El portátil lo puede dejar de tío

Hoy se venden más portátiles que computadores fijos, algo alentado por la necesidad de información. ¿Sabía usted que un portátil lo puede dejar infértil?

No es por alarmar, porque de seguro estará pensando que es muy cuidadoso para que no se le caiga y lo golpee ahí, donde también está pensando. Quizás, se imagine radiaciones que hacen que su capacidad de ser fértil decaiga.

No. No es eso. Cuando use el laptop sobre sus piernas, asegúrese de mantenerlas separadas, es el consejo que se desprende de un nuevo estudio publicado en Fertility and Sterility.

Al mantener las piernas separadas, se genera menos calor en el escroto. Y un escroto caliente no es como para reírse. Los testículos mantienen por lo general una temperatura 2 a 4 grados más fresca que el resto del cuerpo, un ambiente propicio para la rápida naturaleza divisoria de las células espermáticas.

Calentar de más esa área puede generar estrés oxidativo, disminuir el movimiento de los espermatozoides y reducir su capacidad de fertilizar un óvulo durante semanas o meses.

El urólogo Yefin Sheynkin, de Stony Brook University y sus colegas examinaron 29 hombres de 21 a 35 años en tres pruebas, en cada una de las cuales cada hombre operaba un portátil sobre sus piernas durante una hora.

En un test las piernas estaban juntas, en otro separadas en ángulo de 70 grados y con pantalla debajo del equipo, en el tercero juntas pero con la pantalla entre piernas y laptop.

Se encontró que las tres formas de usar el portátil aumentan la temperatura escrotal, per mantener las piernas separadas la aumenta menos, 1,4 grados. Con ellas juntas y la pantalla subía 2,2 y con ellas juntas 2,3 grados.

Tardó 28 minutos para que el escroto aumentara 1 grado estando las piernas separadas, 14 juntas con la pantalla y 11 juntas sin pantalla.

“Tener las piernas juntas, como la mayoría de las personas usan el portátil, es peor”, dijo Edmund Sabanegh a ScienceNews.

Y aunque de pronto no todos pierdan la fertilidad por esa razón, ¿quiere averiguar si usted sí?

Piernas aparte.

Hábleme claro, dice el óvulo

Abran paso, que aquí voy yo. Los espermatozoides juegan un rol más complicado en el juego del apareamiento que lo que se pensaba, según investigadores de la Universidad de Adelaida en Australia.
Sarah Robertson, del Instituto Robinson de ese centro, dijo que los espermatozoides se comunican con el tracto reproductivo de la hembra y le ayudan a preparar el cuerpo para nutrir el feto. Si el sistema femenino no aprueba el mensaje del esperma, por llamarlo de esa manera, podría atacarlo.
“Descubrimos que los espermas no sólo fertilizan el óvulo“, dijo Robertson. “En realidad contiene moléculas de señales que son responsables de activar cambios inmunes en la mujer, de modo que pueda aceptar una sustancia extraña en su cuerpo, en este caso el esperma, derivando en la concepción y un embarazo sano”.
Como los humanos, todos los espermas no son buenos en comunicar y algunos cuerpos de las hembras tienen altos estándares. “El macho provee la información que incrementa la oportunidad de concepción y la progresión hacia el embarazo, pero el cuerpo femenino tiene un sistema de control de calidad que necesita convencerse de que el esperma es compatible y juzga además si las condiciones son las adecuadas para la reproducción.
La información recogida podría incentivar a los investigadores a buscar maneras de alentar al cuerpo de la mujer para que tolere mejor el semen de su compañero si es que están teniendo problemas para que ella quede embarazada.

12