Un riñón artificial que orina y todo

Órganos de laboratorio a la carta. Ese es el sueño. Científicos crearon un riñón que fue capaz de producir orina al implantarlo en una rata.

No fue creado de la nada, sino que emplearon una estructura renal. Y aunque no significa que podrá hacerse pronto lo mismo con un riñón humano, no se puede descartar la opción.

Si la tecnología logra ser escalada al tamaño humano, quienes padecen falla renal o esperan un donante o incluso quienes no son candidatos a recibir trasplante, podrían recibir órganos derivados de sus propias células, en opinión de Harald Ott, científico del proyecto, del Massachusetts General Hospital Center for Regenerative Medicine.

Un órgano desarrollad con la técnica evitaría el rechazo.

Para crear el riñón, se removieron los riñones de las ratas y los trataron con una solución detergente que eliminó las células vivas del órgano, dejando solo una estructura de proteínas fibrosas. Luego construyeron un riñón nuevo alrededor de esa estructura usando células humanas de cordón umbilical y células renales de ratas recién nacidas. Para dispersar las células por la estructura, crearon un gradiente de presión que ‘chupaba’ las nuevas células hacia el lugar justo en el riñón.

Los riñones rediseñados crecieron en cámaras con nutrientes para simular el interior del cuerpo. Después fueron trasplantados a ratas a las que se les había extraído uno de los riñones.

Una vez se les suministró sangre, actuaron como filtros y produjeron orina pero no funcionaron tan bien como los naturales, lo que indica que la técnica debe ser mejorada.

El estudio fue publicado en Nature Medicine.

Resinas dentales influirían en conducta del niño

Si su hijo se le tuerce… Mentiras, si cambia de comportamiento, podría deberse a sus caries.

Una resina usada para las obturaciones dentales de color blanco podría ser responsable de pequeños déficits neurosicológicos en niños.

La asociación se basa en otro análisis de datos recogidos de 434 niños como parte de una prueba hace una década. El estudio original buscaba probar impactos en el coeficiente intelectual y comportamiento psicológico debido al mercurio que podría ser liberado por las amalgamas de metal en las obturaciones. Entonces, la mitad de los menores recibió las amalgamas, mientras el resto calzas con material mezclado.

Las caries en los dientes frontales siempre son rellenadas con el material compuesto. Los dientes infantiles reciben una resina basada en uretano, mientras los dientes permanentes son rellenados con una resina llamada bis-GMA que es derivada del bisphenol A o BPA, un producto que puede imitar la actividad hormonal del estrógeno y su exposición en el útero ha sido ligada con cambios en el comportamiento en ratones y niños.

Los niños de 6 a 10 años fueron seguidos durante 5 años. Ellos y sus padres participaron periódicamente en evaluaciones de su temperamento, comportamientos (incluida la agresión), actitudes hacia la escuela y las relaciones interpersonales.

El estudio original fue publicado en 2006 y no halló problemas asociados con las calzas odontológicas, aunque los investigadores sugirieron que las calzas compuestas eran problemáticas.

Tras reanalizar los datos, los investigadores encontraron esta vez que los niños que recibieron las bis-GMA exhibían cambios menores en sus evaluaciones de comportamiento.

Los cambios medidos eran pequeños, de 2 a 6 puntos en una escala de 100 y más fuertemente asociadas con altas exposiciones y obturaciones en la parte de atrás, que es las que más se usan al comer, reportaron en Pediatrics.

Se sospecha que algo puede estar disolviendo o descomponiendo las calzas, dijo la líder del estudio, epidemióloga Nancy Maserejian, del New England Research Institutes in Watertown, Massachusetts.

Para examinar su idea, el equipo comenzó un ensayo que monitoreará la orina de niños recientemente tratados con obturaciones de bis-GMA durante al menos 6 meses, en busca de BPA u otros productos de la posible descomposición.

Cómo detectar los enemigos

Pregunta: ¿cómo sabe uno que un desconocido es el enemigo? ¿Cómo un ratón usa su olfato para detectar y evadir depredadores, incluyendo aquellos que no conoce siquiera?

Respuesta: David Ferrero y Stephen Liberles de Harvard Medical School, descubrieron un simple compuesto que se halla en altas concentraciones en la orina de carnívoros que provoca instintivamente una respuesta de evasión en ratones y ratas. Es la primera vez que científicos identifican un químico que les permitiría oler los carnívoros en general desde una distancia segura. Entender las bases moleculares del reconocimiento de depredadores por el olor entregaría herramientas cruciales para estudiar los circuitos neurales asociados con la conducta innata.

Los hallazgos fueron publicados en Proceedings of the National Academy of Science.

El trabajo comenzó en 2006 cuando Liberles estaba en el laboratorio de Linda Buck, parte de un grupo que ganó el Nobel por identificar los receptores que permiten a las neuronas olfatorias detectar olores. Allí identificó un nuevo tipo de receptor, llamado TAAR).

Los ratones tienen unas 1.200 clases de receptores de olores y 14 tipos de TAAR. En comparación los humanos –que dependemos más de la visión- tenemos unos 350 receptores de olores y 5 TAAR.

Varios de los TAAR de los ratones detectan químicos presentes en la orina de ratones, por lo que Liberles se preguntó se desempeñaban un rol en la conducta social de los roedores.

Ferrero descubrió entonces que uno de esos 14 TAAR detectaba el olor de varios carnívoros. Se trataría de una kairomona: un químico que funciona como una feromona, excepto que se comunica entre miembros de diferentes especies en vez de la misma.

El cabello revela si hay peligro por el estrés

No es que se tenga que detallar el cabello ni que este se resquebraje o le de orquilla o pierda el brillo. No.
Eso encontraron científicos de la Universidad de Western Notario en Canadá.
Desencadenantes del estrés como el trabajo, los problemas maritales y financieros están ligados al riesgo de desarrollar enfermedad del corazón, incluido un ataque cardiaco.
Gideon Koren y Stan Van Uum desarrollaron un método para medir los niveles de cortisol en el cabello, proveyendo una medida precisa de los niveles de estrés en los meses previos a un evento agudo, como un ataque al corazón.
El estudio fue publicado en el journal Stress.
El cortisol es considerado la hormona del estrés. Su secreción aumenta en los momentos en que hay estrés. Tradicionalmente se mide en el suero, la orina y la saliva, pero así solo muestra el estrés en el momento de la medición, no sobre periodos más prolongados. Esa hormona es capturada también en el cuerpo del cabello.
“Sabemos que el cabello crece en promedio un centímetro por mes. Si tomamos un cabello de 6 centímetros, podemos determinar los nivels de estrés de seis meses midiendo el cortisol en el pelo”, dijo Koren.

12