Cómo cultivar una nariz

Cartílago construido

Una nariz nueva. Una nariz nacida en… el laboratorio.

Científicos de la Universidad de Basilea (Suiza) reportaron el primer éxito de una cirugía de reconstrucción de nariz utilizando cartílago cultivado en laboratorio. Las células cartilaginosas fueron extraídas del tabique nasal del paciente, multiplicadas y extendidas en una membrana de colágeno. Así, el cartílago fue moldeado según el defecto del paciente y luego implantado.

Los resultados aparecen en The Lancet.

La nueva técnica fue utilizada en 5 pacientes de 76 a 88 años con defectos severos en su nariz tras cirugías de cáncer.

Luego de un año de la reconstrucción todos estaban satisfechos con su capacidad para respirar así como con la apariencia cosmética de su nariz. Ninguno reportó efectos laterales.

La clase de cáncer de piel no melanoma investigado en el estudio es el más común en la nariz en la zona alar dada su acumulativa exposición al sol. Para remover el tumor del todo a menudo se debe cortar partes del cartílago. Para la reconstrucción usualmente se toman partes del tabique, la oreja o las costillas. Este es un procedimiento muy invasivo, doloroso y puede generar otras cirugías debido a complicaciones en el sitio de la escisión.

Así, los investigadores de Basilea y de la Universidad Hospital desarrollaron una alternativa utilizando tejido de cartílago modificado cultivado a partir de células del tabique del paciente. Extrajeron una pequeña biopsia, aislaron las células del cartílago (condrocitos) y las multiplicaron. Las células expandidas fueron puestas en una membrana de colágeno y cultivadas por dos semanas generando cartílago 40 veces el tamaño de la biopsia original. Después se les dio forma según el defecto en la fosa nasal e implantado.

Para Ivan Martin, profesor de esas instituciones, la nueva técnica pdoría ayudaral cuerpo a aceptar mejor el nuevo tejido y mejorar la estabilidad y funcionalidad.

El método abre la puerta para usar cartílago construido en cirugías más desafiantes como toda la nariz, el párpado o la oreja.

¿Para qué es esa oreja tan grande? ¡Para oírte mejor!

Por favor una oreja. Sí, como lo lee. Científicos dieron un paso más hacia el desarrollo de una oreja humana a partir de las células del paciente.

En este avance crearon una oreja tipo humano pero a partir de tejido animal. Una oreja con la flexibilidad de una real, de acuerdo con los investigadores del Massachusetts General Hospital en Boston.

Una técnica que algún día podría ser verdadera ayuda para personas que pierden la oreja o la tengan deforme.

En un desarrollo previo, habían creado una oreja artificial del tamaño de la de un bebé, en un ratón.

En el último avance, publicado en el Journal of the Royal Society Interface, tomaron tejido vivo de vacas y ovejas y lo cultivaron sobre una matriz de alambre flexible con la forma en 3D de una oreja humana real.

Esta fue implantada en una rata cuyo sistema inmunitario habían suprimido permitiendo que creciera.

“Demostramos la primera oreja del tamaño de un humano adulto en un modelo de rata”, explicó a la BBC Thomas Cervantes, quien encabezó el logro.

Es importante por varias razones, dijo. Una, pudieron mantener la forma de la oreja luego de 12 semanas de crecimiento en la rata. Y se pudo mantener la flexibilidad natural del cartílago.

Las células crecieron en un alambre de titanio modelado con las dimensiones reales de una oreja humana. El trabajo revela que en teoría es posible cultivar suficientes células, al menos en animales, para lograr una oreja humana.

“En un modelo clínico, lo que haríamos sería recolectar una pequeña muestra de cartílago del paciente, expandirla y realizar el mismo proceso”, dijo Cervantes.

En unos cinco años podrían realizarse los primeros ensayos clínicos en humanos.

Cura para la ceguera está en camino

Lo que era utopía hace tan solo pocos años, parece realidad que vuela como los aviones sobre el Atlántico.

Tratamientos prometedores para aquellos ciegos por una forma hereditaria de una enfermedad que daña la retina se están expandiendo por toda Europa y comenzaron a cruzar el océano ofreciendo una luz de esperanza para miles de personas con esa condición: retinosis pigmentaria, que afecta más de 1.500.000 personas en el planeta y que destruye los fotorreceptores de la retina, las células conos y bastones que convierten la luz en señales eléctricas que son transmitidas vía nervio óptico a la corteza visual del cerebro para su procesamiento.

Hasta ahora no hay tratamiento efectivo, pero científicos están dando grandes pasos para remediar la condición mediante implantes para estimular los nervios aún activos en la retina, la capa de tejido detrás del interior del ojo.

A mediados de noviembre, Retina Implant, AG, obtuvo aprobación para extender la prolongada fase II de ensayos clínicos con humanos de su implante de retina más allá de su natal Tübingen (Alemania), a 5 nuevos sitios: Oxford, Londres y Budapest, con dos localidades adicionales en Alemania.

El implante es un chip microelectrónico de 3 x 3 milímetros con cerca de 1.500 fotodiodos sensibles a la luz, amplificadores y electrodos insertados quirúrgicamente debajo de la fóvea (que contiene los conos) en la región de la mácula en la retina. La fóvea permite la claridad de la visión de la que depende la gente para leer, ver televisión y conducir. El chip ayuda a generar visión parcial al estimular las células nerviosas intactas en la retina. Los impulsos nerviosos de estas células son conducidos por el nervio óptico a la corteza visual, donde originan la impresión de la vista.

Hasta ahora, algunos pacientes reportan que tienen un campo estrecho de la visión parcialmente restaurado, proveyéndoles con suficiente precisión para localizar fuentes de luz como ventanas, lámparas y para detectar objetos iluminados contra fondos oscuros. La fuente energética del chip se implanta bajo la piel detrás de la oreja, conectada por medio de un cable.

Para quienes padecen retinitas pigmentosa, el dispositivo crea una pequeña ventana en blanco y negro hacia el mundo, según Eberhart Zrenner, cofundador de la compañía, citado por Scientific American, jefe además del Institute for Ophthalmic Research de la Universidad de Tübingen. Retina Implant ha colocado con éxito el chip debajo de la retina de 9 pacientes desde 2010.

La esperanza es poder, en poco tiempo ampliar el campo de vista de las personas con los fotodiodos, pero la capacidad para producir colores firmes no parece posible por ahora.

Piercing en la lengua, hueco en los dientes

Tan común que es hoy entre adolescentes y adultos jóvenes: el piercing en distintas partes del cuerpo. Desde los genitales hasta la oreja, la ceja, el pezón y… la lengua.
Que puede ser fuente de infecciones, que aumenta el riesgo de hepatitis y de VIH, que…
A esa lista se suma ahora otro estudio que revela que quienes tienen piercing en la lengua puede derivar en un hábito que terminó con una brecha entre los incisivos superiores. Un daño cuyo arreglo puede costar cientos de miles de pesos.
El caso es claro: una mujer de 26 años que acudió a la clínica de ortodoncia de la Facultad de medicina dental de la Universidad de Buffalo porque se había formado un espacio considerable entre sus incisivos superiores. Tenía un piercing en la lengua en forma de pesa.
Antes de habérselo colocado, no mostraba esa separación dental. Llevaba siete años con él.
“Nunca se retira porque la lengua está tan vascularizada que si se sacara, la perforación podría cicatrizar, por lo que tiene sentido que empujarlo constantemente contra los dientes todos los días sin parar va a moverlos o a separarlos”, señaló en un comunicado de prensa de la universidad Sawsan Tabbaa, autora del estudio y profesora asistente de ortodoncia.
La paciente tuvo que someterse a un tratamiento de ortodoncia para cerrar la brecha entre los incisivos, según el estudio de caso publicado en el Journal of Clinical Orthodontics.
El piercing en la lengua, dijo la especialista, también puede causar fracturas en los dientes, trauma en las encías, infecciones, hemorragia y hasta abscesos cerebrales.