Tamaño o grosor, ¿qué dicen ellas?

Siempre se ha prestado a burlas, pero importa tanto a ellas… como a ellos.

Para una aventura de una sola noche, el tamaño del miembro masculino importa, pero a las mujeres también les interesa otro asunto: el grosor.

Eso revela un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles -UCLA.

En el estudio, 41 mujeres miraban y manejaban penes hechos en impresora 3D. Los modelos eran azules, con un tamaño de 10 centímetros y 6,3 centímetros de circunferencia a 21,5 centímetros y 18 centímetros de grosor.

A todas se les preguntó tomar entre 33 el modelo que preferían para una aventura de una noche y cuál para una relación duradera.

Para el primer caso, seleccionaban más modelos con un grosor más grande en promedio, que los escogidos para una relación estable.

No hubo diferencia en longitud para los dos casos. En ambos las mujeres tendían a escoger penes de unos 16,5 centímetros.

La vagina tiene muchas terminaciones nerviosas sensibles a la presión que detectan sensaciones de estiramiento y esos sensores pueden estar muy sintonizados para detectar variaciones en el grosor del pene, dijeron los investigadores. Uno más grueso también acerca el clítoris a la vagina en el sexo, lo que ayuda a alcanzar el orgasmo según se ha dicho.

Los penas más largos, de otro lado, pueden producir dolor cervical, indicó Shannong Leung, autora del estudio, quien presentó los hallazgos en el encuentro de la Asociación de las Ciencias Sicológicas (Association for Psychological Science) en San Francisco.

Otros estudios sobre si el tamaño importa han tenido resultados mixtos. Uno de 2012 con más de 300 mujeres halló que al 60% el tamaño no le hacía diferencia, pero que aquellas que experimentaban orgasmos vaginales con más frecuencia eran más dadas a preferir penes largos. Otro estudio del año pasado encontró que si las mujeres preferían miembros más largos dependía de las proporciones del cuerpo del hombre, con los más grandes más importantes para ellas en un hombre grande.

Esta es la primera vez que se usan modelos impresos en 3D, a diferencia de otros que se referían a las palabras o fotografías.

Y en una segunda aprte del nuevo estudio, a las participantes se les dio uno de los modelos para examinarlo por 30 segundos. Luego se les pidió coger el mismo modelo entre los 33, bien de inmediato o luego de una encuesta de 10 minutos.

Luego de los 10 minutos, las mujeres tendrían a sobrestimar el tamaño del pene que habían examinado, mostró el estudio.

El estudio conducido en el Sexual Psychophysiology and Affective Neuroscience (SPAN) Laboratory, no ha sido publicado aún en un journal.

El ejercicio puede inducir orgasmo en las mujeres

Con el ejercicio abdominal, las mujeres pueden alcanzar orgasmos, confirmó un estudio de investigadores de Indiana University.

Y aunque es un hallazgo nuevo, lo que hizo fue confirmar diferentes reportes empíricos y noticias de medios sobre una asociación entre los ejercicios para los músculos abdominales y el orgasmo, indicó Debby Herbenick, co-director del Center for Sexual Health Promotion en la Escuela de Salud de aquella universidad.

“Los ejercicios más comunes asociados con el orgasmo inducido por ejercicio son los abdominales, trepar palos o cuerdas, bicicleta o spinning y levantamiento de pesas”, dijo.

Los hallazgos fueron publicados en el journal Sexual and Relationship Therapy.

Los resultados se basaron en encuestas administradas vía online con 124 mujeres que reportaron esa clase de orgasmos y 246 mujeres que reportaron placer inducido por el ejercicio.

Las mujeres estaban entre los 18 y 63 años de edad. La mayoría estaba casada o en una relación y 69% eran heterosexuales.

Entre los resultados del estudio figuran:

-Alrededor del 40 por ciento de las mujeres que experimentaron orgasmo o placer asociado al ejercicio lo tuvieron más de 10 veces.

-La mayoría de las que experimentaron orgasmo reportaron cierto grado de autoconciencia de que se ejercitaban en sitios públicos y un 20% dijo que no pudo controlar la experiencia.

-La mayoría dijo que no estaba fantaseando o pensando en alguien durante su experiencia.

-El 51,4% asoció su orgasmo con ejercicios abdominales. Un 26,5% con levantamiento de pesas. El 20% con yoga. El 15,8 con bicicleta. Con trotar el 13,2. Y con caminar el 9,6%.

Los mecanismos detrás del orgasmo y el placer inducidos por el ejercicio no están claros, dijo Herbenick.

No se sabe tampoco qué tan común es el fenómeno, pero podría ser algo común: reclutar las 370 mujeres del experimento solo les tomó 5 semanas.

Uno de los ejercicios reportado como más asociado con el orgasmo y el placer fue la llamada silla del capitán.

Foto de la silla del capitán

Esos efectos poco deseados de la píldora

Tantas décadas después de su aparición y aunque los anticonceptivos de hoy no son los mismos que tomaron las mujeres cuando aparecieron, se detectan problemas relacionados con el placer femenino en las relaciones sexuales.

Un estudio de la Universidad de Indiana reveló que la píldora puede afectar aspectos como la excitación, la lubricación y el orgasmo, pese a los otros beneficios que trae como que ellas puedan planificar la familia.

“Si ellas experimentan esos efectos negativos, pueden dejar de usar los anticonceptivos. Necesitan saber que existen opciones como los lubricantes u otros productos para mejorar el desempeño sexual que les pueden ayudar a aliviar los efectos negativos que estén experimentando”, dijo Nicole Smith, coordinadora del Centro para la Promoción de la Salud Sexual de esa universidad.

También podrían pasarse a otro método de planificación para ver si les funciona mejor

El estudio de Smith involucró 1.101 mujeres activas sexualmente que usaban bien la píldora, el parche, el anillo o una inyección, mientras en otro grupo estaban las que no empleaban métodos hormonales como el condón, el diafragma, la abstinencia.

En la investigación halló que las mujeres reportaron niveles similares de satisfacción, incluyendo el romance y la intimidad, pero aquellas que empelaban métodos hormonales experimentaban menos excitación, menos orgasmos, dificultades con la lubricación, menos placer y sexo menos frecuente.

“Se ha hecho un gran esfuerzo para hacer los condones más agradables para los hombres, pero no se escucha lo mismo acerca de reducir el impacto negativo de la anticoncepción en el funcionamiento sexual de las mujeres”, dijo Smith.

Estudios sobre el tema son por lo general viejos y poco concluyentes y se centraron en mujeres europeas más que todo.

No embarazos sí, pero a costa del placer del buen sexo.

.

Últimas noticias: deseo, orgasmo, sexo y salud

El sexo es una de las fuerzas que mueven a los humanos y motivo de inquietud diaria, por todo lo que implica para el desarrollo de la persona y su bienestar físico y emociona. De las últimas ediciones del Journal of Sexual Medicine, presentamos los resultados de algunas investigaciones, que pueden ser de interés.

La motivación femenina por el sexo

Dados los problemas que existen con la definición del desorden del deseo sexual hipoactivo, puesto que el deseo de sexo y las fantasías sexuales no son una experiencia universal, Ana Carvalheira y colegas de Portugal exploraron las motivaciones femeninas para involucrarse en la actividad sexual, la frecuencia y los indicadores de las fantasías sexuales, el reconocimiento de la excitación sexual y la asociación entre la duración de la relación con esas variables.
¿Qué hallaron en el estudio con 3.687 mujeres?
Que entre las mujeres que con mayor facilidad se excitaban, 15,5 por ciento reportó que se involucraban en sexo sólo si sentían deseo mientras que 30,7 típicamente o siempre accedían una vez estaban excitadas. Las mujeres en relaciones estables tenían sexo sin tener deseo sexual con mayor frecuencia (42 por ciento) que las mujeres en relaciones pasajeras o cortas. Sólo 52,5 por ciento reportó tener fantasías. Una regresión logística permitió inferir que la religión, la dificultad en excitarse, el deseo consciente y la frecuencia del orgasmo estaban asociados significativamente con las fantasías.

Qué actividad sexual beneficia más

Stuart Brody, de la Universidad of the West of Scotland analizó los beneficios físicos y mentales de diferentes actividades sexuales, para lo cual se basó en una revisión de la literatura existente.
¿Qué reportó? Que un amplio rango de {índices de una mejor salud psicológica y fisiológica están asociados específicamente con la penetración vía vaginal. Otras actividades, como la masturbación o la penetración anal, tienen una relación débil o no la tienen con la salud. El condón, de paso, parece disminuir algunos beneficios de la penetración vaginal.

Afrodisíacos ¿para qué?

La búsqueda de un remedio que fortalezca la función sexual o trate la disfunción eréctil, ha sido búsqueda intensa del hombre. Rany Shamloul, de Queen’s University en Canadá, analizó populares afrodisíacos y su efecto en el deseo sexual o el mejor desempeño.
Los datos existentes no apoyan ninguna utilidad. Ahora, pese a que existe la tendencia a recomendar el ginseng, faltan estudios específicos para analizar su acción en materia de potencia sexual y en la disfunción eréctil. No existe, reveló, mucha literatura sobre los afrodisíacos en la mujer.

El esquivo punto G

Emmanuele Jannini, de la University of L’Aquila estudió la posible existencia del punto G, el punto del placer tan buscado en la pared vaginal y que se ha convertido en el ovni de la anatomía femenina.
Se encontró que ese punto no es una constante y es variable de mujer a mujer, existiendo algunas evidencias experimentales sobre los cambios que experimenta durante la estimulación digital o con el pene. Pese a 60 años de estudios sobre el tema, considera que se requiere investigar mucho más el asunto.

Marihuana y sexo

Aunque Cannabis es la sustancia ilícita más empleada en el mundo, falta mucho por saber sobre sus efectos en la salud. Por eso Marian Pitts, del Australian Research Centre in Sex, y colegas examinaron el uso de la marihuana y su influencia en la salud sexual.
Para eso entrevistaron 8.656 australianos de 16 a 64 años, de los cuales 754 reportaron su uso el año previo y 126 la usaban a diario, 126 cada semana y 502 varias veces a la semana.
Los que la fumaban todos los días (hombres y mujeres), en comparación con los no fumadores, tenían más probabilidad de reportar dos o más compañeros sexuales en el año previo. Y el uso diario estaba asociado con enfermedades de transmisión sexual en mujeres, no entre los hombres.
Entre las mujeres que la usaban a diario no se reportaron problemas sexuales, pero los hombres sí presentaban algún problema: no alcanzaban el orgasmo, lo alcanzaban muy rápido o demasiado despacio.

Sexo: ellas no siempre lo disfrutan a plenitud

Sexualidad: el estudio Preside, el más extenso relacionado con los problemas sexuales de la mujer, mostró que el bajo deseo sexual es el inconveniente más común reportado por mujeres de 18 o más años.
En el nuevo estudio con más de 31.000 mujeres, publicado en Obstetrics & Gynecology, cerca de una en diez mujeres informó experimentar bajo deseo relacionado con malestar físico o mentale, una condición denominada Desorden del Deseo Sexual Hipoactivo, definido por el manual de la Asociación Psiquiátrica Americana como el sentimiento de disminución del interés sexual o deseo, ausencia de pensamientos sexuales o fantasías que provoca malestar o dificultad personal y que no es provocado por una condición médica ni el uso de algún medicamento. Se considera una condición sub diagnosticada.
Los resultados de la encuesta muestran que el 44,2 por ciento de las mujeres tienen un problema sexual de alguna clase, con el bajo deseo en primer lugar con un 38,7 por ciento; baja excitación el 26,1 por ciento y dificultades para el orgasmo con un 20,5 por ciento. Del total de mujeres encuestadas, el 22,8 por ciento informó tener malestar relacionado con el sexo.
El bajo deseo sexual fue más marcado en las mujeres de edad media, aunque se manifestó en todos los grupos de edad.