su víctima, se dirigen a los pies, donde prefieren picar.

Suer, del grupo de Entomología de Wageningen University, en la que presentó hoy el estudio que le sirve de tesis de doctorado, descifró el mecanismo para tal comportamiento.

Un estudio previo dentro del proyecto, financiado por la Fundación de Bill y Melinda Gates, había mostrado que una bacteria que reside en el pie produce varios olores e identificó 10 olores bacteriales en esa extremidad, los que mezclados son atractivos para el mosquito.

Suer demuestra ahora que 9 de esos 10 olores son detectados por las neuronas olfatorias presentes en estructuras tipo capilaridad en las partes de la boca del insecto.

Es más: descubrió que 5 de los 10 olores microbianos son capaces de bloquear la respuesta al CO2. Al bloquearse esa señal, el mosquito deja de orientarse hacia esa fuente y les presta atención a los olores que emanan de los pies.

Los olores que bloquean el CO2, entonces, pero que activan otras neuronas olfatorias pueden tener algún uso en barreras de olor que atrapen la atención del insecto y, por ende, no piquen a la persona sino que encuentran un final inesperado.

12