Religión y pacientes con cáncer: ¿ayuda?

La espiritualidad y la religión están fuertemente asociadas a la salud de pacientes con cáncer, pero se relacionan de manera diferente según la dimensión de esa espiritualidad y religiosidad.

Eso halló un estudio publicado en Cancer, que analizó numerosas investigaciones realizadas que incluían más de 44.000 pacientes.

En el primer análisis los investigadores se enfocaron en la salud física. Aquellos pacientes que tenían una gran religiosidad y espiritualidad reportaban mejor salud física, mayor capacidad para desempeñar sus tareas diarias y menos síntomas derivados del tratamiento. “Esas relaciones eran fuertes en pacientes que experimentaban aspectos más fuertes de la religión y la espiritualidad, incluyendo un sentido de significado y propósito de la vida así como una conexión con una fuente más grande que uno”, según el autor principal Heather Jim. Explicó que quienes reportaron mayor conocimiento de la religión y la espiritualidad, como la capacidad de integrar el cáncer en sus creencias, reportaban mejor salud; sin embargo la salud física no se relacionaba con aspectos de la religión y la espiritualidad como la oración, asistencia a cultos o meditación.

En un segundo análisis, sobre salud mental, se encontró que los aspectos emocionales de la religión y la espiritualidad estaban más asociados fuertemente con una salud mental positiva que los aspectos de conocimiento o comportamiento de la religión. “El bienestar espiritual estaba asociado con menos ansiedad, depresión o distrés”, dijo John Salsman, otro investigador.

En un tercer análisis sobre la salud social o la capacidad de los pacientes de mantener roles sociales y relaciones en su enfermedad, la religión y la espiritualidad tenían vínculos modestos pero confiables con la salud social. Era más fuerte en que quienes tenían mayor bienestar espiritual y creían en un dios benigno o tenían creencias fuertes.

Descubrimientos curiosos

Orad y os calmaréis. Decir una oración puede ayudar a muchas personas sentirse menos rabiosas y comportarse con menor agresividad cuando alguien las ha puesto furiosas, sugiere un nuevo estudio. Las personas que fueron provocadas por comentarios insultantes de extraños se mostraron menos agresivas si rezaban por alguna persona mientras tanto. No se trata de una intervención divina, podría ser que la oración cambiara el modo de pensar sobre una situación negativa, dijo Brad Bushman, coautor del estudio y profesor en Ohio State University. El beneficio se daba independientemente de si la religiosa o no o asistía o no a la iglesia con regularidad. Bien curioso.

Sol pacífico. ¿Sabía que entre 2008 y 2009 las manchas solares desaparecieron casi por completo? La actividad solar se redujo a los valores más bajos de los últimos cien años. Como consecuencia, la alta atmósfera de la Tierra se enfrió y colapsó; y el campo magnético del Sol se debilitó, permitiendo que los rayos cósmicos penetraran en cantidades récord al sistema solar. ¿Qué pasó? Físicos parecen haber resuelto el misterio, según un artículo en Nature: Las corrientes de plasma de las profundidades del Sol interfirieron en la formación de las manchas y prolongaron el mínimo solar, dijo el autor principal Dibyendu Nandi. Un detallito así de pequeñito. Curioso.

Orgía eterna. Millones de trilobites fueron capturados en una tremenda orgía por científicos, pese a que se extinguieron hace 250 millones de años más o menos. Fueron sorprendidos por un torrente de lodo poco después de abandonar sus conchas para entrar en contacto cuerpo a cuerpo. Los trilobites son parientes de las langostas, las arañas e insectos y vivieron mucho antes de que los dinosaurios apareciesen. Poblaron los mares durante 270 millones de años. De tanto en tanto dejaban sus caparazones para crecer más y tal parece que se reunían en grandes agrupaciones para tener mayor seguridad. El hallazgo se ha realizado en rocas de hace 385 a 470 millones de años en diversas regiones del mundo, se reveló en un encuentro de la Sociedad Americana de Geología. Muy curioso.

Mosquitos. Durante el apareamiento, los mosquitos macho transfieren proteínas a la hembra en el fluido seminal que altera el comportamiento de cría y alimentación, un hallazgo presentado en Plos Neglected Tropical Diseases que podría ser una arma más en el control de enfermedades transmitidas por estos insectos, tales como el dengue y la malaria. Curioso.