Las palomas aprenden a leer

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Solo les falta hablar porque… leer ya saben las palomas.

Bueno, no exactamente, pero un estudio reveló que aprenden a distinguir palabras reales de otras que no lo son gracias al procesamiento visual de las combinaciones de letras.

La investigación demuestra que el desempeño de estas aves está a la par con el de los babuinos en este tipo de pruebas complejas. Así, es la primera vez que se identifican capacidades ‘ortográficas’ en una especie no primate.

Las palomas fueron entrenadas para picotear palabras en inglés de cuatro letras cuando aparecían en una pantalla o picotear un símbolo cuando las cuatro letras no dijeran nada, como ursp. Poco a poco se agregaban palabras a las cuatro palomas construyendo vocabularios de 26 a 58 palabras y cerca de 8000 no-palabras.

Para controlar que no memorizaran, introducían palabras que nunca les habían presentado.

Las palomas identificaron correctamente las nuevas palabras a una tasa mucho más allá del azar.

El estudio, de las Universidades de Otago en Nueva Zelanda y la alemana Ruhr, apareció en Proceedings ot the National Academy of Sciences.

Mis 10 noticias científicas de la semana (2-8)

1. Con solo pensarlo ¡vuelas!

Investigadores de la Universidad de Minnesota encabezados por Bin He informaron un gran avance hacia la manipulación de objetos con la mente: varios estudiantes pudieron, gracias a una especie de casco con 64 electrodos, hacer volar un quatricóptero y dirigirlo hacia distintos puntos de un gimnasio en la Facultd de Ingeniería. El aparato no estaba conectado con los electrodos. Las ‘señales mentales’ fueron enviadas vía WiFi. El adelanto es un paso para que personas tetrapléjicas puedan ganar autonomía. En estudios previos de otros grupos voluntarios habían movido brazos robóticos y cursores en una pantalla, pero mediante una complicada red de electrodos y alambres.

2. ¡Diga wiski!

Astrónomos que usaron el Very Large Telescope de ESO en los Andes chilenos fotografiaron un planeta a 300 años luz alrededor de la estrella joven HD 95086, cuerpo 4 a 5 veces mayor que Júpiter. El logro es que hasta ahora es el exoplaneta menos masivo observado de manera directa. Se encuentra de su estrella a unas 56 veces la distancia Tierra-Sol (150 millones de kilómetros). La estrella es muy joven, de solo 10 a 17 millones de años, en comparación con el Sol que tiene cerca de 4.600 millones de años. Todo un logro.

3. Nuestro tatara-tatara-tatarabuelo

No llamaría la atención saber que hace 55 millones de años merodeaba por lo que hoy es China un pequeño animal tipo ratón. Lo que sí es sorprendente es que ese es nuestro ancestro más antiguo, reveló un estudio publicado en Nature. Se trata de una criatura denominada Archicebus (antiguo mono). El esqueleto hallado ayuda a explicar las ramificaciones que se sucedieron en la base del árbol evolutivo de los primates. Eran animales que andaban por las copas de los árboles, unos pocos de millones de años después de la extinción de los dinosaurios. El Archicebus era ágil, pequeño y comía insectos.

4. Abracadabra ¡desaparecí los datos!

Si desea borrar un evento de su historial, no estaría lejos de lograrlo. Ingenieros eléctricos reportaron en Nature que usaron láseres para crear un ‘manto’ que puede ocultar comunicaciones en una especie de ‘hueco del tiempo’, de modo que pareciera que nunca fueron enviados. El método es el primero que puede borrar datos enviados a la velocidad vista en los sistemas de telecomunicaciones y abre la puerta a la transmisión de esquemas ultrasecretos, a la vez que podría proporcionar una forma mejor de blindar información del ruido de la corrupción. ¡Nunca existieron!

5. ¿Cómo así, cáncer en aquellos tiempos?

De hace 4.000 años más o menos se conocían casos de cáncer. Ahora se encontró un caso 30 veces más antiguo: ¡cáncer en un neandertal! Sí, un individuo que vivió en lo que hoy es Croacia hace unos 120.000 años. Una enfermedad que parece muy antigua, que hoy se achaca a problemas como la contaminación o los preservativos en los alimentos que no existían entonces. El cáncer se encontró en una costilla hallada entre 1899 y 1905 en una excavación en Kaprina, una cueva al norte del país donde se han hallado miles de restos de antiguos humanos. Un simple análisis a ojo reveló que en el hueso había un espacio donde hubo un cáncer, lo cual fue confirmado con imágenes de tomografía. El estudio apareció en Plos One.

6. El hambre todo lo puede

Cada quien hace lo que sea con un regalo, pero hay algunas formas extrañas, para nosotros, de disponer de ellos. Una de ellas corre por cuenta de la hembra del calamar cola de botella según un estudio publicado en Biology letters: durante el apareamiento, el macho coloca una bolsa con el esperma en la cavidad donde está la boca de la hembra. La mayoría de las veces el regalo temrina como ¡un comestible! Sí, una manera de proporcionar nutrientes para los huevos no fertilizados, con lo cual los machos estarían contribuyendo a la fertilización que haga otro macho, quién creyera. Tiempo perdido.

7. Desiertos poblados

No todo lo que parece solo lo está. El telescopio espacial Spitzer, que mira en infrarrojo, detectó un show estelar en regiones consideradas desiertas en la Vía Láctea, alejadas del atiborrado y convulsionado centro galáctico. En su afán por hacer un mapa de la galaxia, los astrónomos analizan diferentes regiones y han identificado unas 130 en las que aparecen chorros de material brotando de estrellas en su fase de juventud, como sucede con más de 30 estrellas hacia la constelación del Can Mayor.

8. Solo andaba de vacaciones

Una rana que se consideraba extinguida y que fue redescubierta en 2011 acaba de regresar al mundo de los vivos como un fósil viviente según un estudio en Nature Communications. De la rana pintada de Hula en Israel no se había sabido en 60 años hasta que un guardabosques la encontró en un pantano. Desde entocnes otros 11 ejemplares han sido descubiertos. Al analizarla se encontró que es una especie con rasgos muy primitivos, similar a fósiles de millones de años. Parece que es pariente de un grupo de anfibios que se extinguieron hace unos 15.000 años Los anfibios Latonia fueron comunes en Europa durante millones de años, pero ya no queda sino la rana de Hula.

9. Se les extravió el pene

La mayoría de las aves no tiene pene. Machos y hembras se unen frotando la cloaca para pasar el esperma, lo que se llama el beso cloacal. Algunas como los patos y gansos sí lo poseen. Científicos reportaron en Current Biology la causa de la desaparición de ese apéndice: se trata de un gen, Bmp4, fundamental para que el falo se desarrolle. Ese gen tiene además un papel activo en el desarrollo de rasgos como pico y plumas. Para los científicos, quizás la evolución favoreció formar otro rasgo, desapareciendo el pene.

10. Se fabrican cometas

Con el observatorio Alma, científicos observaron el sistema Oph-IRS 48 en la constelación del Ofiuco y detectaron una región de granos grandes de polvo que pueden crecer debido a la colisión, alcanzado el tamaño de un cometa. “Es probable que estemos mirando una fábrica de cometas dado que las condiciones son adecuadas para que las partículas alcancen ese tamaño”, dijo Nienke van der Marel, autor principal del estudio. Ese sistema se encuentra a unos 400 años luz de la Tierra.

Los ojos: salvación para cuadripléjicos

Se acerca el día en que decenas de miles de personas con distrofia muscular, lesiones de la médula o amputados puedan interactuar con sus computadores y alrededores con solo sus ojos.

Esto gracias a un dispositivo prostético que costará menos de 40 libras esterlinas.

Se trata de un dispositivo con materiales novedosos que trabaja exactamente donde la persona mira rastreando los movimientos del ojo, permitiéndole controlar un cursor en una pantalla tal como lo hace un ratón de computador.

Fuera de ese dispositivo rastreador, un software inteligente completa la tarea.

El logro fue presentado este fin de semana en el Journal of Neural Engineering. Los investigadores del Imperial College London demostraron su funcionalidad con un grupo de personas que jugaron el tradicional Pong sin usar ningún objeto manual. Las personas pudieron además navegar por la red y escribir e mails sin las manos.

Los investigadores presentaron un video.

El dispositivo GT3D se compone de dos cámaras de consola rápidas para videojuegos, cada una con valor inferior a 20 libras que están unidas, fuera de la línea de visión, a un par de lentes que cuestan 3 libras. Las cámaras toman constantemente fotos del ojo, viendo hacia dónde señala la pupila; a partir de esto una serie de calibraciones permite saber a qué punto específico de la pantalla mira en la pantalla la persona.

Los científicos son capaces incluso de calibraciones más detalladas, por ejemplo cuán lejos está mirando la persona. Se cree que esto permitiría que el individuo controlara una silla de ruedas electrónica con simplemente mirar a dónde quiere ir o controlar un brazo prostético robótico.

El dispositivo usa solo 1 vatio y puede transmitir datos de forma inalámbrica con wi-fi o vía USB a un computador con Windows o Linux.

Aldo Faisal, del Department of Bioengineering and the Department of Computing de esa universidad tiene confianza en que el dispositivo es un gran avance hacia tener pronto una ayuda fundamental para que personas inválidas o con limitaciones físicas recuperen muchas de sus funciones y se valgan más por sí mismos.

La mano será una pantalla

Si desea responder un correo electrónico, tóquese la mano, o la pierna… o bueno, toque la pared.

No se ha preguntado si las pantallas táctiles son tan versátiles, ¿por qué parecen limitadas a los celulares inteligentes y las tabletas?

Investigadores han venido trabajando durante años en formas de extender esas pantallas táctiles a diferentes superficies y un proyecto llamado Omni Touch, de Microsoft Research y un estudiante de doctorado en interacción humanos-computador en el Carnegie Mellon Institute, podría hacer ese sueño realidad.

Omni Touch convierte partes del cuerpo y superficies cercanas en interfases táctiles. Los usuarios pueden leer y responder un e-mail tocando sus manos o una pared o incluso usar múltiples aplicaciones a la vez en distintas superficies.

Los resultados de un estudio sugieren que “nuestro prototipo de sistema se acerca a la precisión de pantallas táctiles convencionales en superficies arbitrarias”, dijeron los investigadores.

El proyecto lo lideran el estudiante Chris Harrison y los investigadores de Microsoft, Hrvoje Benko y Andrew Wilson. “Queríamos capitalizar la tremenda área superficial que el mundo real provee”, dijo Benko en un artículo en Microsoft. “El área superficial de una sola mano excede la típica de un smartphone. Las mesas son más grandes que una tableta de computador”.

Omni Touch requiere apenas un dispositivo colocado en la espalda, sin nada en brazos ni manos. Consiste en una cámara de alta sensibilidad y un láser basado en un pico-proyector. Está unido a una mesa de computador, en su estado de prototipo, de modo que no es portátil del todo.

El sistema genera un mapa de profundidad de una escena y aísla los dedos de la superficie táctil, generando pocos falsos positivos.

El sistema detecta la proximidad y decide si un dedo está tocando la superficie si está lo suficientemente cerca para constituir un contacto.

El dedo requiere cierto ángulo.

Fuente: Ars Technica.

Foto cortesía Microsoft

Mueven helicóptero con la mente

Aunque hay porteros que en el fútbol tratan de desviar la pelota con los ojos sin conseguir más que sacarla del fondo de la red, manejar objetos con el cerebro sí es posible y es realidad ya de acuerdo con un novedoso sistema revelado en Plos One.

Científicos diseñaron un sistema no invasivo que permite a los usuarios controlar un helicóptero virtual con el solo uso de sus mentes.

Los investigadores, encabezados por Bin He, de la Universidad de Minnesota, desarrollaron una interfaz de computador basada en los electroencefalogramas que permitió a quienes la empleaban navegar de manera continua y precisa un helicóptero solo pensando acerca de dónde querían que se moviera la nave.

La tarea requería que los individuos dirigieran el helicóptero a través de anillos dispuestos al azar en un espacio tridimensional. Las tareas tuvieron éxito en el 85% de las veces.

Estudios previos en este campo han requerido procedimientos invasivos que permitían medir la actividad intracraneal, pero este nuevo desarrollo empleó electroencefalogramas en la forma de un casco en la cabeza de la persona. La técnica registra una onda cerebral particular llamada el ritmo sensomotor, que puede ser caracterizado y calibrado para controlar los movimientos del helicóptero en la pantalla.

Para He “este trabajo demuestra por primera vez que uno puede lograr tiempo real el control continuo tridimensional de un objeto volador en el mundo virtual con base en una interfaz de computador no invasiva basada en electroencefalograma. Esta habilidad, limitada en casos en los que se usaban registros invasivos abre las puertas a la bio-navegación no invasiva o neuroprótesis.

Dibujo cortesía Plos One

Mover el cuerpo ayuda a solucionar problemas

Si quiere remediar un problema tenga en cuenta su cuerpo. Obvio, el cerebro, pero también sus ademanes y todo lo demás.

La conexión cerebro-cuerpo no es de una sola vía y así lo confirma un estudio desde la psicología cognoscitiva. “Ser capaz de usar el cuerpo en la solución de los problemas, altera la manera como los resuelve”, explicó Martha Alibali, profesora de la Universidad de Wisconsin.

“Los movimientos del cuerpo son una de las formas en las que desarrollamos procesos cognitivos”.

Estas son conclusiones de un estudio publicado en Psychological Science reforzadas por otra muy clara: cuando de solucionar problemas que tienen que ver con movimiento y espacio, la incapacidad de mover el cuerpo nos obliga a otras estrategias, que pueden ser más eficientes.

El estudio involucró dos experimentos. El primero con 85 estudiantes no graduados, a la mitad de los cuales se les impidió el movimiento de manos, mientras que a los otros no se les permitió mover sus pies, todos amarrados con tiras de velcro.

Del otro lado de una pantalla opaca, se les preguntaba acerca de problemas con palancas. Debían responder en voz alta y se les grababa en video.

A quienes se les permitió hacer gestos lo hicieron y fue común que emplearan también estrategias motrices perceptuales. Quienes tuvieron sus manos amarradas e incluso quienes escogieron no hacer gestos, usaron estrategias abstractas y matemáticas con mayor frecuencia sin referencia a los procesos motrices-perceptuales.

En un segundo experimento, 111 adultos hicieron lo mismo en silencio y fueron grabados y sus estrategias descritas luego. Los resultados fueron idénticos.

Los hallazgos conducen a preguntas más profundas sobre la relación de mente y cuerpo y su relación con el espacio, dijo Alibali. “Como pensantes, utilizamos metáforas visuales-espaciales todo el tiempo para solucionar problemas y conceptualizar cosas aún en los dominios que no parecen físicos.

Sumar es ‘arriba’, restar ‘abajo’. Un buen genio es ‘alto’ y uno malo es ‘bajo’. Una estructura metafórica de nuestro paisaje conceptual.

De todo un poco, como en farmacia

Veamos un poco de curiosidades científicas de las últimas semanas:

Nudistas: ¿hace cuánto comenzó el hombre a usar vestidos? Mediante exámenes de ADN, científicos rastrearon la divergencia evolutiva entre los piojos de cabeza y de zonas púbicas y concluyeron que el piojo púbico o corporal apareció primero hace cerca de 190.000 años, unos 10.000 a 15.000 después de lo que se considera el surgimiento del hombre moderno. ¿Qué india esto? Que aproximadamente en la misma época, nuestros ancestros dejaron de andar desnudos y comenzaron a vestirse como manera de protegerse, reveló Andrew Kitchen, de Penn University en el encuentro de la American Association of Physical Anthropologists. El estimativo anterior indicaba que el vestido comenzó a usarse en algún momento entre hace un millón de años y hace 40.000 años. ¡Cómo les suena?

Cuidado lo toca una mujer, porque puede arrojar por la borda toda su fortuna.
Un estudio publicado en Psychological Science encontró que cuando una mujer toca intencionalmente la espalda de un hombre que hace inversiones, este es más proclive a arriesgar más que si no recibiera ese contacto.
La posible explicación radica en que de niños recibimos mucho contacto físico de nuestra madre, lo que nos inyecta seguridad. Parece que en adultos funciona lo mismo, según la investigación de Jonathan Levav de Columbia University y Jennifer Argo de la Universidad de Alberta.

Abre los ojos y ve: científicos de Buffalo, Cleveland y Oklahoma dieron un paso hacia lograr que los ciegos vean y lo hicieron mediante una terapia genética que no involucra el uso de virus modificados, reportaron en el Journal Faseb.
Lo hicieron mediante un una nanopartícula sintética no viral que mejoró y salvó la vista de ratones con retinitis pigmentosa, una enfermedad hereditaria caracterizada por la pérdida progresiva de la visión y una eventual ceguera.

Aporte espacial: Los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el aceite de pescado pueden jugar un rol en la mitigación de la fractura de huesos por la osteoporosis, según una investigación espacial de la Nasa publicada en el Journal of Bone and Mineral Research. El estudio reportó datos a bordo del trasbordador, de la estación espacial y en tierra.
La pérdida de densidad ósea es uno de los problemas a los que se enfrentan los astronautas durante su permanencia en el espacio.

Insomnio: No se duerma frente a su televisor o la pantalla encendida del computador. Un estudio en Translational Science, reveló que la exposición a la tenue luz de las luces ordinarias de una habitación, monitores de computadora y otros aparatos electrónicos tarde en la noche puede estar interfiriendo con nuestros ritmos circadianos – haciendo aún más difícil el levantarnos en la mañana. Este es uno de los hallazgos de un nuevo estudio que muestra que, contrario a lo que pensábamos, las células en nuestros ojos que nos ayudan a ver las cosas también pueden estar involucradas en la regulación de nuestros ritmos circadianos; y podrían marcar la diferencia en cómo diseñamos la terapia de luz para tratar trastornos del sueño o depresión estacional.