Las palomas aprenden a leer

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Solo les falta hablar porque… leer ya saben las palomas.

Bueno, no exactamente, pero un estudio reveló que aprenden a distinguir palabras reales de otras que no lo son gracias al procesamiento visual de las combinaciones de letras.

La investigación demuestra que el desempeño de estas aves está a la par con el de los babuinos en este tipo de pruebas complejas. Así, es la primera vez que se identifican capacidades ‘ortográficas’ en una especie no primate.

Las palomas fueron entrenadas para picotear palabras en inglés de cuatro letras cuando aparecían en una pantalla o picotear un símbolo cuando las cuatro letras no dijeran nada, como ursp. Poco a poco se agregaban palabras a las cuatro palomas construyendo vocabularios de 26 a 58 palabras y cerca de 8000 no-palabras.

Para controlar que no memorizaran, introducían palabras que nunca les habían presentado.

Las palomas identificaron correctamente las nuevas palabras a una tasa mucho más allá del azar.

El estudio, de las Universidades de Otago en Nueva Zelanda y la alemana Ruhr, apareció en Proceedings ot the National Academy of Sciences.

7 tipos de cáncer ligados al consumo de alcohol

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Beber alcohol no solo puede emborrachar sino tener una consecuencia más desastrosa: desarrollar 1 de 7 tipos de cáncer.

Podrían ser más, pero un meta análisis publicado en Addiction, en el que se revisó la mayor cantidad posible de investigaciones sobre el tema arrojó mayor seguridad frente a esos 7.

Pese al hallazgo no quedó claro si la relación es directa.

Hay evidencia sólida de que el alcohol causa cáncer en 7 sitios del cuerpo y probablemente en otros”, según Jennie Connor, cabeza de la investigación, de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda.

La evidencia respalda una asociación causal del consumo de alcohol con el cáncer de orofaringe, laringe, esófago, hígado, colon y recto y de seno en las mujeres.

También hay evidencias crecientes de un vínculo con otros cánceres, como de próstata, páncreas y melanoma, pero la evidencia no es tan sólida hasta ahora para hablar de causa-efecto para esos cánceres.

Para esos 7 cánceres vinculados directamente, estudios previos han hallado que ha una relación de dosis-respuesta, o sea que a más consumo de alcohol más probabilidad de desarrollar esos cánceres.

También, dicen estudios anteriores, el riesgo se reduce cuando se deja de ingerir licor.

El vínculo entre el alcohol y los cánceres de boca y garganta son más fuertes que el de los otros cánceres.

Por ejemplo, según se explicó, beber más de 50 gramos de alcohol al día se asocia con un riesgo 4 a 7 veces mayor de desarrollar cáncer de boca, garganta, esófago en comparación con no beber.

Los gramos de alcohol en una onza de licor puedan variar, hay de 2,4 a 2,8 gramos en una onza de vino pero 1 a 1,2 gramos de alcohol en una de cerveza.

Ingerir la misma cantidad se asocia, por otro lado, con cerca de 1,5 veces más riesgo de cáncer colorrectal, de hígado o seno comparado con no beber.

Hasta ahora no se conoce el mecanismo exacto por el cual el alcohol provoca cáncer. Podría ser incluso diferente dependiendo del sitio del cuerpo donde ocurra. Se cree por ejemplo que un compuesto que se forma cuando se descompone el alcohol tiene que ver con los cánceres de boca, garganta, esófago e hígado. Es el acetaldehído, que en contacto con los tejidos puede alterar el ADN en las células, lo que deriva en cáncer.

En el cáncer de seno, el alcohol puede aumentar los niveles de estrógeno en el cuerpo, una hormona ligada a esta enfermedad.

Una e las limitaciones del estudio es que algunas investigaciones evaluadas se basan en autorreportes de las personas sobre cuánto alcohol ingerían.