Noticiero astronómico

Foto A. Wetzel and P. Hopkins, Caltec

Eso es mucha materia

Un científico de Caltech midió lo que podría ser la mayor concentración de materia oscura en una galaxia, la enana Triángulo II, que reside en el borde de neustra Vía Láctea y que está integrada por unas 1.000 estrellas. La masa fue medida con 6 estrellas que giran alrededor del centro galáctico. Así al medir su velocidad se pudo inferir la fuerza gravitacional sobre ellas y precisar la masa de la galaxia. La masa fue mucho mayor que la sumatoria de las estrellas, lo que indica la presencia de mucha materia oscura. Otro grupo estudiando la misma galaxia halló que las estrellas externas se mueven más rápido que las internas, lo que indica que neustra galaxia está despedazando la enana.

Nacimiento planetario

LkCa 15b es un planeta a 450 años luz de nosotros que se encuentra en pleno proceso de formación acretando materia para convertirse en un Júpiter. Es la primera vez según los investigadores que se detecta un planeta en ese proceso. El protoplaneta se encuentra muy cerca de su estrella madre. El hallazgo fue publicado en Nature.

Viejas pesadas

574 nuevas galaxias masivas desconocidas hasta ahora y aparecidas cuando el universo era niño, de apenas 750.000 años a 2.100 millones fueron detectadas con el telescopio Vista de la ESO. El hallazgo es un aporte para responder una vieja pregunta: ¿en qué momento aparecieron las primeras galaxias? Las galaxias encontradas responden por la mitad de las galaxias masivas presentes cuando el universo tenía entre 1.100 y 1.500 millones de años. El estudio apareció en el Astrophysical Journal.

Qué montón

Por estos días ya se observa la constelación Orión en el cielo. La estrella más occidental del cinturón, Mintaka, o Delta Orionis, no es una estrella, es un complejo bien complejo: consta de 5 estrellas: Delta Orionis A, B y C y A tiene a su vez 2 estrellas, una girando cada 5,7 días y la otra cada 400 años. El sistema fue estudiado con el telescopio espacial Chandra y reveló datos sobre la formación de estrellas masivas. Delta Orionis A y Delta Orionis Aa es el sistema binario eclipsante más cercano. El artículo fue publicado en The Astrophysical Journal.

¡Qué semana! Mis 10 noticias científicas (1 al 7 de junio)

1. Dependemos de 28 elementos químicos

Hasta ahora se conocía que 27 elementos químicos eran esenciales para la vida humana. Habrá que agregarle otro, el 28: bromo (Br). Científicos publicaron en el journal Cell que ese elemento, uno de los 92 que se dan naturalmente en el universo, es vital para el desarrollo de los tejidos en todos los animales, de las criaturas marinas más primitivas hasta los humanos. Sin el bromo, no hay animales. Ese es el descubrimiento, dijo Billy Hudson, uno de los autores del estudio.

2. Duermo para aprender

Científicos mostraron, por primera vez según dijeron, que dormir luego de aprender incentiva el crecimiento de espinas dendríticas, esas pequeñas protuberancias en las neuronas que conectan con las otras células cerebrales y facilitan así el paso de información mediante la sinapsis, esas uniones en las cuales se unen las neuronas. El estudio fue publicado en Science. El sueño profundo, además, es esencial para ese crecimiento. O sea: aprenda y… duerma.

3. Cuando Theia chocó con la Tierra

La Luna sí se formó del gran choque de un enorme cuerpo, Theia, con la Tierra hace 4.500 millones de años, reveló un estudio publicado en Science, en el que se analizaron con mayor precisión isótopos de oxígeno presentes en Luna y Tierra, que mostraron diferencias, lo que sugiere que sí hubo el choque de cuerpos diferentes, de lo que algunos han dudado.

4. Llegan dos novedosas armas

Si se esperó tanto, unos meses más no interesa. Dos nuevos antibióticos estarían disponibles en poco tiempo en momentos en que la crisis por la resistencia de las bacterias es seria. Uno es Dalvance, intravenoso, para tratar infecciones de tejido blando y piel, que fue aprobado ya. El otro es oritavancin, que fue publicado en el New England Journal of Medicine, como la primera, efectiva contra el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina y para otras infecciones de la piel. Dalvance es la primera droga aprobada mediante el programa de incentivos a las farmacéuticas para desarrollar nuevos antibióticos.

5. El aire sí enferma y mata

La contaminación del aire está relacionada con latidos irregulares y coágulos pulmonares, reveló un extenso estudio publicado en el journal Heart. En cuanto a ataques y derrames no fueron tan claros los resultados, aunque el ritmo irregular está relacionado médicamente con un mayor riesgo de derrames. Los riesgos se deben a ciertos tipos de contaminantes que se encuentran hoy en el aire: el material particulado 2,5 es la mayor amenaza.

6. Aire fresco, por favor

Las tiernas y reiteradas fotos de los koalas, esos simpáticos para nosotros marsupiales australianos, abrazados al tronco de los árboles tendrían más de fondo. Un estudio revelado en Biology letters sugiere que se abrazan a los árboles para disminuir la temperatura en las fuertes temporadas calientes de la región. Este novedoso sistema de aire acondicionado ha sido visto en otras especies de aves y hasta insectos.

7. Primera estrella híbrida

Hacía más de 35 años se habían sugerido, pero no se habían detectado. Astrónomos descubrieron la primera estrella Thorne-Zytkow, una estrella híbrida expuesta por Kip Thorne y Anna Zytkow: son objetos híbridos, estrella supergigante roja (como Betelgeuse en Orión) y estrella de neutrones. Difieren en sus marcas químicas que resultan de una actividad única en su núcleo. Se trata de la estrella HV 2112 en la Pequeña Nube de Magallanes, según se publicó en Mobnthle Notices of the Royal Astronomical Society.

8. Se me olvidó… me acordé

Neurocientíficos de la Universidad de California lograron borrar y reactivar recuerdos en ratas alterando su reacción a esos eventos del pasado. El estudio publicado en Nature mostró la capacidad para remover selectivamente un recuerdo y reactivarlo mediante la estimulación de los nervios en el cerebro en frecuencias conocidas para debilitar y fortalecer las conexiones entre las neuronas, la llamada sinapsis. El hallazgo podría ser aplicado algún día para reducir los efectos del Alzheimer y otras condiciones cerebrales.

9. ¡Rocas de plástico!

Al debate sobre cómo los humanos hemos transformado el entorno en la actual época, el antropoceno según denominación de geólogos reconocidos como Jan Zalasiewicz, se sumó un descubrimiento publicado en GSA Today: ¡rocas de plástico! Sí, se encontraron rocas con contenido de plástico en las playas de Hawai, denominado por los investigadores ‘plastiaglomerado’ porque también contiene otro material. Una muestra de la profunda transformación, para mal, del planeta.

10. Otro tipo de planetas

Astrónomos anunciaron haber descubierto otro tipo de planetas: una mega Tierra, que pesa 17 veces la nuestra y tiene un tamaño 3 veces mayor aproximadamente. Se trata de Kepler-10c, a unos 560 años luz de la Tierra, girando alrededor de una estrella a la cual da la vuelta cada 45 días nuestros. Hasta ahora se creía que este tipo de planetas no podía formarse, pues por su masa debería haber cogido gas en su formación y terminar como un Júpiter. Pero es sólido. La revelación del hallazgo la hizo el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics.

Una gigante a punto de morir o… recuerdos del pasado

Pocos pueden no haberla visto. Betelgeuse es una de las estrellas más brillantes del cielo y se encuentra en la famosa constelación Orión o los Tres Reyes Magos. Representa uno de los brazos.

Astrónomos tomaron imágenes detalladas con el Very Large Telescope de la ESO en Chile y encontraron que esa estructura parece como con enormes llamaradas saliendo de la estrella, que es el material que expulsa al espacio.

Esta estrella es una supergigante roja. Es tan grande que es casi del tamaño de ¡la órbita de Júpiter! o cerca de cuatro veces y media el diámetro de la órbita de la Tierra.

La nebulosa que la rodea es mucho más grande que la estrella misma, extendiéndose por 60.000 millones de kilómetros o 400 veces la distancia Tierra- Sol (150 millones de kilómetros).

Una estrella roja como esta significa que está en una de las últimas etapas de su vida como estrella masiva. En una fase corta, aumenta de tamaño, expulsa el material al espacio a una tasa muy elevada en apenas 10.000 años.

El proceso de expulsión involucra dos fenómenos: la formación de grandes chorros de gas (aunque menores a la nebulosa fotografiada) y un vigoroso movimiento arriba-debajo de gigantes burbujas en la atmósfera de Betelgeuse, como el agua hirviendo que circula en una olla.

Las imágenes revelan que los chorros están probablemente conectados a la nebulosa exterior. Esta nebulosa no puede ser vista en luz visible.

El material visible en la imagen en infrarrojo está compuesto de silicio y aluminio, el mismo material que forma la mayoría de la corteza terrestre y otros planetas rocosos.

En algún momento del lejano pasado, los silicatos de la Tierra fueron formados por una estrella masiva –hoy extinguida- similar a Betelgeuse.

Foto cortesía ESO.

Escorpión comienza a dominar el cielo

Difícil tener cielos despejados por estas semanas, pero de pronto hay oportunidad en algunas regiones. Y para esos afortunados, les presentamos algunos datos de interés.

Venus es el planeta que domina el amanecer, minutos antes de que el Sol salga. Ah, y el 30 de abril y 1 de mayo, estarán cerca también Mercurio, Marte y Júpiter, sobre el horizonte. Más arriba estará Urano. ¡Tantos planetas juntos! Pero no olvide, sólo Venus será observable con facilidad, por los destellos del nuevo día: Venus domina los amaneceres por estas fechas.

Escorpión comienza a aparecer por el sudeste y a dominar el cielo los próximos meses, con su gran estrella Antares, de aspecto rojizo, una gigante 700 veces más grande que el Sol. Mientras eso sucede, Orión se pierde por occidente. Se llama la constelación de verano.

Antares comienza a salir, en el centro de Antioquia pasadas las 9 de la noche. En ese instante Orión ya se irá perdiendo por occidente. (Dice la mitología que Escorpión y Orión eran archienemigos, por eso en el cielo están en lados contrarios).

Tenga en cuenta este consejo para sus observaciones; las constelaciones nacen y se ponen 4 minutos más temprano cada día que pasa. Las estrellas nacen y se ponen media hora más temprano cada semana, dos horas al mes.

Lluvia de estrellas: las Líridas, cuyo máximo debe verse este jueves al amanecer, incluso viernes, usualmente entregan 10 meteoros por hora, pero a veces existen sorpresas de hasta 100. Este año no es el mejor para la observación, por la Luna. Parecen provenir de la Lira, con su dominante estrella Vega. Pero si goza de un amanecer despejado, acuéstese y mire hacia el oriente o nororiente. O al firmamento arriba suyo. No hay problema. Y ojalá sea copiosa la lluvia.

El fascinante e intenso mundo de Orión

Espectacular nebulosa. A 1.350 años luz se encuentra la nebulosa de Orión, que se puede ver con un telescopio de mediana capacidad, pero que en el espectro visible de la luz no muestra tanto como con otras visiones.
En esa región donde se están formando estrellas abunda el polvo y los gases que permitirán el nacimiento de soles.
Mediante el telescopio Vista, uno de los equipos de ESO en cerro Paranal (Chile) se observó la nebulosa a longitudes de onda casi dos veces más largas que las que puede detectar el ojo humano.
Se observa una especie de estructura con forma de murciélago hacia el centro, así como uno área circundante llamativa. Cerca del corazón de la región se encuentran las cuatro estrellas que conforman el Trapecio, un grupo de estrellas muy jóvenes que emiten furiosamente radiación ultravioleta. Encima del centro, se encuentran estrellas en formación que eyectan gases a una velocidad de 700.000 kilómetros por hora y varios de los rasgos rojizos señalan los lugares donde esos gases chocan con el gas de los alrededores.
Un sitio donde se desarrollan fenómenos de activa e increíble violencia, en el constante nacimiento y muerte de los cuerpos que pueblan nuestra galaxia y el universo.
Foto cortesía ESO.

Una súper gigante en apuros

Los Tres Reyes Magos o más conocida como Orión el guerrero. ¿Quién no ha visto esa constelación en los cielos?
Allí hay una estrella súper gigante, Betelgeuse, que se ve como roja. ¿Saben qué sucede con ella? Dos grupos de astrónomos utilizando elVery Large Telescope de la Organización Europea para la Investigación Astronómica en el Hemisferio Sur (ESO) encontraorn que la estrella tiene una gran estela de gas, casi tan grande como nuestro Sistema Solar, así como una gigantesca burbuja hirviente en su superficie.
El hallazgo aporta luces sobre cómo uno de estos monstruos estelares expide material a tan tremenda tasa.
Betelgeuse es la segunda estrella más brillante de Orión. Es una súper gigante roja, una de las estrellas más grandes conocidas, casi 1.000 veces mayor que nuestro Sol.
Este monstruo tiene corta vida, pues mientras más grande una estrella, con mayor rapdiez consume su combustible y muere. De hecho, se encuentra en la fase final de su existencia, que terminará en la explosión de una supernova que podrá verse desde la Tierra, incluso a plena luz del día. Ahora, nadie sabe cuándo explotará.
Las súper gigantes rojas tienen misterios que no han sido resueltos por los astrofísicos. Por ejemplo, cómo pierden tan grandes cantidades de materia, cerca de la masa del Sol, en tan solo 10.000 años
Si Betelgeuse estuviera en el centro de nuestro Sistema Solar, se extendería hasta la órbita de Júpiter, engulléndose Mercurio, Venus, la Tierra, Marte y el cinturón principal de asteroides.
La estrella se encuentra a 640 años luz de la Tierra.
La ilustración es cortesía de la ESO.

Se encogió la gigantona

Algún dolor de estómago debe tener. Betelgeuse, esa estrella rojiza que forma parte de la constelación Orión el guerrero o los Tres Reyes Magos, como muchos la conocen, es gigantesca: su radio es cinco veces la distancia Sol-Tierra, o una Unidad Astronómica, que es de 150 millones de kilómetros para redondear. Si estuviera en nuestro Sistema Solar, alcanzaría hasta la órbita de Júpiter.
Pues bien, mediciones realizadas durante años por investigadores de la Universidad de California en Berkeley, revelaron que esta súper gigante se ha contraído un 15 por ciento, aunque su brillo, que es medido continuamente por la Asociación Americana de Observadores de Estrellas Variables, no se ha reducido.
Esta estrella, que se encuentra a 640 años luz de la Tierra, es de las pocas que ante los ojos del telescopio espacial Hubble aparece como un disco y no un punto, como se ve la inmensa mayoría de estrellas independiente de la potencia del telescopio.
Charles Townes, físico y ganador del Nóbel en 1964, ha sido uno de los observadores de la contracción, cuyas razones no se conocen.

Donde nacen las estrellas

Orión es quizás la constelación más renombrada y reconocida en nuestro medio. Sus tres estrellas centrales, son asociadas con personajes religiosos: los Tres Reyes Magos o las Tres Marías.
Allí se encuentra, a un lado de este trío, conocido también como el cinturón de Orión, en lo que vendría a ser la espada del guerrero, la sala-cuna estelar más cercana a la Tierra. Allí hay muchas estrellas en formación.
Un grupo de astrónomos liderados por Stefan Kraus y Gerd Weigelt, del Instituto Max Planck para Radio Astronomía en Bonn, empleó el gran telescopio de interferometría del Observatorio Espacial Europeo en Chile, para fotografiar una brillante estrella en esa sala-cuna.
Se trata de Theta 1 Ori C en el trapecio de Orión, la estrella más masiva de esa región. ¿Saben qué encontraron? Que no es una, sino que allí hay dos estrellas en estrecha relación. La más masiva tiene 38 masas solares, la otra 9 masas solares y están a tan solo 1.350 años luz de nosotros.
El hecho de que la región pueda ser vista sin ayuda óptica, aunque unos binoculares no estarían de más, hace el hallazgo más cercano a todos los amantes de mirar al cielo nocturno.
En la imagen, cortesía del Max Planck Institute, se aprecia la estrella estudiada, su compañera y la región donde se encuentran.

Una familia que posa para la foto

W5: colorido retrato familiar

Una fotografía del telescopio espacial Spitzer, que observa el Universo en la radiación infrarroja del espectro muestra lo que ha sido la historia de vida y muerte en un núcleo familiar. Se trata de una colorida nube, denominada W5, integrada por múltiples generaciones de brillantes estrellas.
Allí se aprecia en todo su esplendor cómo las estrellas masivas, a través de sus brutales vientos y radiaciones, responden por el nacimiento de estrellas, un fenómeno que no ha sido fácil identificar pero que para el astrónomo Xavier Koenig se aprecia en W5.
Las estrellas más masivas del Universo forman gruesas nubes de gas y polvo. Son tan masivas, de 15 a 60 veces la masa del Sol, que parte de este material sale despedido en los vientos. Además irradian con enorme intensidad. Con el tiempo, el viento y la radiación expulsadas forman unas cavidades, en las que se cree se comprime el gas en nuevas generaciones de estrellas.
Hay indicios de este proceso no solo en W5 sino también en la nebulosa de Orión y en Carina.
Todo un retrato familiar: jóvenes y viejos juntos.
Foto cortesía Spitzer-Nasa