Una extraña alineación de agujeros negros

La alineación de agujeros. Imagen profesor Russ Taylor

La alineación de agujeros. Imagen profesor Russ Taylor

No, no se trata de una predicción de brujos del pasado ni implicará nada especial para la Tierra y sus habitantes: imágenes de radio revelaron que los agujeros negros supermasivos en una región del universo distante está alineados, emitiendo sus chorros de radio en la misma dirección.

Lo más probable es que se deba a fluctuaciones de masa en el universo primigenio.

El estudio apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

El artículo descubre pro vez primera, según los autores, una alineación de los chorros emitidos por galaxias en una gran cantidad de espacio, lo que fue posible gracias a un sondeo con imágenes de ondas de radio durante 3 años, de una región llamada Elais-N1.

Los chorros son producidos por agujeros negros supermasivos en el centro de esas galaxias y ña única forma de que exista esa alineación es si los agujeros están girando todos en la misma dirección, explicó Andrew Russ Taylor, principal autor.

Como esos agujeros no ‘conocen’ la existencia del otro ni tiene modo de intercambiar información o estar influyendo unos sobre otros en esas vastas escalas de espacio, la alineación del giro debe haber ocurrido durante la formación de las galaxias en la infancia del universo.

La presencia de alineaciones y ciertas orientaciones preferidas pueden aportar al conocimiento en la evolución de las galaxias en relación con estructuras a gran escala, así como al movimiento en ñas fluctuaciones primordiales de la materia que dieron paso a la estructura del universo.

Una distribución de los giros de las galaxias a gran escala no ha sido predicha por las teorías y un fenómeno desconocido como este es un reto que deben responder las teorías sobre los orígenes del universo.

Una oportunidad para averiguar más sobre cómo funciona el cosmos.

Vientos de 3 millones de kilómetros/hora

Burbujas en el centro galáctico. Cortesía autores

¿Huracanes? Huracanes los de la Vía Láctea. Sí. Por el tiempo en que nuestros ancestros estaban apenas bajando de los árboles, una poderosa erupción ocurrió en el centro de nuestra Vía Láctea, enviando gases y material a una velocidad de 3,2 millones de kilómetros por hora.

Hoy, casi 2 millones después, astrónomos observan los resultados de esa explosión: nubes de gas abajo y encima del plano de la galaxia extendiéndose unos 30.000 años luz.

La estructura fue descubierta hace 5 años por como un resplandor de rayos gamma en el cielo en la dirección al centro galáctico. Desde entonces esos globos han sido observados en rayos X y ondas de radio. Los astrónomos midieron gracias al Hubble la velocidad y composición de esos misteriosos lóbulos.

Andrew Fox, del Space Telescope Science Institute, cabeza del estudio que será publicado en Astrophysical Journal Letters, indicó que desde nuestro punto de vista estamos sentados en primera fila para ver el espectáculo.

Las burbujas Fermi, como se les denominó, sugiere que un evento muy violento en el núcleo galáctico lanzó gas energizado al espacio.

El grupo pudo medir por primera vez que el gas cerca de la burbuja se mueve hacia la Tierra, mientras el del otro lado va en sentido opuesto. Su velocidad es de más de 3 millones de kilómetros hora.

La burbuja contiene silicio, carbono y aluminio lo que sugiere que el gas está enriquecido por los elementos pesados producidos en dentro de las estrellas que representan los remanentes fósiles de la formación estelar.

La temperatura es de unos 9.700 grados centígrados más frío que en la mayoría de los flujos de gas caliente de unos 10 millones de grados, lo que indica que se estaría observando quizás gas interestelar en nuestro disco de la galaxia.